En números concretos, actualmente hay 16 emprendimientos en distinto grado de avance de construcción  por un total aproximado de 1.000 MW, lo que significa 2.000 millones de dólares de inversión. Así precisa Sebastián Kind, Subsecretario nacional del área de renovables, en todos sus discursos públicos.

Sobre estos proyectos, Lorena do Rosario, Analista Senior y referente del sector de las energías limpias de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (INVEST) amplía que siete consiguieron crear sociedades de propósito específicas que se financian contra el flujo de caja (Project Finance).

Algunos de ellos, según pudo consultar este medio con empresarios del rubro, no lograron hacerlo bajo este modelo financiero en un 100%. En algunos casos, cerraron  70% a través de esta modalidad y el restante bajo el esquema de Corporate Finance.

De cara al futuro, puntualmente en referencia a la licitación de energías limpias “Ronda 2”, Do Rosario avizora una mayor apuesta de los organismos de crédito: “A medida que los proyectos se vayan materializando va a haber más confianza para cerrar Project Finance; la idea es que la banca local se vaya moviendo en ese sentido”.

Lea también: «Project Finance en Argentina: condiciones para el financiamiento de proyectos de energía renovable»

Hasta el momento, INVEST releva que el 20% de las propuestas de inversión de energías renovables adjudicadas en el proceso de subastas ya cerraron el financiamiento con una tasa de interés promedio del 7% en dólares y plazos que rondan los 15 años. “En Renovar 2 va a haber más Project Finance”, confía Do Rosario.

Transportar los equipos, el interrogante

Por estas horas, la preocupación de la agencia es solucionar los inconvenientes de logística que indefectiblemente van a surgir por la creación de un mercado tan complejo en un plazo tan breve. Lo que en otros países demoró décadas, Argentina quiere hacerlo en tiempo récord: tres años.

En este sentido, y ante tal desafío, Do Rosario destaca las gestiones que INVEST lleva adelante con los desarrolladores a los fines de facilitar los trámites en las dependencias oficiales.

En lo que respecta a energía solar, la agencia releva que serán necesarios 7.000 contenedores en los puertos para almacenar los paneles solares que provendrán del exterior, principalmente de Asia y Europa.

El 50% de los sistemas fotovoltaicos deben ser transportados a Jujuy y Salta, por lo que parte de ellos ingresarán por puertos de Chile. Esta es una opción que están trabajando desde JEMSE, firma que se quedó con el parque solar de 300 MW en la Puna, conformado por 1.200.000 módulos que serán transportados a través de 40 camiones por día hacia un predio ubicado a 4.000 metros de altura.

Similar es la situación de la eólica: en un plazo de 6 meses se espera la llegada de 83 buques con 622 aerogeneradores que serán distribuidos a 29 parques en todo el país. Más del 50% de ellos arribarán al estratégico Puerto de Bahía Blanca, en la Provincia de Buenos Aires, donde ya se están realizando inversiones por 100 millones de pesos para reforzar muelles, caminos internos y las áreas de almacenamiento.

En lo que va de 2017, Do Rosario subraya que por estos y otros temas se llevaron adelante más de 100 reuniones con tecnólogos, empresas de servicios, funcionarios del Ministerio de Transporte, Vialidad, Puertos, AFIP, Aduana, ADIF, proveedores locales y potenciales inversores, entre otros organismos.

Se armó una “Mesa de coordinación de arribos” en los puertos para asegurar que el flujo de todos los proyectos en conjunto no sufra los cuellos de botella. Lo mismo con ADUANA, por temas impositivos que permitan destrabar el ingreso de equipos al país. “Va a haber novedades en el corto plazo”, asegura Do Rosario.