El martes de esta semana se llevó a cabo una jornada virtual donde legisladores de la Comisión Quinta del Senado de la República les hicieron preguntas a funcionarias nacionales sobre la adjudicación de Electricaribe, compañía eléctrica que, por su envergadura, se subastó dividiéndose en dos partes: Caribe Sol y Caribe Mar.

Estuvieron invitadas la ministra de Minas y Energía, María Fernanda Suárez, la superintendente de Servicios Públicos, Natasha Avendaño, y la agente interventora de Electricaribe, Ángela Rojas.

La jornada fue impulsada por el senador del Polo Democrático, Jorge Robledo, quien desde el momento de la adjudicación de la empresa a EPM (Caribe Mar) y al Consorcio Energía de la Costa (Caribe Sol), conformado por Latin America Corp y Empresa de Energía de Pereira, solicitó al Gobierno información sobre los montos que se pagaron por la adquisición de los activos; pero éstos nunca se revelaron.

“El balance del debate es malo», califica Robledo ante los micrófonos de Energía Estratégica. «La ministra ratificó su política de ocultamiento. Ayer (por el martes) se negó a darnos las cifras con la que los compradores se quedaron con Electricaribe”, justifica.

El argumento que ofreció la ministra Suárez durante el debate, fue que la subasta de Electricaribe no se trató de “una enajenación de un activo propiedad de la Nación». «Es una empresa intervenida por la Superservicios”, precisó.

«Son empresas privadas que las protege el derecho privado. Esos precios que ofrecen quienes compran están sujetos a la reserva. La Nación no es contraparte», indicó la ministra de Minas y Energía.

Según Robledo, “el argumento es falso”. Explica: “la empresa (Electricaribe) era de Gas Natural Fenosa, que la perdió en un proceso de liquidación por incumplir sus compromisos. Entonces, desde ahí, la empresa está siendo operada en un 100% por el Estado colombiano, hasta el día de hoy”.

“Ningún privado participó del proceso de venta (del 20 de marzo pasado). Yo le pregunté a la ministra si Gas Natural Fenosa había participado de la venta y me dijo que no. Entonces se trata de un patrimonio público que se lo venden a precio de ‘quema’ (vil) a dos inversionistas y ocultan los números porque las cifras son vergonzosas”, opina el legislador.

¿En cuánto se cotiza la empresa y a qué precio se vendió? Según informó la propia compañía Empresa Energía de Pereira (EEP) en un parte de prensa publicado el 20 de marzo, para quedarse con Caribe Sol (44% de Electricaribe) ofertó 285 mil millones de pesos, recuerda Robledo.

Para el legislador se trata de un precio muy inferior al valor real. Señala que los activos de la compañía eléctrica están valorados en “casi 6,5 billones”. Cabe señalar que Electricaribe abarca al 23% de usuarios conectados a red eléctrica del país.

Robledo reconoce que la empresa «está quebrada» por sus malos manejos administrativos de la española Gas Natural Fenosa, pero que el Gobierno asumió las deudas valuadas en «unos 5,89 billones de pesos en concepto del pasivo pensional de los trabajadores, las deudas con el Fondo Empresarial (2,2 billones pesos) y otros créditos (2 billones de pesos)».

En ese marco, indica que el Gobierno subastó a una Electricaribe «saneada, casi sin deudas», donde los compradores «no asumen ningún riesgo” sobre una empresa que en 2018 facturó unos 4,6 billones de pesos, suma Robledo.

Además, el legislador del Polo Democrático agrega que el Gobierno “emitió un decreto otorgando un régimen tarifario especial para esa área de Colombia»; «o sea que las tarifas van a subir”, advierte.

En conclusión, lo que propone el senador es que la empresa quede en manos del Estado. “En condiciones como estas no tiene sentido privatizarla”, opina. Y justifica: “en Colombia hay empresas estatales que funcionan bastante bien y le rentan al país. Una de ellas es EPM”.

Ante Contraloría y Procuraduría

El senador Robledo asegura que si los montos de venta de Electricaribe siguen sin revelarse por parte del Gobierno, avanzará con pedidos a organismos nacionales. “Es probable que la semana entrante presente acusaciones formales ante la Contraloría y Procuraduría para que investiguen este asunto”, anticipa.

Y, ante ese adelanto, agrega: “hay otra cifra que no se está dando y yo exijo que se entregue públicamente, que es con qué tasas de ganancia calcularon este negocio”, es decir, que retorno tendrán los adjudicatarios sobre sus ofertas.

“Aquí las tarifas no salen de la competencia sino de las resoluciones. Entonces yo quiero que cuenten con qué tasas la calcularon: 4, 8 o 20%. Porque esto va a determinar el precio de las tarifas (futuras) y los subsidios del Estado”, enfatiza Robledo.

Se define la subasta de Electricaribe: Empresas Públicas de Medellín y Consorcio Energía de la Costa se quedan con la compañía