El lunes pasado, el Gobierno de San Juan lanzó la Licitación Pública Internacional Nº 07/2018, para la construcción del Aprovechamiento Multipropósito El Tambolar, de 70 MW.

De acuerdo al presupuesto oficial, la obra demandará una inversión de 748.732.387 dólares, que comprende la construcción de “la Presa, el Aliviadero, el Túnel de Aducción, la Casa de Máquinas y obras complementarias y anexas, en base a lo detallado en los Pliegos de Bases y Condiciones Generales y Particulares”, señalan desde la EPSE.

La semana pasada, el Gobierno nacional, a través del ministro de Energía, Javier Iguacel, y el secretario de Infraestructura y Política Hídrica, Pablo Bereciartúa, ratificó al gobernador Sergio Uñac su apoyo para la construcción del proyecto.

La medida se da en un contexto donde varios proyectos hidroeléctricos, a pesar de contar con iniciativas de financiamiento concreto, comienzan a tambalean por las revisiones de ajuste de déficit fiscal que está exigiendo el FMI.

Se ponen en duda emprendimientos de envergadura como Chihuido, en Neuquén, de 670 MW, que tenía asegurado financiamiento alemán, o las represas de Santa Cruz, Cóndor Cliff y La Barrancosa, de 1.310 MW, que cuentan con intenciones de avanzar a través de crédito chino.

Lea también: «Santa cruz: el sueño de las represas, otra vez en suspenso»

En diálogo con Energía Estratégica, Oscar Dölling, especialista en Cuencas Hídricas y director del Programa de Gestión Integral de Cuencas Hidrográficas de la Facultad de Ingeniería de la UNSJ, explica que el desarrollo de El Tambolar, no sólo permitirá generar energía eléctrica en momentos de mayor nivel de cota sino por la virtud de embalsar agua para paliar sequías.

“Es una obra importante que permitiría contar con mayor capacidad de almacenamiento de recurso hídrico para San Juan”, indica Dölling y completa: “Con El Tambolar podríamos embalsar unos 1.800 hectómetros cúbicos. Es una obra estratégica”.

Hasta el momento, existen tres diques en funcionamiento sobre el río San Juan: Los Caracoles, Quebrada de Ullum y Punta Negra, inaugurada por la ex presidenta Cristina Kirchner en agosto del 2015. El Tambolar podrá transformarse en la cuarta central hidroeléctrica sobre ese caudal.