¿Cómo están avanzando las licitaciones del Programa RenovAr?

RenovAr era una de las alternativas desde la Ley. Las licitaciones desde la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) han sido un éxito y la evaluación es muy positiva. Las dudas existían cuándo se lanzó a finales del 2015 y principios del 2016, pero se alcanzaron grandes objetivos en las últimas rondas de RenovAr. Los precios han sido muy competitivos y se logró menor garantía del Banco Mundial solicitada, que eso era algo que uno esperaba. Así que en la evaluación de lo que es el Plan RenovAr el éxito es grande. Después hay cosas que quedan por explicar cómo la diversificación geográfica que atiende a particularidades políticas y, como siempre, el tema de la industria nacional que ha dado pasos en ese sentido. Yendo a lo genérico que era el primer objetivo de cumplir la meta del 8%, con precios competitivos a través de licitaciones del Estado, funcionó bien.

¿Qué aspectos se deberían mejorar?

Yo creo que los objetivos genéricos del plazo grueso se cumplieron…ahora hay aspectos para trabajar en cuestiones específicas. Los valores son sorprendentes, pero no nos olvidemos que el plan de expansión de transporte está asociado estrictamente a la expansión renovable y ese costo no se está teniendo en cuenta cuando hablamos de renovables.

Pudimos avanzar como país porque hubo capacidad ociosa de transporte, de hecho en “RenovAr 2”, salvo 3 o 4 proyectos, creo que han planteado puntos de inyección donde todavía no hay línea, pero la RenovAr 3 tiene que tener mucho mejor planteado el tema de transporte.

La solución que le dió el gobierno es: “yo licito transporte por afuera y es ‘take or pay’ o es un riesgo propio…” y no necesariamente es la mejor. No incorporar el costo del transporte en el costo del renovable y asumir un riesgo bastante alto si esas líneas no llegan a tiempo, para quienes se presenten en esta próxima ronda. Entonces todo el tema del transporte es un problema.

Por otro lado, el mercado privado, tal cual fue diseñado, creo que tiene problemas por algo va atrasado con respecto a las licitaciones públicas. Todavía no tenemos un verdadero precio de mercado, no tenemos un precio de la energía renovable real entre contratos privados o en las condiciones en las que se financian entre privados.

Con respecto a la capacidad de transporte de las líneas… ¿cómo debería trabajarse de cara a la Ronda 3?

El tema es que se ha discutido poco y se han tomado decisiones, que pueden estar correctas o no, pero sin una discusión. Estamos bajo la concepción de que no puede haber un solo MW de renovables sin evacuar. Si yo licito y gano un proyecto en solar o eólica toda la energía en el pico de generación solar o eólica tiene que poderse evacuar, es decir, no pueden haber restricciones de transporte y no necesariamente es lo más eficiente. Eso implica que para evacuar toda la potencia que contrates en solar en el NOA, se necesita construir líneas por aproximadamente el triple de la capacidad. Vamos a construir un montón de líneas de una capacidad ociosa muy grande sólo porque estamos con el concepto de que todo megavatio de renovable tiene que despachar, pero eso no está discutido, se tiene que discutir más…

¿Qué faltó discutir?

El costo de transporte está yendo a un modelo en el que todos pagamos proporcionalmente lo mismo y eso a mí me parece correcto, pero también estamos cargando a todo el sistema el mismo esquema en la expansión para absorber la capacidad. Podríamos pensar otras alternativas para ir de cuánto está dispuesto a pagar un renovable por transportar esto, a básicamente cobrar los derechos de transporte.

Y en relación a los costos de la energía… ¿cómo evolucionan?

Hay una discusión más global. Estamos transmitiendo la sensación de que la energía renovable es muy barata, porque tenemos un muy buen recurso en Argentina y eso sí es un hecho, pero el costo real de las renovables no es el que se está diciendo porque no está incluido el transporte: son contratos a 20 años pagados por el Estado y por otros elementos obviados que hacen que no tengamos realmente el costo.

Me parece que hay muy poca discusión en el diseño del mercado de renovables a futuro, tanto en lo que es transporte como el mercado entre privados que, por cómo ha quedado, solamente va a asentarse a largo plazo, porque sino no tengo contractualizar un PPA, no tengo a quién venderlo, el precio a cuál me van a comprar el excedente no está claro. Una parte la compra CAMMESA, pero otra parte se compra a un precio muy bajo, osea que todavía hay inconvenientes.

Creo que la Ley dió el marco al objetivo de cumplir un 20% en el 2025, pero con estos detalles que son para discutir hay mucho por hacer. Me parece que transporte es uno de los temas más complejos. Armar toda la infraestructura para que cada MW de renovables se pueda evacuar es un costo de transporte muy alto. Esto se ve en California, en Texas, que son Estados que han hecho una inversión subsidiándosela al renovable pero cobrándosela al usuario. Lo otro es que el mercado privado, a dos años de la sanción de la Ley, todavía no existe.

A mí no me cabe dudas que el 20%, que está por mandato, está para cumplirse al 2025, pero después, por arriba de eso, si la renovable es más económica que otras es discutible, y eso no se está discutiendo.

¿Cómo impacta la estrategia de invitar a los perdedores de las licitaciones para que hagan nuevas ofertas?

El Ministerio de Energía le tomó el gusto a esto de “ofertas y mejoras de ofertas”, no sólo en renovables, en térmico también lo ha hecho. La industria un poco se enoja y el tema es discutible…porque existe lo que se llama “la maldición del ganador de una licitación”. Es decir, el que gana lo hace con el precio más bajo y después vienen los que perdieron, con la posibilidad de participar –obviamente con precios peores que el promedio–, y en algunos casos no hacen una buena oferta e igual ganan a precios competitivos. Es discutible, pero es un diseño de licitación que ha salido bien, en el sentido de cumplir los objetivos de potencia.

No me parece mala idea, pero genera bastante mal humor entre los oferentes al no tener claro cuál es el objetivo del Gobierno: si las licitaciones son por cantidad de megavatios y competimos por potencia, o si es por precio y todo lo que entra en ese precio puede adjudicarse. Eso es quizás lo que deja confusión y los oferentes normalmente se quejan.

En conclusión…. ¿Cómo es su lectura del mercado de renovables hoy en el país?

A dos años de haberse sancionado la Ley, hoy creo que está claro el interés por invertir en la Argentina en energías renovables. Hay que trabajar mucho más sobre las consecuencias de tener éxito en alcanzar el 20% que un año más o un año menos se va a terminar llegando. En lo que respecta a la industria local, lo que se ha hecho en la Ronda 2 de RenovAr se ha mejorado un poco pero todavía falta mucho, y hay que tener cuidado de que no genere un problema de política pública, pongo un ejemplo de Estados Unidos: en Estados Unidos, Trump propuso que como las renovables están generando precios más bajos en la energía, se subsidie toda la energía a carbón y demás. Esa es una realidad y hay que discutirla. Hay que ver cómo te afecta la penetración de renovables a otros activos, entre otros: Vaca Muerta.

Estamos encaminados al primer objetivo a través de licitaciones donde el Estado garantiza precio y activo para invertir, y eso va a tener consecuencias. Una de esas es que vamos a necesitar más líneas, otra cuál será el precio de la energía realmente de mercado, que aún no lo tenemos porque el privado todavía no se desarrolló´. Y otro punto es cómo afecta a otros activos del sector. Hay muchísima discusión y el Gobierno debería liderar esa discusión y escuchar todas las voces de lo que está pasando.