A partir de la Reforma Energética, el sector eléctrico en México asumió la obligación de cumplir ciertas metas en Generación de Energías Limpias y Reducción de Emisiones (LTE y LGCC).

En respuesta a esto, se crearon los Certificados de Energías Limpias, que según la Ley de la Industria Eléctrica representan un “Título emitido por la CRE que acredita la producción de un monto determinado de energía eléctrica a partir de Energías Limpias y que sirve para cumplir los requisitos asociados al consumo de los Centros de Carga”.

Para cumplir la política en materia de diversificación de fuentes de energía, seguridad energética y la promoción de fuentes de Energías Limpias, las Subastas a Largo Plazo organizadas por el Gobierno significaron el más grande mecanismo para el mercado de CELs.

Con la cancelación de la última de estas subastas, el sector privado organizó nuevos mecanismos como www.concursoselectricos.com y www.mexicoelectrico.com que incluyen a los CELs como un producto. ¿Serán competitivos? ¿De qué dependerá el éxito en estas nuevas convocatorias privadas?

Para tener más precisiones al respecto, Energía Estratégica se comunicó con uno de los referentes en el mercado de CELs, Alberto Campos, consultor energético.

Para el especialista lo primero que deberían revisar en estos nuevos mecanismos los Participantes Obligados (compradores) de CELs son las garantías que ofrece cada proceso.

Junto a aquello sería necesario que los Generadores Limpios (vendedores) y sus parques cumplan con todos los permisos que establece el marco normativo vigente. Al respecto, Alberto Campos indicó que “muchos de los fracasos en las primeras subastas se debieron a cuestión de permisos de impacto social, ambiental u otros que se requieren por regulación para poner una central eléctrica”.

El éxito de estas transacciones dependerá además de tres organismos públicos que deberán intervenir para vehiculizar en primer instancia a los CELs.

Entre ellos, el más importante es quizás la Comisión Reguladora de Energía (CRE) que regula y administra los S-CEL, verifica el cumplimiento de las centrales con CELs y aplica sanciones a quienes no las incorporaron.

“Tengo entendido que la CRE sí va a aplicar las sanciones y empezaron a mandar oficios de cumplimiento”, reveló el referente consultado por los CELS.

Después del 15 de agosto de este año se estableció que 40 días hábiles posteriores la CRE debería aplicar las sanciones correspondientes a quienes incumplan con la incorporación del porcentaje requerido de CELs. Ahora bien, con el reciente cambio de Gobierno se cree que estos plazos podrían modificarse.

Por su parte, el CENACE, si bien ahora no está organizando próximas convocatorias a subastas, es el encargado de operar el MEM y el Mercado Secundario de CELs.

“El CENACE debe otorgar a las generadoras limpias los permisos que habilitan cómo y dónde se conectan, dónde va a estar el centro de carga, si hay disponibilidad en el nodo o si debo de invertir en las lineas de transmisión o distribución. Toda la serie de requisitos para poder instalar una central eléctrica”.

Además, de cierto modo intervendrá la Secretaría de Energía (SENER) y no sólo porque es quien guarda los requisitos para la adquisición de aquellos certificados. Que haya disponibilidad en las redes de transmisión sería el último gran punto que determinaría el éxito o fracaso de la comercialización de CELs. Al respecto, Alberto Campos indicó a este medio que las señales de esta nueva administración indican que, por el momento, no se va a invertir en transmisión pese a que hayan saturaciones.