De mi mayor consideración:
Por la presente me dirijo a Uds. acusando recibo de su nota (en adelante la Nota) fechada el 08/01/2018 y
recibida en mano en la privada del Ministerio de Energía y Minería (en adelante MINEM) al día siguiente,
referida al Decreto N° 882/2017 y la Disposición SSCA-MINEM N° 527/2017 de la Subsecretaría de
Coordinación Administrativa del MINEM (erróneamente referida en la Nota como Decisión Administrativa
MINEM N°527-E/2017).

Si bien la Nota no está membretada, ni consigna su firma por parte de los remitentes, confirmé en forma
telefónica con el Diputado Negri su autenticidad, hecho que luego fue a su vez corroborado por el carácter
público que se le dio a la misma a partir de su publicación el 10/01/18 en el portal Infobae y que luego
fuera reproducida por otros medios, como así también mencionada por dirigentes de la UCR.

Más allá de las reuniones que el Ministerio de Energía y Minería ha estado y estará siempre dispuesto a
realizar con los equipos técnicos de Cambiemos o de los partidos que lo constituyen para debatir y clarificar
las decisiones de política energética que toma o tiene previsto tomar nuestro gobierno, cuando así le sea
requerido, pasaré a continuación a comentar los puntos principales a los que se refiere la Nota recibida.

1) La enajenación de las acciones de ENARSA en CITELEC
En primer término, luego de una atenta lectura de la Nota, se advierte que tiene por objeto cuestionar la
decisión presidencial de enajenar las acciones de ENARSA en CITELEC, empresa controlante de
TRANSENER, aún cuando la misma comienza con una crítica aparente a la Disposición SSCA-MINEM
Nº 527/17 citada.

Las razones de la decisión tomada por el Presidente de la Nación a propuesta del MINEM, están
claramente expuestas en los considerandos del Decreto Nº 882/17 y, por razones de brevedad, a ellos me
remito.

Se destaca también, en varias partes de la Nota, la idea de la importancia de la presencia del Estado
Nacional en TRANSENER, como si ésta fuese una empresa de control estatal, o que por razones
estratégicas relativas a su operación requiriese indefectiblemente de la presencia del Estado en su
composición accionaria.

Cabe recordar, sin embargo, que TRANSENER fue privatizada en el año 1993, teniendo a CITELEC como
accionista controlante. Desde entonces, CITELEC fue una empresa de capitales privados, originariamente
conformada por NATIONAL GRID y PEREZ COMPANC y, luego de sucesivas transferencias de
acciones, PAMPA ENERGÍA y PETROBRAS, PAMPA ENERGÍA, ELECTROINGENIERÍA y
ENARSA, hasta llegar a la composición accionaria actual (PAMPA ENERGÍA y ENARSA).

La presencia de un accionista estatal en ningún caso le otorgó a TRANSENER el carácter de empresa
pública, ni siquiera el de una empresa sujeta a los controles de la Ley Nº 24.156 (Ley de Administración
Financiera y de los Sistemas de Control del Sector Público Nacional).

Dicha empresa cuenta, tal como ustedes destacan acertadamente en su misiva, con un gerenciamiento de
primer nivel, es altamente sofisticada desde el punto de vista tecnológico y sus servicios mantuvieron
elevados índices de calidad, aún en las peores circunstancias, cuando se la privó desde el año 2002 de las
revisiones tarifarias previstas en el marco regulatorio y el contrato de concesión suscripto por el Estado
Nacional y, por ende, de los recursos necesarios para realizar inversiones y mantener un adecuado nivel de
operación.

Por ello, no es correcto afirmar que la entrada de ENARSA en el directorio de TRANSENER haya
resultado fundamental para mejorar su funcionamiento. Fue entonces la decisión, aquí sí, estratégica de
nuestro gobierno de velar por el cumplimiento de la ley y de los marcos regulatorios, la que inició el
camino de una recomposición tarifaria de las empresas de servicios públicos contando con el esfuerzo de
todos los argentinos y -repito, en cumplimiento con lo establecido por las leyes que regulan el sector- le dio
previsibilidad a TRANSENER para poder desarrollar su modelo de negocio.

