La fabricante de paneles solares fotovoltaicos, Trina Solar, pretende profundizar su carpeta de proyectos en Colombia.

Rubén Borja, Gerente de la compañía para el país, cuenta a Energía Estratégica que en estos momentos están avanzando en proyectos por 125 MW.

“Esperamos que estén «ready to build» (listo para construir) de aquí al Q1 (primer trimestre) del 2021, pero otros están más adelantados y lo lograrán este año”, confía el directivo.

Comenta que “la vocación inicial de esos 125 MW son el mercado privado”, teniendo en cuenta que la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) está trabajando sobre la estandarización de dos tipos de mecanismos de contratación entre privados.

Uno tiene que ver con el propuesto por Derivex (ver nota), que podría estar operativo durante el segundo trimestre de este año; el otro de la Bolsa Mercantil (ver nota), que funcionaría durante el tercer trimestre próximo.

“Veo excelente ambos mecanismos. Creo que va a dinamizar y hacer más líquido el mercado colombiano”, observa Borja, al tiempo que agrega: “Esto va a ayudar a estandarizar y a que sea mucho más fácil trazar contratos de energía; además a generar más eficiencia al mercado local (menores precios a consumidores finales)”.

El Gerente de Trina en Colombia señala que el sistema de la Bolsa Mercantil “será muy bueno para los contratos bilaterales”. “Uno va a saber con quién contrata y a medida que vaya evolucionando el mercado se va a poder establecer contratos de largo plazo en subastas periódicas”, analiza.

En cuanto al modelo de Derivex, Borja indica: “lo estamos viendo bien, como un mecanismo de cobertura a corto o mediano plazo”.

“Por ejemplo, en los proyectos de la subasta que no puedan entrar en operaciones en enero del 2022 y que sus plantas no generen, podrán encontrar en Derivex un mecanismo de cobertura”, sugiere, teniendo en cuenta que los compromisos no son físicos sino financieros.

Cabe destacar que en la subasta estatal de octubre del año pasado se adjudicaron seis proyectos eólicos y tres solares, por 1.365 MW. Los contratos se celebraron a 15 años a un precio promedio menor a los 100 pesos por kWh (30 dólares por MWh).

Los emprendimientos solares, por 300 MW, fueron adjudicados en su totalidad por Trina. Según la empresa, todos estarían operativos en enero del año 2022.

Nueva subasta estatal

Para Borja, una nueva subasta estatal para este año sería oportuna y podría complementarse con la estandarización de contratos bilaterales.

Consultado si considera que todas las tecnologías debieran competir juntas, es decir, térmicas e hidroeléctricas junto con la eólica, solar y bioenergías, el Gerente de Trina en Colombia opina que no.

“Si lo que queremos es consolidar las renovables es conveniente que dividamos las tecnologías: convencionales (térmico, hidroeléctrico) y renovables no convencionales”, asevera.

Y agrega: “si el gas será la tecnología transicionales, será importante que se organice una subasta aparte para las térmicas”.

Trina afina su estrategia para avanzar con 300 MW solares en Colombia: lanzará licitaciones para la ejecución de sus proyectos