¿Qué resultados arrojó el programa hasta ahora?

El primer Prosumidores fue una apuesta para aprender y trabajar con los que nosotros llamamos «prosumidores pioneros», aquellos que por convicción, por pertenecer al sector de las renovables o tener una vocación especial tomaron el compromiso de ser los primeros prosumidores y la provincia tomó el compromiso de acompañarlos.

En aquel momento tuvimos un límite importante en la posibilidad de poder tener una capacidad instalada de una potencia que no superara 1,5 kW. Se hizo una curva de aprendizaje con los prosumidores, pero además en el desarrollo de proveedores. Estos dos años fueron para consolidar a los emprendimientos que ya estaban instalando y darles una alternativa de desarrollo.

En lo que respecta a lo que es mano de obra hubo un buen avance en empleos verdes a través de Prosumidores. Nosotros ya hemos capacitado entre tecnologías fotovoltaica, solar térmica y construcción de equipos sencillos para renovables más de 1.100 jóvenes en toda la provincia de Santa Fe.

Ahora tenemos un programa nuevo muy interesante para poder llegar a capacitar antes de fin de año a 1000 jóvenes más. Con lo cual ese es otro asunto importante sobre el que se avanzó.  Son pilares del mismo asunto: el Estado, la Empresa Provincial de Energía (que es otro actor estratégico), los proveedores, los prosumidores y la mano de obra, los instaladores. Esos dos años sirvieron para tener la base sólida.

¿Qué implica el relanzamiento de Prosumidores? ¿En qué se diferencia del anterior? 

La primera es que vamos abrir la posibilidad de ampliar la potencia instalada para cada uno de los prosumidores.

¿A cuánto la llevan? 

En detalle, vamos a tener para cada uno de nuestros segmentos las siguientes cifras: domiciliarios en 5kW, comercios e industria 15kW, establecimientos rurales 15kW, los consorcios domiciliarios 5kW, los consorcios comerciales 15kW. En el caso de Clubes barriales y organizaciones sociales 15kW.

Y, finalmente un segmento muy importante y que es la gran novedad son los que denominamos «máximo prosumidor» y que son todos aquellos usuarios del sistema que tienen que contratar potencia adicional. Estos prosumidores, en el caso de que utilicen instalaciones fotovoltaicas tendrán la posibilidad de instalar hasta 300kW.

Realmente son modificaciones y aportes que son muy importantes.

¿Qué características comerciales tiene el plan considerando el pago de la energía? 

Ahí acompañamos desde dos lugares. Primero desde el reconocimiento a la producción de energía a través de energías renovables, no necesariamente tiene que ser fotovoltaica aunque se espera un alto porcentaje de esta tecnología.

Ese reconocimiento antes tenía un piso que arrancaba de $ 5,50 y era fijo. Es decir que, toda la vida prosumidora hasta que llegue a los 8 años que era el compromiso de pagar los cinco pesos por cada kW subido a la red. En cambio, hoy el piso del que partimos es más alto $6,50 y ese reconocimiento es variable y ajustable respecto a los eventuales aumentos que tenga la empresa provincial de energía en sus tarifas. Aumentaría entonces, respecto a los cargos fijos que tenga la EPE y esto es muy importante porque el periodo de recupero de 6 años se puede mantener, porque justamente al ser variable se va ajustando con los costos.

¿Y financiamiento?

El conjunto de instrumentos financieros serán al menos cinco, según las características del prosumidor. El primero lo estamos trabajando con el CFI, y lo va a tener el Banco de la Provincia de Santa Fe en ejecución. Es un crédito que está con una tasa variable del 9,75% y es hasta $150 mil, estaría dirigida a los prosumidores más pequeños: domiciliarios, comerciales. El plazo de recuperación será de 6 años en todos los casos, todo dependrá de la inversión inicial que haga y eso ubicará a algunos en menos tiempo; hemos hecho muchos ejercicios de cálculos para garantizar ese periodo de recupero que es muy interesante porque hay poca inversión en el país que tenga un recupero en 6 años.

¿Los otros instrumentos financieros cuáles serían? 

Tenemos tres con el Banco Municipal de Rosario. En uno es posible obtener $400 mil de préstamo, con una tasa fija al 17%. Tendrá 48 cuotas y 3 meses de gracia en los que no se paga, por lo que se termina abonando en 51 meses y es muchísimo. Mantener una tasa de esas es un esfuerzo muy importante.

Otra, que tiene monto más importante, es hasta $4 millones, está pensada para el gran comercio, la industria, para un «máximo prosumidor». Es importante aclarar que este préstamo puede ser usado para eficiencia energética y no sólo para ser prosumidor. Tiene una tasa de 17%, es en 36 cuotas con 3 meses de gracia, que se traducen en poder terminar de pagar el equipo en 39 meses.

La restante es que con las tarjetas de crédito del Banco Municipal (depende de las posibilidades que uno tiene para invertir) podés pagar el equipo en 18 cuotas sin intereses. Un año y medio con el precio fijo es increíble.

¿Se instalaron nuevos proveedores?

