Según el cronograma oficial, este viernes la Superintendencia de Servicios Públicos informará definiciones sobre la subasta por Electricaribe, compañía que brinda el servicio eléctrico al 23% de los usuarios conectados a red de Colombia.

Celsia, una de las cinco empresas que –según trascendió- estaba compitiendo en la convocatoria, ayer expresó en un comunicado que finalmente se abstendrá en presentar alguna oferta.

“La compañía determinó que las variables con las que se ha configurado el negocio, el volumen estimado de inversión para actualizar y recuperar las redes, adicional a los sistemas de gestión, y en conjunto con las capacidades operacionales que se requieren para dar una verdadera mejora en la calidad del servicio de energía, no permitían superar los umbrales de rentabilidad que se estimaban necesarios para acometer esta importante transacción”, justifica el escrito.

Así las cosas, serían cuatro las empresas que presentarían ofertas por la compañía o parte de ella. Se trata de Empresas Públicas de Medellín (EPM), Empresa de Energía de Pereira (EEP), Inkia Energy y Electricidad de Portugal (EDP).

Cabe destacar que los oferentes podrán presentar ofertas por Electricaribe en su conjunto, o bien optar por alguna de sus divisiones: por un lado, Caribe Sol, que comprende los departamentos de Atlántico, Guajira, Magdalena y parte de Cesar. Tiene 1,21 millones de clientes, las ventas anuales se calculan en 6.016 GWh, tendrá 9.816 km de redes y las inversiones se presupuestan en 3,7 billones de pesos.

Por otro lado, Caribe Mar, que se extiende por los departamentos de Bolívar, Córdoba, Sucre y parte de Cesar. Tiene 1,5 millones de clientes, las ventas anuales se calculan en 6.431 GWh, tendrá 27.835 km de redes y las inversiones se presupuestan en 5 billones de pesos.

A fines de febrero, Ricardo Sierra, presidente de Celsia, había declarado que estaban “revisando una y otra vez” su posibilidad de participación. “Todavía no hemos tomado una decisión definitiva. Aún no sabemos a cuál de los dos mercados entrar”, en referencia a Caribe Sol o Caribe Mar.

Con el comunicado de ayer la empresa finalmente define bajarse del concurso. “En Celsia continuaremos concentrados en nuestras oportunidades de crecimiento actuales y apoyando los objetivos de transformación energética del país”, señala el escrito.

Y agrega que, en esa misión, la compañía del grupo Argos apuntará a “la expansión del negocio solar; el mejoramiento del servicio en Tolima; el inicio de los proyectos de generación eólica en La Guajira, adjudicados en la subasta del pasado mes de octubre y que deben entrar en operación en 2022, y en la construcción de la central TermoTesorito de 200 MW que aspiramos poner en operación a finales del 2021”.

Postergan la subasta de la compañía eléctrica que posee el 23% de la demanda de Colombia y grandes empresas ya afinan sus números