“Nuestro sector está disconforme”, dispara desde el arranque Patrick Adam, Director Ejecutivo de la Cámara de Bioetanol de Maíz (Biomaíz), tras ser consultado por Energía Estratégica.

El dirigente manifiesta malestar por dos cuestiones de la Disposición 87/2018 del Ministerio de Energía y Minería, que estableció un precio para el bioetanol de maíz de 14,09 pesos (una suba del 6,5 por ciento) y para el de caña de azúcar de 17,73 pesos (aumento del 9 por ciento).

Por un lado, que el valor del biocombustible que ellos elaboran se fijó 1 peso por debajo del que esperaba el sector. “Estamos analizando al detalle la Disposición de la nueva fórmula del Ministerio de Energía, porque estamos detectando algunos errores”, indica Adam, al tiempo que adelanta que desde Biomaíz pedirán que se audite.

“Hay errores conceptuales en, por ejemplo, la consideración de lo que son ‘amortizaciones’, donde el Gobierno considera que tenemos más ganancias de las reales”, sintetiza el dirigente.

Lea también: «El Gobierno estableció la suba de precios de bioetanol en torno al 7%, pero no dejó conforme a todo el sector»

Lo cierto es que este escenario permite mayor rentabilidad para las empresas petroleras, en detrimento de los productores del bioetanol de maíz, ya que actualmente el 12 por ciento de las naftas que se comercializan en bocas de expendio son mezcladas con bioetanol, según la reglamentación nacional vigente.

Otro de los aspectos que genera malestar a los asociados de Biomaíz es que la actualización de precios de este mes, tal como se detalla en la Disposición 87, comenzó a regir a partir de la fecha de su publicación en Boletín Oficial, el 14 de mayo.

A los productores se les había prometido que la fórmula con los nuevos valores iba a tener vigencia desde inicios de mayo. “Entregamos un montón de etanol a principios de mes con la promesa de que se actualizaría la fórmula pero nos encontramos con que lo hicimos a precios viejos”, se queja Adam.

Según el dirigente esta desactualización generó una pérdida del orden de los 25 millones de pesos, que termina capitalizando el sector petrolero.