La Argentina está viviendo una profunda transformación energética con la incorporación de Energías Renovables No Convencionales, fundamentalmente eólica y solar. Hasta el momento esta transformación se ha dado manteniendo los parámetros tradicionales en cuanto a tamaño y ubicación de las centrales de generación. Se construyen centrales de varias decenas o centenas de MW, tanto solares como eólicos, ubicados en los sitios de mejor recurso y luego se deben construir líneas de transmisión para llevar su producción a los centros de consumo

Actualmente se está reglamentando una ley sobre Generación Distribuida que apunta básicamente a la microgeneración (generadores del orden de algunos kW), entendiéndose en este caso como “distribuida” porque la energía se genera en el propio consumidor, o una zona aledaña al mismo.

Sin embargo, puede existir “Otra Generación Distribuida”, una solución intermedia que consiste en centrales de generación de algunos MW ubicadas en las cercanías de los Centros de Consumo, como  son las poblaciones del interior del país.

Se puede sacar provecho de que los parques eólicos o solares en forma independiente, más allá de su tamaño, se componen siempre por unidades de relativamente poca potencia (algunos MW), ya que los aerogeneradores tienden a oscilar entre 2 ó 4 MW de potencia.

Esta característica hace que los beneficios de construir parques de gran escala no sean tan importantes. Debido a esto es posible que el costo por MW instalado de un parque de 10 MW o menos, no varíe demasiado al de un parque de 100 MW o más.

La Conexión a un sistema de trasmisión de un parque de 15 MW  o menos se puede  hacer directamente en las redes de distribución ya que  las unidades de generación eólica suelen generar a 30 kV o menos y los inversores de las plantas solares también.

Lea también: «Columna de opinión de Oscar Ferreño: “El Momento de las Energías Renovables”»

La energía producida por parques eólicos o solares conectados en redes de distribución, se consumirá seguramente en centros de consumo también conectados a esa red de distribución. Por lo que en este caso se está evitando que esa energía tenga que transitar las redes de trasmisión. Además, las líneas de distribución alejadas de los centros de generación suelen sufrir problemas de control de tensión, de estabilidad y de respaldo de potencia.

Tal es el caso que, muchas veces, los sistemas deben recurrir a centrales de generación térmica para resolver estos problemas. Los aerogeneradores modernos, al igual que las centrales de generación fotovoltaica, tienen capacidad para resolver estos problemas de tensión y de estabilidad de las redes de distribución. Por lo tanto, la instalación de parques eólicos de pequeño porte o plantas solares cercanos a los centros de consumo es una solución que tiende a resolver los problemas de la distribución, y a su vez evita los problemas de saturación de líneas de trasmisión.

Una población de 10.000 habitantes consume anualmente la misma energía que produce un parque eólico de 8 MW. Habrá momentos en que el parque producirá el doble que lo que consume esa ciudad, y momentos en que no se producirá nada. Pero si consideramos que este está en la cercanía de una ciudad, habrá momentos en que el parque alimentará a la ciudad, y otros en que estará inyectando energía al sistema de trasmisión. Debe tenerse en cuenta que las estaciones transformadoras entre los 33 kV de la distribución y los 132 kV de la trasmisión son bidireccionales, por lo que cuando el parque está trabajando a plena potencia y la población aledaña no consuma, la estación transformadora, estará elevando una potencia similar a la que baja cuando el parque no trabaja y la población consume al máximo.

Aunque estos parques cercanos a poblaciones que constituyen “La Otra Generación Distribuida”no posean el mejor recurso, igualmente pueden generar a precios muy competitivos con la generación tradicional.

Ventus tiene experiencia comprobada en la construcción, y operación & mantenimiento de más de 20 centrales de generación eólicas y solares de menos de 10 MW, que fueron construidas a costos de inversión por kW instalado menores que plantas de 50 ó 70 MW.