La Concentración Solar de Potencia (CSP) ganó mucha visibilidad en Chile con la exitosa su sincronización al sistema eléctrico de Cerro Dominador, de 110 MW.

Para hablar sobre el futuro de esta tecnología en ese país, Cristián Sepúlveda y Cristián González, Gerente Ejecutivo y Director de Desarrollo Tecnológico de la Asociación de Concentración Solar de Potencia (ACSP), respectivamente, accedieron a una entrevista con Energía Estratégica.

“Cerro Dominador es un ícono, porque es el primer proyecto en Latinoamérica, con características muy participares y con 17,5 horas de almacenamiento. La planta le va a abrir las puertas a una industria que va a cumplir un rol fundamental en la descarbonización en la matriz energética chilena”, introduce Sepúlveda.

No obstante, el Gerente Ejecutivo de la entidad que reúne a distintos actores de la cadena de valor de esa tecnología advierte: “Necesitamos señales hoy” para que la termosolar continúe creciendo.

¿Qué tipo de señales? Si bien el dirigente reconoce que se están incorporando regulaciones necesarias, como el Reglamento de Potencia, Servicios Complementarios y condiciones específicas en la Planificación Energética a Largo Plazo (PELP), donde por primera vez se van a incorporar tres configuraciones de CSP con 6, 9 y 13 horas de almacenamiento con sus respectivos costos, apunta sobre las Licitaciones de Suministro para clientes regulados.

“Si las próximas licitaciones se siguen centrando en precio el tema va a ser complejo para nuestra industria”, resalta Sepúlveda.

En ese sentido, González afirma: “Será necesario que en la Licitación la adjudicación no sea por sólo precio, sino que se tenga en cuenta el atributo de la flexibilidad”. Y anticipa: “La eólica y la fotovoltaica son más baratas pero no le dan estabilidad al sistema. Hoy no es un problema su incorporación, pero en 5 años más esto podría cambiar y podríamos tener un problema de estabilidad”.

En esa línea, Sepúlveda remata: “Nosotros no necesitamos exclusividad ni beneficios particulares, sino que podamos competir en igualdad de condiciones porque hay diferencias muy claras entre energías variables y continuas y energías contaminantes y no contaminantes”.

Y agrega: “No nos gustaría que fuese adjudicada la fotovoltaica más gas como oferta las 24 horas. Pero sí que esa complementación de la fotovoltaica se dé con CSP u otra tecnología renovable no convencional”.

Cabe recordar que la próxima Licitación de Suministro recibirá ofertas por parte de las empresas generadoras para el 25 de junio próximo.

Futuro promisorio: El complemento perfecto

Los dirigentes de la ACSP explican que una planta termosolar demora en construirse entre 3 y 3,5 años, genera alrededor de 2.000 puestos de empleo e inversiones de hasta 1.000 millones de dólares por una torre, aunque aseguran que los costos se deprecian año a año. Luego, en operación y mantenimiento permanecen de 80 a 100 trabajadores.

Una planta fotovoltaica, en cambio, demora en construirse de 10 a 12 meses con un pico de 350 trabajadores. Y luego, entre 3 a 5 empleados quedan en la operación y mantenimiento de la planta.

“Nos diferenciamos en inversión generada, plazo de construcción, mayor empleabilidad en la construcción y al momento de la operación y mantenimiento, son cuatro cosas que nos diferencian”, destaca Sepúlveda.

Y enfatiza sobre el desarrollo de competencias locales: “Como Asociación hemos estado impulsando, y ya se está haciendo, la formación de operadores y mantenedores de Concentración Solar de Potencia en Chile lo cual es la primera industria que se ha anticipado a esto y no ocurre en otra industria”.

“Tenemos muchas cosas que nos ayudan a pensar que en los próximos proyectos seremos exitosos en el mediano y corto plazo. Y hay que pensar que en nuestra industria 5 años es corto plazo, porque teniendo en cuenta los permisos sectoriales y ambientales, más el período de construcción, un lustro es mañana”, destaca el Gerente Ejecutivo de la ACSP.

Meses atrás, el ministro de Energía Juan Carlos Jobet dio una señal muy clara: que al 2050 el 20% de la matriz eléctrica se conformará por CSP. “Debería ser antes, porque el 2050 es muy tarde. Las CSP, full en capacidad, deberíamos estar entre el 2027, 2030 o 2033, y no más allá”, opina Sepúlveda.

Y agrega: “En 2027 o 2030 al menos deberíamos tener unos 700 u 800 MW ya en operación, sobre todo porque el proceso de descarbonización se va acelerando y la CSP puede entrar con más fuerza al Sistema Eléctrico Nacional”.

Buenas perspectivas en caída de costos

En cuanto a los costos por tecnología, González compara que actualmente el kW instalado fotovoltaico ronda los 700 dólares, mientras que el eólico los 1.200 dólares.

En cuanto a la CSP, el Director de Desarrollo Tecnológico de la ACSP explica que “depende de su configuración”, ya que aún no está comoditizado como las otras tecnologías.

No obstante, el especialista calcula que “el costo de nivelación de una planta, con 13 horas de almacenamiento, que se complementa con la fotovoltaica, podríamos hoy día estar en torno a los 3.200 dólares el kW instalado, e inclusive menos”, aunque advierte que año a año habrá una caída gradual.

“La eólica y la fotovoltaica han bajado considerablemente pero ya han llegado a su piso, nosotros seguimos bajándolo: en la optimización de los heliostatos, en las características del receptor, con la entrada de nuevos desarrolladores y EPCistas a nivel mundial, todos aspectos que harán de esta industria mucho más competitivas”, cierra el dirigente.