Con la nueva licitación que encara UTE de 65 MW fotovoltaicos… ¿Se relanza el mercado de las renovables en Uruguay?

Sí y no. Sí porque efectivamente se van a instalar estos paneles y porque UTE aspiraba a tener un parque fotovoltaico propio de algunos megavatios y última tecnología. No, porque estos paneles fueron el resultado de una negociación por otro tema, y no, de una decisión de política energética. Está previsto la incorporación de generación fotovoltaica para la década 20-30 pero todavía no hay anuncios concretos.

¿Y qué portafolio de proyectos de renovables existen en Uruguay?

Hay un portafolio tentativo para la década 20-30 que es de introducir entre 600 y 900 MW de generación fotovoltaica para antes de 2025 y 400 MW de generación eólica para después de 2025. Si hay posibilidades de entrar potencia en barras de media tensión, los proyectos probablemente serán entre 5 y 20 MW. Si los proyectos entran en alta tensión los tamaños serán mayores, a partir de 50 MW seguramente. Los estudios de planificación de inversiones indican que la prioridad es la generación fotovoltaica por su complementariedad muy grande con la generación eólica

¿Hay previstas más licitaciones por UTE sobre renovables?

No hay nada previsto y difícilmente haya anuncios antes del 1 de marzo de 2020 cuando asuman las nuevas autoridades nacionales, incluyendo el Directorio de UTE, fruto de las elecciones que tendrán lugar en octubre y noviembre. Los planes conocidos son los señalados más arriba.

¿Cómo avanza la generación distribuida?¿Hay incentivos?

Ya hemos hablado de esto, en este momento hay una baja importante de instalaciones lo que demuestra que requieren incentivos. El decreto de 2010 que regulaba la microgeneración era muy favorable para el usuario-generador, entonces en 2016 se estableció el balance cero entre consumo y generación para los nuevos proyectos, lo que fue lógico y no se discutió. Es solo cuestión de tiempo que estas instalaciones se tornen  atractivas para los usuarios.

¿Qué gestiones está realizando AUDER con el Gobierno?

AUDER se ha preocupado por la continuidad de las instalaciones distribuidas de microgeneración.  En 2018 se quitó parte de los incentivos para estos proyectos y esto ha repercutido en una clara disminución de solicitudes de conexión. Desde 2010 en que se reguló esta actividad, se instalaron 20 MW casi todos ellos de tipo fotovoltaico, muchas empresas y personas han trabajado en esto.  Es una actividad con futuro en la medida que los precios de la generación fotovoltaica y las baterías siempre estarán a la baja, la potencia que se agrega es bien inferior a los aumentos constantes de la demanda eléctrica, por lo tanto no perjudica en este sentido. Los paneles solares en tejados y jardines llegaron para quedarse, pedíamos asegurar la continuidad de esta actividad hasta que ya no hiciera falta incentivo alguno.

En otro orden estamos  apoyando el proyecto piloto de movilidad eléctrica en base a hidrógeno que desarrolla ANCAP (empresa petrolera del estado uruguayo), denominado proyecto VERNE que consiste en incorporar, y alimentar con hidrógeno, 5 ómnibus y 5 camiones. Se está en la etapa de sondeo del mercado y se espera lanzar la licitación para los primeros meses de 2020.

En cuanto a los planes de corto, mediano y largo plazo, AUDER organizará un desayuno de trabajo, el próximo 5 de diciembre, con las nuevas autoridades de política energética, surgidas de las elecciones de noviembre, para conocer de primera mano, al menos los titulares de su proyecto de gobierno.