En el año 2008, ENARSA adquirió el 25% de CITELEC a PETROBRAS, junto con
ELECTROINGENIERÍA que adquirió otro tanto.

Sin embargo, ENARSA no ejerció nunca sus derechos
como accionista designando directores que implicaran la presencia del Estado Nacional en la conducción de
TRANSENER. En los hechos, esta compañía ha sido co-controlada por PAMPA ENERGÍA y
ELECTROINGENIERÍA en los últimos diez años, lo que evidentemente pone en tela de juicio la
importancia estratégica que el Estado Nacional, al menos durante las anteriores administraciones -que no
creo que puedan ser calificadas como poco intervencionistas- le asignó a esa participación estatal en
TRANSENER.

2) El control de TRANSENER
Tampoco es correcto afirmar que el Estado Nacional, a través de ENARSA y de la ANSES, sea el mayor
accionista de TRANSENER.

Al respecto, cabe destacar que ENARSA no es titular de acciones directas de TRANSENER, sino que es el
accionista co-controlante de CITELEC, quien a su vez detenta la titularidad del paquete de control de
TRANSENER. Las decisiones de CITELEC son gobernadas por su estatuto societario y un acuerdo de
accionistas vigente entre sus socios que ENARSA debe cumplir como parte de los compromisos asumidos
por la compra de su participación accionaria. Los directores de CITELEC en TRANSENER están obligados
a votar como lo decida CITELEC.

De modo tal que ENARSA no podría adoptar posiciones de control junto con la ANSES para el gobierno
de TRANSENER, porque ello significaría incurrir en una violación de sus obligaciones contractuales y del
marco regulatorio eléctrico vigente establecido por la Ley 24.065 (erróneamente referido en la Nota como
Ley 25.065), que prohíbe a los generadores mantener una posición de control en una transportista eléctrica.
Al respecto, con motivo de la compra del 25% de las acciones en CITELEC al grupo
ELECTROINGENIERÍA, la Comisión Nacional de Valores (CNV) exigió inicialmente a ENARSA el
lanzamiento de una oferta pública de adquisición (OPA) por entender que había alcanzado una posición de
control en TRANSENER. Ello llevó a ENARSA a explicar fundadamente que no podía asumir tal posición
de control por prohibición expresa del marco regulatorio eléctrico, lo cual luego fue corroborado por el
Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) ante la consulta de la propia CNV.

En conclusión, de ningún modo puede afirmarse que el Estado Nacional es el accionista mayoritario de
TRANSENER, y mucho menos que dicha participación accionaria conjunta le otorga una posición de
control.

Por otra parte, con un Estado Nacional funcionando en plenitud y con un gobierno respetuoso de las
instituciones, los monopolios naturales (típico caso de los servicios públicos de red) no se controlan a partir
de la participación o intervención estatal en los mismos (ya tenemos bastante experiencia de lo que ello
significa en nuestro país), sino contando con Entes Reguladores que funcionen conforme a derecho y
eligiendo a sus autoridades por concurso público ante un jurado de reconocidos expertos en la materia,
como ha sido el caso del ENRE y del ENARGAS.

3) La operación de compra de 2016 y sus resultados económicos para ENARSA
La Nota consigna en forma errónea que ENARSA compró en Septiembre de 2016 el 13% de las acciones
de la empresa TRANSENER. En efecto, ENARSA compró el 25% del paquete accionario de CITELEC
(titular del 52% de las acciones en TRANSENER) que fue ofrecido en venta por su titular hasta entonces,
ELECTROINGENIERÍA. Asimismo, ENARSA ya era titular de otro 25% de CITELEC adquirido a
Petrobras en 2008, aunque nunca había designado directores en TRANSENER, situación que se modificó
con la asunción de nuestro gobierno.

