La Comisión Federal de Electricidad (CFE) espera alcanzar 54% de la generación eléctrica en México durante este sexenio de Andrés Manuel López Obrador en el Gobierno.

Las medidas tomadas por la Secretaría de Energía (SENER) y el Centro Nacional De Control De Energía (CENACE) en el sector eléctrico indicarían que la administración federal va a acompañar ese deseo de la estatal.

“La política eléctrica del país se rige desde las empresas del Estado, como  la CFE”, advirtió Paul Sanchez Campos, director en Ombudsman Energía México, en conversación con Energía Estratégica.

Hoy, México precisaría reglas claras que fomente la sana competencia en el sector y no se ponga en peligro a las inversiones de nuevos proyectos eléctricos en el país.

En la manera en la que está diseñado el sector eléctrico mexicano, el regulador –CRE–, tiene una unidad de vigilancia que se apoya en el trabajo del monitor independiente, pero un gran problema es que este no reportaría todos los datos.

De acuerdo con el especialista consultado, lo que faltaría en México es una Sociedad de Consumidores como existe en Estados Unidos, o un Monitor Social independiente de cualquier reporte gubernamental y que no responda a intereses políticos, para poder comunicar realmente lo está pasando en el país y si realmente las políticas de integración de energías renovables se planifican para el bienestar tanto del generador –sea CFE o privados– como del consumidor.

«El CENACE tiene como atribución revisar y validar la infraestructura que pide CFE para la interconexión de plantas renovables o contratar a un tercero para apoyar su trabajo, pero actualmente no cuestiona a CFE», cuestionó el director de Ombudsman.

Mexico define todos los cargos del Órgano de Gobierno de la Comisión Reguladora de Energía

De acuerdo con expertos del sector energético mexicano, hace unos meses que inclusive los Precios Marginales Locales (PML) tienen un comportamiento “errático”.

Eso lleva a que hoy se dificulte identificar cómo está repercutiendo el valor actual del petróleo y gas en los precios en el Mercado Eléctrico Mayorista.

Hay dos posturas evidentes según Paul Sanchez Campos, director en Ombudsman Energía México: la primera es que en realidad “la baja de precios” no sería tal porque se tratarían de los precios reales; mientras que la otra considera que los valores actuales durante este semestre de la 4T serían los que no reflejan los costos reales.

No obstante, consultado acerca de si esta “baja de precio” modifica la competitividad de centrales de energías renovables, el director en Ombudsman Energía no dudó en afirmarlo.  

«Si una central renovable está operativa y en su nodo comienza a bajar el precio sin explicación aparente, eso le genera una gran afectación en su corrida financiera», ejemplificó Paul Sánchez. 

Aquello se ve fundamentado en que las energías renovables variables como eólica y solar en su cualidad de precio-aceptantes reciben el valor de la planta marginal del momento.

Cierto es que la gran mayoría de la generación en México es gas, por lo que una baja de precios de este repercutiría en las otras fuentes de generación, fundamentalmente las variables.

Advirtiendo esto, el experto consultado consideró que la diversificación de la matriz energética sería tan necesaria como asegurar que no se desfavorezca a ningún participante del sistema.

“Es un hecho es que al bajar la demanda es muy probable que el CENACE trate de restringir la cantidad de energía solar antes que a la generación de CFE. Eso sumado a que nos encontramos en un momento en el que carecemos de información clara sobre cómo se está organizando el despacho, aleja a inversionistas privados, necesarios para el crecimiento de este sector”, concluyó.

Chile y México bajo la lupa europea: un análisis para sofisticar las ofertas de las energías renovables en distintos mercados