“El camino es la generación, distribución y comercialización o desaparecemos”, les dice sin vueltas a sus socios Omar Zorzenón, miembro de la comisión directiva de la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios (FACE).

El comentario surge a raíz que Energía Estratégica difundiera la firma del primer contrato a término en Argentina de venta de energía renovable entre privados, proceso que involucra a la comercializadora SAESA, el generador solar 360Energy y un supermercado, por el plazo de 10 años.

“Se llevaron un asociado por 10 años”, advierte el dirigente. Así busca «despertar» a sus colegas sobre el proceso de expansión de las energías renovables.

Y subraya: “cuando se retira un cliente no se lleva nada más la energía, también parte del Valor Agregado de Distribución y eso significa perder ingresos”.

Frente al surgimiento de comercializadoras, Zorzenón asegura que las ventajas competitivas juegan a favor de las cooperativas: “nadie le puede dar el servicio al usuario más barato que nosotros”, arenga. Y sostiene con fundamentos: “trabajamos con excedente cero y no tenemos retorno de capital”.

Lea también: «Cooperativas eléctricas se fortalecen de cara a la licitación de proyectos renovables»

“Nos pueden competir si no estamos avisados, convencidos, si no tenemos claridad de los conceptos”, insiste Zorzenón.

De todas maneras, reconoce que el negocio será más intenso del que existía anteriormente. “Se compite con una energía que cuesta la mitad, es distinto a la ley 26.065; hoy tenemos 50% de diferencia entre energía renovable y la que vende el mercado”, comparó.

No obstante, entiende que los 8.000 grandes usuarios que deberán utilizar un 8% de energía renovable el próximo año para cumplir con la Ley 27.191 deberían buscar en las cooperativas una solución de almacenamiento.

“Tenemos que estar seguros a partir de nuestra propia existencia. No es una utopía pero hay trabajar e informar a los socios”, alertó.

Así acentuó la importancia de participar activamente. “Hay que hacer un trabajo muy serio  dónde cada una de las cooperativas tienen que saber que va a ser el asociado. Y se tienen que enterar hoy que el cooperativismo va a tener su comercializadora o se va a sentar para resolverle el problema”, arengó a los asociados.

El problema es la generación

Las cooperativas eléctricas buscarán generar energía renovable, aprovechando el potencial de recurso de cada región: eólica, solar, biomasa y biogás.

De hecho, en muchos casos están ofreciendo a sus asociados paneles solares y otras alternativas de auto-abastecimiento. “Todo este cambio de paradigma genere forzosamente un debate interno”, admite Zorzenón.

Es que quizás el inconveniente que sufren los dirigentes es generacional: compiten con nuevas empresas de energías renovables que están al minuto de las novedades internacionales, miran con atención el boletín oficial cada mañana, analizan noticias en inglés y de otros países, siempre con el objetivo de innovar y ofrecer nuevos servicios a los clientes.

Los dirigentes cooperativos, en cambio, están acostumbrados a un modelo cerrado, con un cliente cautivo, cercano y conocido, casi familiar. Muchos de ellos recién ahora se están enterando de la existencia de las energías renovables. Ni hablar de los vehículos eléctricos. ¿Se podrán amoldar a los nuevos tiempos?

Lea también: «El acuerdo entre cooperativas para “subirse al tren” de las renovables»