La Secretaría de Economía del Gobierno de México, en coordinación con la Secretaría de Energía, reanudó las reuniones del Consejo Consultivo para el Fomento a la Industria Eléctrica.

El primer encuentro, llevado a cabo el pasado miércoles 7 de agosto, contó con participantes del sector energético renovable mexicano, entre ellos la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE).

Leopoldo Rodríguez Olivé, presidente de AMDEE, celebró que la nueva administración haya retomado esta mesa publico privada que tiene como objetivo promover manufactura y tecnología local en el sector.

“Fue una discusión muy rica entre representantes del Gobierno con actores relevantes de la industria y la academia. Allí, se presentó claramente una política orientada a fomentar el contenido nacional y el beneficio social en cada proyecto del sector eléctrico”.

En conversación con Energía Estratégica, el empresario indicó como positivo y necesario identificar dónde están las oportunidades puntualmente para la industria eólica que tendría el potencial de triplicar su capacidad instalada en México este sexenio. Para ello, sería fundamental garantizar una visión a corto, mediano y largo plazo que sostenga a toda la cadena de valor de renovables.

En la industria nacional ya se fabrican torres de acero, torres de concreto y aspas, además de otros materiales necesarios para la cimentación y electrificación. Chihuahua, Coahulia, Estado de México, Nuevo León y Tamaulipas son algunos de los estados en donde se ubican las plantas de manufactura para el rubro eólico.

¿Qué es lo que sigue? Además de apoyar a la industria nacional para la optimización de las fábricas ya existentes en país, producir elementos de la nacela de las turbinas eólicas por ejemplo sería el gran reto.

“Hay cierta demanda de que componentes internos de la máquina sean producidos en el país para poder responder eventualmente como repuestos de los más de 5600 MW eólicos en operación. Estas partes, tarde o temprano, van a estar integrándose en máquinas nuevas. Pero para ello es necesario mantener una visión a largo plazo”.

Hoy ya existen proyectos renovables que adquieren un buen porcentaje de contenido nacional. Muchos de estos rondan en un 15% de integración pero otros alcanzan hasta un 30% de participación local. ¿Cómo aumentar estos porcentajes?

“México es muy sólido en la industria automotriz y aeroespacial, por lo tanto tiene capacidad para producir además engranes, multiplicadoras, electrónica de potencia, sistemas de control, entre otros elementos. Ahora bien, no sé si seríamos los más competitivos pero estamos en una etapa en la que podemos y deberíamos hacerlo”. Por ello con el consejo trabajamos en identificar cuáles son aquellas partes sobre las cuáles avanzar y generar los incentivos para que se aprovechen esas oportunidades.

La importancia de esta mesa publico privada se encuentra, además de identificar aquellas partes sobre las cuales avanzar, en debatir sobre incentivos con el Gobierno y también trabajar junto a las instituciones I+D para prever el desarrollo futuro de las partes, de manera de estar un paso adelante y agregar mayor valor a la cadena.