Contrariamente a lo que afirman en la Nota, la adquisición del 25% de las acciones de CITELEC por parte
de ENARSA fue una adquisición de última instancia. En efecto, eran de público conocimiento -a mediados
del año 2016- las dificultades financieras que atravesaba el grupo ELECTROINGENIERÍA, empresa que
empezó a evaluar alternativas de desinversión, entre ellas desprenderse de su participación accionaria en
CITELEC. Fue así que ENARSA le presentó al MINEM la estrategia a seguir para ejercer el derecho de
preferencia que tenía por el acuerdo de accionistas de CITELEC para la compra del 25% de su paquete
accionario, una vez que fuera notificado en forma fehaciente por el grupo ELECTROINGENIERÍA de las
ofertas que tenía, en primer término de la firma MediaInvest S.A. y luego de Disvol S.A. para dicha
transacción.

Las razones esgrimidas por ENARSA, en oportunidad de solicitar autorización para la compra de esa
participación accionaria, fueron principalmente económicas, toda vez que en la estimación de valor
acompañada mediante Nota ENARSA Nº P6535/2016 del 20-9-2016 se sugirieron diferentes escenarios de
valuación, considerando una posible normalización tarifaria que provocaría un aumento en el flujo de
fondos de la compañía y, por ende, de su valor de mercado.

Además, ello le permitiría acrecentar su participación, llegando a una posición de co-control con el otro
accionista de CITELEC, lo que podría redundar en un mayor valor de mercado al momento de una futura
venta. Es decir, ENARSA tuvo claramente en cuenta y este ministro lo avaló, al momento de proponer y
considerar la operación de compra, la posibilidad de aprovechar una oportunidad de negocio antes que una
decisión de tipo estratégica que, por otra parte, para asegurar el adecuado uso de los recursos públicos
también estamos obligados a poder cuantificar y no solo declamar.

En este sentido, el valor de mercado de TRANSENER en la actualidad, influido a nuestro entender también
por el dictado del Dto. 882/2017 que dispone la enajenación del co-control de ENARSA en CITELEC, tal
como bien lo afirman ustedes en su nota, nos lleva a corroborar que la venta actual de las acciones de
ENARSA permitiría realizar una ganancia más que importante en beneficio de la empresa estatal. Ese fue,
en definitiva, el resultado buscado, y no dejar que ese buen negocio lo concretara un tercero. Por ello,
estamos orgullosos en asegurar que ENARSA se comportó profesionalmente y ejerció sus derechos en
forma diligente y correcta, generando un buen negocio para sus accionistas, actuando después de muchos
años de descontrol como una empresa eficiente que toma acertadas decisiones de negocio.

ENARSA únicamente tuvo en cuenta la posibilidad de aprovechar una oportunidad de negocio antes que
una decisión estratégica de política energética, y en ningún caso se le instruyó a ENARSA para que adopte
dicha decisión teniendo en miras una reestatización de TRANSENER.

Para que el ejercicio del derecho de preferencia sobre la venta de las acciones de ELECTROINGENIERÍA
realmente constituya la mejor operación económica en toda la historia de ENARSA, como se afirma en la
Nota, es necesario concretar la ganancia, y solo mirando el indicador bursátil se advierte que la misma sería
realmente beneficiosa, obteniéndose posiblemente un 500% comparando el valor de compra y el de posible
realización.

El Decreto Nº 882/17 le encomendó a Integración Energética Argentina S.A. (en adelante IEASA) , la
nueva denominación de ENARSA luego de su fusión por absorción con EBISA, concentrar la ejecución de
las obras públicas que en materia energética lleva adelante el Estado Nacional a través de este Ministerio,
especialmente las represas de generación hidráulica del “Complejo Hidroeléctrico CONDOR CLIFF – LA
BARRANCOSA sobre el Río Santa Cruz”, los gasoductos regionales en ejecución y la Central Térmica
Río Turbio, para lo cual requerirá de fondos públicos que hoy el Estado Nacional solo podría obtener con
mayor endeudamiento.

En este sentido, la venta de los activos dispuestos por el mencionado Decreto (entre ellos las acciones de
ENARSA en CITELEC) persigue el propósito de generar fondos genuinos, a través de su venta, para
aplicarlos en obras públicas donde el sector privado no ha participado.

