Ayer la Unidad de Planeación Minero-Energético publicó la versión preliminar del Plan Energético Nacional 2050 (DESCARGAR).

Se trata de un informe que pretende surcar la planificación energética de los próximos 30 años en Colombia.

Es por ello que el Gobierno abre el juego al sector privado, invitándolo a hacer comentarios sobre el plan. Aquellos interesados deberán dirigirse al correo electrónico [email protected]. Habrá tiempo de hacerlo hasta el viernes 28 de febrero, asegura la Circular N°7.

El ejercicio que realizó la UPME fue identificar por dónde pasa el consumo y diseñar mejoras de eficiencia. Además, avanzar en la transición de combustibles al gas (el hidrocarburo más limpio de todos) y las energías renovables.

Algunas observaciones

En un resumen publicado por la UPME (ver en línea), se señala que en el panorama energético sectorial a 2050 se puede reducir la demanda de energía en alrededor de un 20%.

Esto producirá que la matriz energética colombiana cambie, de la siguiente manera:

Como principales conclusiones sobre el Plan Energético Nacional 2050, la UPME señala:

  • Se presentarán transformaciones profundas en la matriz energética de la economía. La electricidad y el gas natural serán los energéticos con mayor participación en el incremento de la oferta, representando un 72% de su crecimiento.
  • Los energéticos de mayor consumo serán la electricidad y el gas natural con un 46% de participación en la matriz energética del país, en contraste con los energéticos predominantes en la actualidad, las mezclas de diésel y gasolina con el 48%.
  • La electricidad, y con ello las energías renovables, será el energético de mayor crecimiento en los próximos treinta años.
  • Las mezclas de diésel y gasolina alcanzarán un pico de consumo en 2040, y continuarán participando en más de la tercera parte de la oferta de energía del país.
  • El sector transporte será el gran móvil de cambio en la transformación energética desde el punto de vista de la demanda.
  • Los grandes móviles de cambio, a nivel de la oferta, serán la electricidad, el gas natural y el jet fuel.
  • La demanda de energía crecerá más de un 60% en los próximos treinta años, a tasas del 1,5% anual.
  • El nivel de emisiones se reducirá en un 22.5% frente a la línea base en el 2030, superando lo acordado en Paris; sin embargo el crecimiento de la demanda resulta en un crecimiento de las emisiones a tasas del 1,4%. El reto de continuar la senda de desarrollo y emitir menos sigue vigente.
  • La intensidad energética de la economía colombiana disminuirá en un 48%, necesitaremos menos energía por unidad de PIB.