Al igual que todos los países del mundo, Colombia no es ajeno a lo que está sucediendo con la proliferación del Coronavirus. Hasta ayer el país registró seis casos nuevos con COVID-19, lo que suma un total de 108 personas contagiadas con la enfermedad.

En ese marco, el Presidente de la Nación, Iván Duque, anunció: «Por un periodo de 30 días vamos a suspender el ingreso de viajeros internacionales». El plazo comenzaría a regir a partir de hoy y aplicaría tanto para arterias aéreas como terrestres.

Este tipo de medidas (necesarias) está afectando al normal desarrollo de los proyectos adjudicados en la subasta a largo plazo de energías renovables, sobre todo en los proyectos eólicos, que requieren de las aprobaciones de las comunidades originarias de La Guajira para su construcción.

“Dado el impacto del coronavirus se suspendieron todas las consultas previas con las comunidades”, explica a Energía Estratégica Germán Corredor, el director ejecutivo de la Asociación de Energías Renovables, SER Colombia.

El dirigente indica que estas suspensiones “implican retrasos en los proyectos”. En efecto, desde la entidad solicitarán al Gobierno nacional que se contemple esta situación.

“Nos preocupa el cronograma de los proyectos. Necesitamos que lo revisen por este acontecimiento de fuerza mayor”, señala Corredor en referencia al COVID-19.

Cabe señalar que los proyectos adjudicados en la subasta que están afectados por estos retrasos son básicamente los eólicos. Las seis centrales, que suman 1.077 MW, se emplazarán en el departamento de La Guajira, donde para su montaje requerirán del visto bueno de las comunidades Wayuu que habitan en la zona.

“La dimensión de los procesos de consulta previa para los proyectos de energía que se desarrollan en La Guajira suponen un gran reto, dada la complejidad de los mismos”, reconoció la flamante ministra del Interior, Alicia Arango.

En tanto, los tres proyectos solares por 288 MW, adjudicados por Trina Solar, no tienen esta dificultad, aunque sí avizoran problemas por políticas de aislamiento.

“Es evidente que mientras esto siga avanzando, y con las medidas restrictivas del Gobierno (muy necesarias) será inevitable el impacto en los proyectos”, confía a Energía Estratégica un directivo de la empresa solar fotovoltaica.

El ejecutivo señala que será importante que el Gobierno evalúe cambios en el cronograma, tal como está solicitando SER Colombia.

De acuerdo al itinerario, en enero del año 2022 los parques deberían generar energía limpia. De lo contrario, y por tratarse de un contrato financiero, los generadores adjudicatarios tienen la opción de entregar el volumen de energía comprometida con otros contratos de complementarios (de respaldo).

Colombia: Inversores de La Guajira se reunieron con el Gobierno para agilizar la construcción de 1.500 MW eólicos