La verdad es que el mercado se movió mucho. Tenemos muchas consultas de potenciales prosumidores, la página web tiene una circulación constante de ciudadanos de todas las localidades, pequeñas y grandes. Estamos haciendo gira por toda la provincia contando de qué se trata el programa y eso alienta mucho a que los potenciales prosumidores se acerquen. Se generan actividades masivas.

Tenemos la ventaja de que los proveedores también son divulgadores del programa en su afán de poder vender sus equipos y tecnologías se vuelven un actor fundamental en la difusión del programa. Hoy ya tenemos más de 100 proveedores en la provincia.

¿Qué potencia aspiran a instalar con Prosumidores?

El parque que tenemos en San Lorenzo tiene 1 MW. Nosotros queremos tener 5 parques pero distribuidos en los techos de toda la provincia de Santa Fé. Son 5 MW los que estamos pensando con un piso de inversión anual de $25 millones que se ajustará con los eventuales aumentos de tarifas.

¿Ya está descartada la adhesión a la Ley Nacional de Distribuida?

Nosotros compartimos el espíritu de la Ley, de hecho creemos que tenemos muchas mejores propuestas en la provincia que no tenemos a nivel nacional, Prosumidores es un caso, nosotros queremos generar cultura de producción de energía democrática y distribuida.  Prosumidores es una herramienta mucho más importante porque no se puede pensar en generar una política pública sin tener en cuenta los costos de la tecnología que uno necesita para generar esa energía. De esta manera, creemos que esta herramienta es más superadora que las que propone a nivel nacional.

Por otro lado, creemos que tenemos que trabajar muy fuerte en la soberanía de nuestros propios recursos. Creemos que tenemos que tener como dice nuestra constitución nacional autonomía sobre nuestros recursos. El sol, el viento y ni hablar de la biomasa, son recursos nuestros. Por eso, estamos haciendo distintas acciones para trabajar en el gran potencial que tiene la provincia de Santa Fe para generar energía a través de fuentes renovables.

¿Cuántas conexiones hay en la provincia? 

En el caso del primer Programa de Prosumidores tenemos unos 140 que están ya conectados y unos 50 que están esperando equipos de parte de sus proveedores, pero son casi 200 los que participan del programa. El nuevo Prosumidores comenzará el 23 de julio con la inscripción.

¿Cómo están trabajando con la EPE para acelerar la conexión de los equipos? 

Estamos trabajando mucho con la EPE. La empresa dio un salto de calidad y ha tomado para sí el paradigma de las energías renovables como parte de su modelo de negocios. Ha puesto disposición un equipo de trabajo, un área de coordinación de energías renovables, lo que va a agilizar mucho justamente todo lo que tiene que ver con la instalación.

Nosotros creemos que entre la instalación, la inspección y trámites que genera, en dos meses y medio sería un tiempo prudencial para que cada uno pueda ser prosumidor. Aunque esto también depende de otras variables por supuesto, si hay tecnología a disposición, si el proveedor puede hacer la instalación en tiempo y forma. Lo que no queremos retrasar es el tiempo de inspección que es en el que antes teníamos algún inconveniente porque había poco recurso humano en la EPE para realizar la inspección.

¿Se ha contratado nuevo personal?

No solamente se sumó más personal sino que es importante resaltar el área específica que crearon, que va a tomar todo lo que concierne a renovables, no sólo lo referente a prosumidores, sino a todas las experiencias que llevemos adelante como puede ser lo de movilidad sustentable.

¿Qué otras líneas de gestión están apuntando desde la Subsecretaría? 

Nosotros hablábamos del potencial bioenergético de la provincia y ya llevamos un acumulado de varios años tratando de consolidar y fortalecer experiencias, creo que ahora estamos en la etapa de salir a popularizarla y trabajar en la divulgación de las energías renovables.

No hay posibilidad de producir energía si no hay conocimiento. Tenemos que hacer unas renovables a «escala humana» y para ello estamos trabajado en 4 proyectos de divulgación, no sólo en la formación de recursos (instaladores, desarrolladores), sino también para la ciudadanía en general.

Vamos a tener un evento el 2-3 de Agosto de cerca de 1000 personas en el Teatro de la Comedia para hablar sobre energía solar fotovoltaica, impensado hace 10 años atrás. La idea es que los asistentes se lleven nociones básicas para la instalación seguro, pero fundamentalmente reciban una introducción a las energías renovables y sepan el potencial que tenemos como provincia.

Lo otro es potenciar la movilidad sustentable. El bio-bus es un eje de trabajo con el biodiesel, con energía eléctrica a partir de fuentes renovables y finalmente con los desarrollos y la tecnología local, como fue el caso del bus-hibrido que presentamos a fin de año pasado que se propone como alternativa no sólo para Rosario, Santa Fe o Argentina, también para Latinoamérica, porque puede ser muy eficiente energéticamente y con bajo costo, que para nuestros países es algo muy importante.

Que cada uno de nosotros pueda ser prosumidor me parece que es el objetivo más importante. Por eso, la idea es dejar las herramientas al alcance de la mano y que si somos vecinos, comerciantes o industriales, todos tengamos la posibilidad de generar energía. Ese es nuestro anhelo como Gobierno.