Entre las ofertas de financiamiento vigentes para sistemas solares fotovoltaicos, el mes pasado ya adelantábamos en Energía Estratégica la propuesta de CIBanco para los segmentos residencial, negocios y empresarial. La cual involucraba su línea de crédito “CIPanel Solar”.

Esta primera linea prevé montos entre los $60mil a $1millón de pesos mexicanos para personas físicas o personas físicas con actividad empresarial y entre $60mil a $5millones para personas morales. En detalle, según indicó Mariana Icedo Smith, Green Products Analyst de CIBANCO, se tratan de créditos a una tasa fija anual mínima del 10% a un paso de 12 a 84 meses.

Aquella no sería la única alternativa se presentaría en el mercado mexicano, otras ofertas especificas provenientes de bancos o fintechs locales también se encontrarían abiertas a nuevos proyectos.

Hugo Cruz. coordinador de proyectos en Iniciativa Climatica de Mexico (ICM) también presentó una propuesta de financiamiento verde; en este caso, denominada CSolar. Su objetivo es claro: incentivar la inversión de la banca comercial en energía solar fotovoltaica con créditos para MiPyMEs fundamentalmente.

De acuerdo con el referente, CSolar usa dos mecanismos para disminuir el riesgo técnico y financiero de los proyectos. El primero es un mecanismo de aseguramiento técnico o de “proveedor confiable” que garantiza la calidad de la instalación a partir de una debida diligencia a la empresa que la realiza; y, el segundo se trata de un mecanismo de financiamiento propiamente, como fondo garantía parcial de crédito respaldado por Nacional Financiera (NAFIN).

En el último mecanismo,  aquella banca de desarrollo en México es quien asume el riesgo en caso de que el cliente entre en default y no pueda pagar el crédito del proyecto, accediendo hasta en un 80% el saldo insoluto.

¿A quiénes se puede solicitar el crédito bajo esta alternativa? “Siete bancos han aceptado participar en CSolar: BanBajío, Banorte, BBVA, citibanamex, banregio, HSBC y CIBanco; siendo este último sólo para personas físicas con actividad empresarial”, precisó el referente de ICM.

Y, en detalle agregó que se tratan de créditos simples hasta un máximo de 7 años, con una tasa de interés del 14.5% fija anual destinado específicamente a sistemas fotovoltaicos de generación distribuida (<0.5 MW) para MiPyMEs.

En lo que respecta al modelo de negocios de PPAs, Franco Capurro, cofundador y presidente de Banverde (fondo norteamericano/mexicano) señaló que por su lado optaron por una estrategia de financiación centrada en cobrar por la energía generada inclusive agregando seguros dentro de su paquete específico para la energía solar fotovoltaica que incluyen absorber riesgos durante la construcción y durante la vida de la instalación.

“El cliente compra energía y no tiene que tomar decisiones sobre un activo. Aunque luego sí le damos el activo al final del contrato (…) Nuestra oferta alinea los objetivos del instalador con el cliente y de alguna hacemos de certificadores de todos los involucrados porque estamos dispuestos a poner el total del capital para que las partes queden alineadas”, aseguró el titular de Banverde.

Con esta alternativa, no solo se le paga al cliente el precio de la instalación, sino también se le entrega un contrato de unos 10 años que incluye la operación y mantenimiento del sistema solar fotovoltaico. Esto generaría un atractivo adicional, puesto que, como advierte Capurro “en un sistema de 500 kW llegan a tener un flujo adicional de unos 40mil dólares a lo largo del tiempo”.

Entre los grandes anuncios de la jornada, el cofundador de Banverde declaró que en los próximos días lanzarán una campaña.

“Ya hay capital destinado a México (…) a propósito del covid se van a dar ciertas ventajas sobre lo que normalmente se ofrece, por un monto total de hasta 15 millones de dólares que será para impulsar proyectos que ya tengan capital comprometido, sino será difícil entrar por el riesgo percibido que hay”, consideró.

Finalmente, otra alternativa señalada como viable en México es RedGirasol, la cual fue presentada por su cofundador Mauricio de Mucha, durante un Foro de Terasun donde se incluyeron todas las otras iniciativas vigentes que se repasaron previamente.

RedGirasol es una fintech de energía limpia que involucra una plataforma de crowdfunding para asegurar créditos a hogares y negocios solares de forma directa.  Ya serían cerca de 7000 inversionistas activo, de los cuales en promedio se involucran 300 personas (inversores) por proyecto.

“Es la primera y única institución de financiamiento colectivo (en proceso de autorización por Comisión Nacional Bancaria y de Valores) en Latinoamérica enfocada al financiamiento de sistemas solares y tecnologías de energía limpia”, reza su descripción de empresa.

El esquema se basa en un crédito prendario con restricción de edad para personas físicas (entre 25 a 65 años) como barrera de entrada, que luego ofrece créditos de $300mil para personas físicas y hasta $3.5millones para personas físicas con actividad empresarial o personas morales, a un rango de tasa de interés amplio (entre 9.90% a 17.90%) y plazos variables (de 6 a 60 meses).

Según el cofundador de RedGirasol las expectativas se mantienen para confirmar el financiamiento de más proyectos solares fotovoltaicos durante este año.

“Desde que iniciamos con créditos hemos tenido un crecimiento trimestral del 30% sobre el monto financiado acumulado y eso se ha mantenido hasta el último trimestre. Esto nos llevó a duplicar 1.5 veces lo acumulado histórico. Ahora bien, el covid llegó para cambiar los pronósticos por lo que aún no hay certezas de cómo continuará el año pero la idea es al menos empatar los resultados del año pasado por lo que nuestro pronóstico es fondear al rededor de 400 proyectos este año”.