A través de la Resolución 40779 (ver en línea), la cartera de Energía habilita la licitación de 4 obras de envergadura que permitirán expandir el sistema eléctrico colombiano.

Por un lado, se deberán realizar obras en La Guajira, César y Magdalena. Se trata del segundo circuito en 500 kV entre Cuestecitas y Copey, cuya fecha máxima de entrada en funcionamiento es agosto del 2022.

Por otro lado, se subastará la obra para el nuevo circuito Bonda (Termocol) – Río Córdoba 220 kV. El límite para su construcción está fijado para noviembre del 2023.

Otra de las realizaciones corresponde al departamento de Córdoba. Allí se licitará una subastación denominada Sahagún de 500 kV, seccionado uno de los circuitos Cerro – Chinú 500 kV. La obra deberá haber concluido en junio del 2023.

En Bolivar, se subastará la subestación Pasacaballos de 220 kV, seccionado uno de los circuitos Toluviejo – Bolivar 220 kV, cuya fecha máxima de puesta en marcha será hasta el mes de junio del 2024.

Y en Putumayo, se licitará el cambio de configuración de la subestación Mocoa, de barra principal y transferencia a doble barra con bahía de acople, incluido el lote y obras de mitigación de riesgo. La obra deberá estar finalizada como máximo para el mes de septiembre del 2020.

Estas iniciativas forman parte del Plan de Expansión de Transmisión 2019-2033 (ver en línea) que ha desarrollado el Gobierno para continuar incorporando al sistema centrales de diversas fuentes de energías, entre ellas renovables, y permitir el acceso a este derecho a cientos de miles de ciudadanos que hoy no cuentan con el servicio eléctrico.

Entre sus considerandos, la resolución sostiene que dentro del Plan “se incluyen obras relacionadas con la conexión de algunos de los proyectos de generación asignados con obligación de energía firme en la subasta de Cargo por Confiabilidad, ubicados en Córdoba y La Guajira, y atención de la demanda en  Bolivar y Putumayo”.

Obra adjudicada

La Unidad de Planeación Minero Energética – UPME confirmó la selección del inversionista que ejecutará el proyecto de la subestación eléctrica La Marina y líneas de transmisión asociadas, como resultado de la Convocatoria UPME STR 03-2019.

El inversionista seleccionado fue la firma Consorcio Eléctrico Del Mar Caribe (integrado por Ingenierías Aliadas SAS, Ingema SA, Rehabiductos SAS, Ingeomega SAS, Unión Eléctrica SA y Construcción y Urbanismo SAS), la cual presentó una propuesta económica por más de 168 mil millones de pesos.

«Seguimos trabajando incansablemente para ofrecer un mejor servicio de energía eléctrica a los usuarios de la Costa Caribe. Además de avanzar en la solución estructural que se aprobó con el Plan Nacional de Desarrollo, estamos cumpliendo con el plan de inversiones para fortalecer las redes de transmisión eléctrica. En este Gobierno, hemos invertido más de un billón de pesos en obras del ‘Plan 5 Caribe’ para mejorar la continuidad y calidad del servicio de energía en esta zona del país», aseguró la Ministra de Energía, María Fernanda Suárez.

Las inversiones incluyen la construcción de una nueva subestación denominada La Marina 110 kilovoltios operando inicialmente a 66 kilovoltios en la zona de Bocagrande. De igual forma, la construcción de una línea doble a 110 kilovoltios, de 4,5 km que interceptará la línea existente entre las subestaciones Bosque y Chambacú y una segunda línea que interceptará la existente entre las subestaciones Bocagrande y Termocartagena, con un trazado de 2 km.

Ricardo Ramírez Carrero, Director de la UPME, indicó al término de la audiencia que «con la ejecución de estas obras se atenderá con confiabilidad la conexión de nuevos proyectos inmobiliarios, se mejorará la calidad y continuidad del servicio y se descongestionará el sistema de distribución, especialmente en la zona de Bocagrande, la Ciudad Amurallada y sus alrededores».

El proceso contó con la participación de un único proponente, razón por la cual debió surtirse el proceso de contrapropuestas o contraofertas, de conformidad con la reglamentación aplicable. La entrada en operación de la obra, que hace parte del ‘Plan 5 Caribe’, se tiene prevista para el 30 de agosto de 2023.