La iniciativa ingresó bajo el número de Expediente 8489-D-2016 (Descargar) en la Comisión de Energía y Combustibles de la cámara baja. Para su efectivo tratamiento en el recinto, deberá ser aprobado también en Peticiones, Poderes y Reglamento, además de Presupuesto y Hacienda.

El objetivo de la propuesta apunta a “promover acciones tendientes a la investigación y sistematización sobre la viabilidad, factibilidad y costo-beneficio de los posibles usos del hidrógeno como fuente energética secundaria para el transporte automotor”.

La idea es que este equipo de expertos actúe como órgano de asesoramiento y consulta de las distintas dependencias del Estado Nacional que estén directa o indirectamente vinculadas a la planificación energética.

En el artículo 6, plantea la creación de “un Consejo Consultivo Permanente cuya misión será la de brindar asesoramiento a todas las actividades de investigación, análisis y desarrollo de políticas públicas energéticas que se pongan en marcha desde el Instituto para la Promoción del Estudio y Uso del Hidrógeno”.

¿Quiénes lo conformarían? Doñate precisa las dependencias públicas que deberían formar parte de este equipo de trabajo:

  • Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva
  • Secretaría de Energía, Secretaría de Transporte
  • Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos
  • Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable
  • Secretaría de Hacienda
  • Secretaría de Política Económica
  • Secretaría de Comercio e Industria
  • Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa
  • Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP)
  • Instituto Nacional de Tecnología Industrial ( INTI)
  • Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA)

“Asimismo, centros de estudio e investigación relevantes como sobre energía de los organismos de ciencia y tecnología existentes en la República Argentina, organizaciones no gubernamentales vinculadas a la temática, técnicos de los sectores gremiales y empresariales relacionados con la actividad y un representante de las Comisiones de Energía de la Cámara de Diputados y el Senado de la nación respectivamente”, sugiere Doñate.