Desde el lanzamiento del Programa RenovAr, en 2016, el Gobierno argentino otorgó contratos de abastecimiento de energía (PPA, por sus siglas en inglés) a 58 emprendimientos de bioenergias adjudicados en las Rondas 1, 1.5 y 2.

Se trata de 18 proyectos de biomasa, por 157,7 MW, a un precio de 116,5 dólares por MWh; 37 de biogás, por 64,9 MW, a 159,7 dólares por MWh; y tres plantas de biogás a partir de rellenos sanitarios, por 13 MW, a 129,2 dólares por MWh.

De esos 58 proyectos, 14 han entrado ya en operación comercial, por 39,2 MW (ver tabla), y otros tantos están en vía de construcción. Pero algunos se encuentran con problemas de acceso al financiamiento y no han podido avanzar en su desarrollo.

Tras la asunción de Alberto Fernández al mando del Gobierno nacional se abren incógnitas sobre el futuro de estos proyectos que no han entrado en etapa de construcción. Además, hay gran incertidumbre sobre el futuro del desarrollo de emprendimientos de biomasa y biogás.

Es que desde la Secretaría de Energía, dirigida por Sergio Lanziani, se han esgrimido críticas sobre el Programa RenovAr, mecanismo que ha permitido el desarrollo de estas plantas.

Por precio estás tecnologías no pueden competir frente a parques eólicos y solares en contratos para el mercado privado.

En diálogo con Energía Estratégica, Francisco Della Vecchia, Socio Gerente del Grupo IFES, considera importante que la nueva gestión continúe incentivando a las bioenergías.

Asegura que esta actividad es beneficiosa por el desarrollo que implica sobre las economías regionales, como así también en la generación de puestos de empleo y la incorporación de contenido nacional en los proyectos.

El especialista lamenta que hasta el momento no haya habido “señales claras hacia dónde se dirige la política energética en materia de bioenergías”, aunque reconoce que “hace poco ha asumido el nuevo Gobierno” y que “seguramente están evaluando el estado de situación” del sector.

Della Vecchia asegura que “hay proyectos que avanzan normalmente en su construcción” y destaca los logros obtenidos a través del Programa RenovAr, donde si bien los precios han sigo más altos que los de otras tecnologías “las externalidades que generan las plantas de biomasa y biogás son muy superiores” en cuanto desarrollo de la industria y generación de empleo.

Desde el sector esperan reuniones con las autoridades de la Secretaría de Energía para poder dialogar al respecto.

Ronda 3

Cabe destacar que antes de que Mauricio Macri deje el Gobierno, empresarios firmaron con el Estado 25 contratos PPA fruto de la subasta MiniRen Ronda 3, donde participaron proyectos de hasta 10 MW.

Seis de estos 25 acuerdos fueron emprendimientos de bioenergías.

Por un lado, la empresa Secco celebró su proyecto de biogás a partir de rellenos sanitarios “San Martin Norte III D”, de 5 MW.

La empresa Diaser hizo lo propio con su emprendimiento ‘Biogás San Luis’, de 2 MW, por el que recibirá 156,5 dólares por MWh generado. El proyecto se ubicará en la Provincia de San Luís.

Asimismo, el frigorífico Gorina firmó su proyecto del mismo nombre, de 1,5 MW. El emprendimiento generará energía con residuos de la propia actividad de la empresa bonaerense y por cada MWh generado recibirá la suma de 152,5 dólares.

De mismo modo, la compañía Agro De Souza, celebró un contrato PPA por su proyecto de biogás, Bio De Souza, de 0,55 MW, a un valor de 152,5 dólares por MWh.

Otro proyecto de biogás firmado fue el de Seeds Energy Group. Por el emprendimiento denominado Biogas Salto, de 2,9 MW, la empresa recibirá 160 dólares por MWh.

Finalmente, Adecoagro celebró el acuerdo por su proyecto del mismo nombre, de 2 MW. Recibirá 160 dólares por MWh. La central se ubicará en la Provincia de Santa Fe.

En total son 25: ayer se firmaron 15 nuevos contratos de la última subasta de energías renovables en Argentina