10 de agosto de 2018

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli.
[email protected]

Crisis y estado de alerta en el sector de los biocombustibles por el congelamiento de precios del Gobierno

La cartera que dirige Javier Iguacel no ha publicado las nuevas tablas de precios para el mes de agosto y no da señales claras. Los industriales manifiestan su preocupación debido a pérdidas de rentabilidad tras el proceso devaluatorio. Incertidumbre en el sector.

Desde hace algunos meses, el Ministerio de Energía definió que los primeros días de cada mes fijará precios, tanto para el biodiesel como para el bioetanol. Lo haría conforme a fórmulas establecidas que contemplen una serie de variables, como valor de la materia prima, mano de obra, devaluación, transporte.

La conformación de estas fórmulas se demoró algunos meses, lo que implicó que se congelen parcialmente los precios. Esto le valió algunas críticas al Gobierno.

Pero todo se resolvió cuando en marzo pasado, mediante la Resolución 83, se regularizó la situación para el biodiesel. Y luego, en mayo, a través de la Disposición 87, del mismo modo se creó un marco de precios para el sector del bioetanol.

Sin embargo, ahora la industria vuelve a sumergirse en la incertidumbre. Los precios no se publican y el Ministerio de Energía no da respuestas.

Por un lado, José Astolfi, flamante secretario de Producción de Energía, quien reemplazó al ex subsecretario de Hidrocarburos Marcos Porteau, les dice a los productores que la decisión pasará por manos de Javier Iguacel. Pero desde el despacho del ministro señalan que su agenda está muy comprimida durante los próximos días.

La posibilidad de que se congelen los precios nuevamente comenzó como un rumor pero ahora parece confirmarse.

Lea también: “La industria del bioetanol de caña de azúcar espera “señales claras” para avanzar con planes inversión”

Tal es así que la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustible (CEPREB), que aglutina a más de 30 compañías abocadas al mercado interno, publicó ayer un comunicado manifestándose.

“El congelamiento del precio de manera unilateral resulta contrario a los principios básicos, como lo constituyen la seguridad jurídica y previsibilidad, que deben regir para toda actividad económica”, critica el escrito.

Y alarma: “nuevamente el sector PyME productor de biodiesel es puesto así en crisis por el propio Estado. Este sector nace y existe bajo su amparo, sin embargo, es él mismo el que se ha encargado una y otra vez de ponerlo en jaque. Termina siendo el eslabón más débil en una cadena de producción donde los clientes y proveedores son cientos de veces más grandes y concentrados que las empresas productoras de biodiesel”.

Asimismo, en el comunicado la CEPREB compara la rentabilidad de su actividad con la de las petroleras, quienes están aumentando fuertemente el precio del combustible a los usuarios.

El escrito dice: “esta decisión [por la del congelamiento de precios], además de arbitraria, unilateral e intempestiva, también resulta discriminatoria ya que no rige para nuestros proveedores de materia prima e insumos (caso YPF), como así tampoco para las empresas petroleras adquieren nuestro producto para mezclarlo con gas oil y comercializarlo en los surtidores.

“Es decir, las pymes de biodiesel debemos abastecernos de materia prima e insumos a precios dolarizados, pero no podemos trasladar los mayores costos, conforme lo establece el marco regulatorio vigente, al precio del producto que deben adquirir las empresas petroleras, quienes, por otra parte, no tienen restricciones para trasladar sus mayores costos al precio en el surtidor”, sostiene.

Por su parte, la Cámara Empresaria de Bioetanol de Maíz (Biomaiz) también manifestó su descontento. Patrick Adam, Director Ejecutivo de la entidad advirtió que “el Ministerio de Energía no está cumpliendo con la resolución a través de la cual iba a informar el precio cada mes”. “Estamos navegando en un mar de incertidumbres”, se lamentó.

Según los industriales el precio debiera aumentar alrededor de un 5 por ciento, de acuerdo a la fórmula establecida.

Lea también: “Profundo malestar de productores de bioetanol por transferencias de recursos del Gobierno al sector petrolero”

El comunicado completo de la CEPREB

A partir del congelamiento del precio del biodiesel del mes de agosto para el mercado interno automotor por parte del gobierno nacional, la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (CEPREB) informa que:

Los pequeños y medianos productores nos vemos afectados, una vez más, por la decisión unilateral, arbitraria y discriminatoria del Ministerio de Energía y Minería de la Nación de congelar el precio de dicho biocombustible para el mes de agosto, sin cumplir con lo establecido en el marco regulatorio que rige la actividad.

En Diciembre del pasado año, el citado Ministerio congeló el precio del biodiesel. Ante los reclamos del sector, el Gobierno admitió su error, y en marzo del corriente año, mediante la Resolución 83/2018, estableció una nueva fórmula para le determinación mensual del precio del biodiesel para el mercado interno, sin dejarnos alternativa más que aceptar la nueva fórmula, aun cuando la misma disminuía notablemente la rentabilidad y a su vez no reflejaba adecuadamente contextos devaluatorios.

A cuatro meses de la publicación de la citada Resolución, el Ministerio de Energía y Minería de la Nación vuelve a desconocer de manera arbitraria y unilateral la aplicación de la misma, mediante el congelamiento del precio del biodiesel para el mercado interno, colocando a los pequeños y medianos productores de biodiesel en una situación apremiante, y trasladando indebidamente a las empresas petroleras una renta indebida, que inclusive no se ve reflejada en el precio del gas oil en el surtidor.

Nuevamente el sector PyME productor de biodiesel es puesto así en crisis por el propio Estado. Este sector nace y existe bajo su amparo, sin embargo, es él mismo el que se ha encargado una y otra vez de ponerlo en jaque. Termina siendo el eslabón más débil en una cadena de producción donde los clientes y proveedores son cientos de veces más grandes y concentrados que las empresas productoras de biodiesel.

En los últimos meses hemos solicitado diversas audiencias y reclamos, dado que la última devaluación nos ocasionó pérdidas y perjuicios de gran impacto económico y financiero, imposibles de soportar por una empresa PyME que no tiene espaldas ni margen de maniobra. Sin embargo, el Gobierno lejos de contemplar nuestra situación, nos responde con el congelamiento del precio.

El congelamiento del precio de manera unilateral resulta contrario a los principios básicos, como lo constituyen la seguridad jurídica y previsibilidad, que deben regir para toda actividad económica.

Por otra parte, esta decisión, además de arbitraria, unilateral e intempestiva, también resulta discriminatoria ya que no rige para nuestros proveedores de materia prima e insumos (caso YPF), como así tampoco para las empresas petroleras adquieren nuestro producto para mezclarlo con gas oil y comercializarlo en los surtidores.

Es decir, las pymes de biodiesel debemos abastecernos de materia prima e insumos a precios dolarizados, pero no podemos trasladar los mayores costos, conforme lo establece el marco regulatorio vigente, al precio del producto que deben adquirir las empresas petroleras, quienes, por otra parte, no tienen restricciones para trasladar sus mayores costos al precio en el surtidor.

Adicionalmente nos gustaría aclarar es que las empresas elaboradoras de Biodiesel para el mercado interno somos alrededor de 30 Pymes que nos encontramos distribuidas en el interior del país para dinamizar y contribuir: al desarrollo de las economías regionales; la diversificación de la matriz energética; la sustitución de importaciones la industrialización de la producción primaria y la preservación del medio ambiente.

Dejanos tu comentario sobre este artículo