Saufer Smart Energy es una compañía colombiana con más de una década en el mercado de la automatización, instrumentación industrial y obra de montaje en las industrias de petróleo y gas, telecomunicaciones, bebidas, alimentos y energía eléctrica, entre otros.

Desde hace algunos años, la empresa comenzó a ofrecer proyectos para autoconsumo y generación distribuida, electrificación rural y sistemas autónomos basados en energía solar.

En una entrevista para Energía Estratégica, Gilberto Ortiz, Director Comercial de la empresa, opina sobre el mercado de la Generación Distribuida en Colombia, en esta coyuntura tan particular atravesada por la pandemia del COVID-19 y un escenario de sequía complejo.

¿Qué barreras y oportunidades encuentran en esta coyuntura tan particular, no sólo por la pandemia sino por las sequías?

Los efectos del COVID-19 no han sido ajenos a los proyectos de Generación Distribuida. Muchas de las inversiones se han visto afectadas por la pandemia y por los efectos del precio del dólar. Sin embargo el interés en los proyectos sigue latente.

De igual manera, los costos de la tarifa de energía de red y los posibles racionamientos de energía derivados de los bajos niveles de los embalses, sumado al fenómeno de El Niño previsto para el 2020-2021, han puesto en la mira del sector industrial y comercial el desarrollo de proyectos de autogeneración como una medida de mitigación. Lo cual esperamos empiece a consolidarse a inicios de 2021.

Esperamos que los cambios normativos, los proyectos que actualmente se encuentran en desarrollo y la recuperación económica permitan la consolidación del mercado de energía renovable en Colombia.

Saufer continúa desarrollando proyectos de Generación Distribuida, estamos trabajando de la mano de algunos Operadores de Red en todo el país lo que sin duda nos permitirá cerrar proyectos importantes de cara al 2021.

¿Ya hay consultas de empresas e industrias interesadas en fuentes de generación renovable distribuida por la amenaza de posibles sequías?

Saufer tiene presencia a nivel nacional y a través de nuestros ingenieros comerciales, principalmente en la zona norte del país, hemos detectado que algunos clientes del sector industrial y comercial se encuentran evaluando en sus planes a corto y mediano plazo proyectos de autogeneración renovable, ya que continúa siendo una preocupación el suministro confiable de energía.

¿El hecho de que haya sequías genera un costo de la energía más alto y de ese modo se torna más competitiva la autogeneración con renovables?

Cerca del 70% de la matriz energética colombiana proviene de centrales hidroeléctricas, seguido por un 25% que proveniente de centrales termoeléctricas a Gas, Carbón y Combustibles líquidos. Ante escenarios de bajos niveles en los embalses, el país se verá obligado a atender la demanda de energía mediante las centrales termoeléctricas, lo que sin duda incrementará el costo del componente de generación.

Adicional a esto, en el cálculo tarifario de la energía para los usuarios del mercado regulado se incluye un componente por restricciones, el cual equivale del 2% -4% de la tarifa y el cual se ve incrementado en épocas de sequía.

Si bien ya se encuentran en desarrollo algunos proyectos de generación renovable a gran escala, éstos no estarán disponibles sino hasta finales del 2021.

Así mismo, aún no se tiene certeza de la fecha de entrada de operación del proyecto hidroeléctrico HidroItuango, el cual se esperaba aportara el 17% de la energía que requiere el país, por lo cual el sector industrial ha visto con buenos ojos el lograr precios de energía altamente competitivos a través de fuentes renovables de generación distribuida.

En Saufer nos hemos esforzado por brindar un acompañamiento técnico especializado a nuestros clientes para que estas decisiones sean las más acertadas.

¿Puede hacer alguna estimación del costo futuro de la energía y, ante esta posible suba, qué tipo de ventaja comparativa gana la generación distribuida?

La incertidumbre en el mercado de la energía es alta. Sin embargo si tomamos como referencia la temporada de sequía del 2015, una de las más fuertes que ha sufrido el país, en ese momento la tarifa de energía incrementó de manera significativa y el precio de escases en la bolsa de la energía subió aproximadamente un 40%. Sin duda alguna vamos a sentir un incremento en la tarifa desde finales del 2020 y el primer trimestre del 2021.

Adicional debemos tener en consideración que sumado a los incrementos de la tarifa, los usuarios comerciales e industriales tienen una contribución equivalente al 20% y que en la Ley 1955 de 2019 se estableció una sobretasa de 4$/kWh.

Esto sin duda favorece el desarrollo de proyectos de generación distribuida, ya que permite que los ahorros percibidos por el usuario final sean mayores, una tasa de retorno mayor y un menor tiempo de amortización. Sumado a esto, modelos financieros bancarios leasing, renting y créditos especializados han tomado fuerza como alternativa de financiamiento.

Por otro lado no podemos olvidarnos de los beneficios ambientales derivados de estos proyectos, con consumidores cada vez más consientes las empresas industriales y comerciales pueden sumarle a los beneficios de una tarifa competitiva los beneficios en su imagen y relación con sus clientes.

Comentaba que están realizando trabajos junto a los operadores de red. ¿De qué se trata?

Desde el 2018 hemos trabajado con Celsia en la construcción y EPC de proyectos fotovoltaicos y desde el 2019 hemos empezado a trabajar con Enel – Codensa, lo que nos ha permitido sumar fuerzas para presentar a nuestros clientes soluciones que se ajusten a sus necesidades energéticas y ampliar los modelos financieros de contratación.

Además nos ha permitido conocer las dinámicas de los Operadores de Red para los trámites de conexión de los sistemas. El 2019 cerramos con más de 2,2 MW construidos en proyectos de generación distribuida, y este año, a pesar de la coyuntura continuamos creciendo.

Por último, ¿qué tan urgente es que el gobierno expida el decreto para que sea sólo la UPME la que otorgue los beneficios impositivos y fiscales que figuran en el Plan Nacional de Desarrollo?

Desde la expedición de la circular 004 de 2020 en enero los trámites de obtención de incentivos se encuentran detenidos, y si bien la UPME abrió la posibilidad de una revisión preliminar, la incertidumbre en la regulación ha frenado la toma de decisiones de algunos proyectos, por lo tanto es urgente que el gobierno tome acciones que faciliten el trámite de los incentivos especificados en la Ley 1715 de 2014.

Así mismo, que estos trámites estén consolidados únicamente en la UPME mejorará significativamente los tiempos de obtención de estos incentivos, lo que sin duda es fundamental en esta etapa de reactivación económica, y temores de racionamiento de energía.