La entrada en operación de nuevas centrales renovables ha sido frenada por la actual administración bajo el argumento de que es necesario garantizar la confiabilidad del sistema eléctrico nacional (SEN) en tiempos de coronavirus.

Mediante el Acuerdo para Garantizar la Eficiencia, Calidad, Confiabilidad, Continuidad y Seguridad del Sistema Eléctrico Nacional con motivo de la epidemia de enfermedad por el virus SARS-CoV2, publicado por el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) el pasado 29 de abril, se establece que se realizarán las acciones para la integridad y el funcionamiento del sistema a partir de mañana.

Entre las medidas que serán adoptadas para darle confiabilidad al sistema, desde ayer, las nuevas centrales, ya sean solares o eólicas, no podrán realizar sus pruebas de carga a las redes eléctricas, lo que significa que no podrán entrar en operación aunque ya estén listas para hacerlo.

Sin embargo, no establece un plazo de duración de la medida, por lo que la operación de los parques será frenada por un tiempo indefinido.

El documento justifica la medida debido a que el sistema eléctrico podría verse afectado por la reducción en el consumo de energía eléctrica por los usuarios finales, e incluso se han presentado algunas fallas a causa del uso de renovables y su intermitencia desde el año pasado.

Como ejemplo menciona tres fallas en la línea de transmisión entre las subestaciones eléctricas de Escárcega-Ticul, en la Península de Yucatán, las cuales de acuerdo con información de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) fueron ocasionadas por la quema de pastizales y no por la entrada de renovables.

Además, señala como antecedentes dos desconexiones en la subestación en Ixtepec Potencia-Julie en enero y mayo de 2019 a causa de una central de generación eólica y dos fallas por la entrada a prueba de dos centrales solares en el noroeste el pasado 15 de abril.

«Que la generación intermitente de las Centrales Eléctricas eólicas y fotovoltaicas afecta la confiabilidad del SEN en suficiencia, calidad y continuidad en el suministro eléctrico (…) no contribuyen en la regulación primaria del control de la calidad de la frecuencia», refiere el acuerdo.

Al respecto, Elie Villeda, especialista del sector eléctrico, comentó que es preocupante la medida tomada para frenar la entrada de nuevos parques renovables, y aprovechar el tema de la pandemia para privilegiar el despacho de energía contaminante, lo cual no se ha realizado en ningún otro País.

«Ningún País ha preferido el despacho de centrales sucias en lugar de renovables cuando la generación sucia puede ser la mayor impactada por importaciones de combustible.Utiliza argumentos ocurridos fuera de la emergencia y no se menciona hasta cuando se suspendería la medida adoptada», explicó Villeda.