4) La Disposición SSCA-MINEM N° 527/17
Como se ha mencionado más arriba, a través del Decreto N° 882/17 el Poder Ejecutivo nacional instruyó a
este Ministerio de Energía y Minería a llevar adelante una serie de acciones vinculadas con la fusión por
absorción de ENARSA y EBISA, revistiendo la primera el carácter de absorbente, bajo la denominación de
IEASA.

Entre las diversas acciones previstas en el citado Decreto, el artículo 6° instruyó a este Ministerio a
“impulsar las medidas necesarias para que INTEGRACIÓN ENERGÉTICA ARGENTINA S.A. proceda a la
venta, cesión u otro mecanismo de transferencia, según corresponda, de: … c. La participación accionaria
de ENARSA en COMPAÑÍA INVERSORA DE TRANSMISIÓN ELÉCTRICA CITELEC SOCIEDAD
ANÓNIMA”.

Dicho artículo previó, también, la posibilidad de que el desarrollo de los procedimientos y la suscripción de
los documentos contractuales para cumplir con los fines del Decreto sean realizados por este Ministerio o
encomendados a IEASA (conf. artículo 6° in fine del Decreto N° 882/17).

En ese marco, entonces, y bajo la autorización prevista en el artículo 11 del mismo Decreto, se dictó la
Disposición SSCA-MINEM N° 527/2017 por la que se autorizó el llamado a Concurso Público Nacional N
° 452-0003-CPU17 para la contratación de un servicio de consultoría para la evaluación y el asesoramiento
financiero integral para el diseño y estructuración del proceso de enajenación de la participación accionaria
perteneciente a ENARSA en la empresa CITELEC; se aprobó el Pliego de Bases y Condiciones
Particulares y las Especificaciones Técnicas y se encomendó a la Dirección de Compras y Contrataciones
llevar a cabo el procedimiento correspondiente a la convocatoria, las presentaciones y apertura de las
propuestas y todos los trámites atinentes al proceso de selección.

Por otra parte, de acuerdo con la normativa que rige las contrataciones públicas de la Administración
Nacional, el procedimiento de selección se realiza a través del Portal de Compras Públicas Electrónicas
COMPR.AR, que garantiza la publicidad, transparencia y objetividad del procedimiento de selección.
Con relación a la circunstancia de que la convocatoria a concurso público haya sido dispuesta por el
Subsecretario de Coordinación Administrativa, Ing. Marcelo P. Blanco, cabe señalar que ello obedece a la
distribución de funciones operativas -en materia de contrataciones- propia de la organización institucional
de este Ministerio.

Además, la decisión de venta, cesión o transferencia de la participación accionaria de ENARSA en
CITELEC ha sido tomada por el Poder Ejecutivo nacional mediante el reseñado artículo 6°, inciso c), del
Decreto N° 882/17, y no a través de la Disposición citada.

Por lo tanto, la alusión al posible interés de un funcionario (que ejerce tareas de coordinación
administrativa del MINEM) por su pasado como Director en PAMPA ENERGÍA (empresa que por otra
parte no puede acrecentar su participación accionaria en CITELEC), en la venta de las acciones de
ENARSA en CITELEC -funcionario que por otra parte no será responsable de autorizar la venta cuando
ésta ocurra luego de un proceso competitivo- no deja de ser innecesaria y, en todo caso, si hubiera habido
alguna duda, ésta hubiese ameritado una consulta previa a este ministro.

En este aspecto, en su nota se expresa: “Llama la atención entonces porqué la Decisión Administrativa
(sic) 527 E-2017 solo se limitó a analizar la venta y no la cesión ni otro mecanismo de transferencia…”.
Lo que llama verdaderamente la atención es la errónea interpretación efectuada tanto del Decreto N°
882/2017 como de la Disposición SSCA-MINEM N° 527/2017, toda vez que ésta se refiere expresamente
al “proceso de enajenación” de la participación accionaria de ENARSA en la empresa CITELEC. Enajenar
significa vender o ceder la propiedad de algo (bienes, derechos, etc.).

Por ello, el resultado de la consultoría
que eventualmente se contrate determinará cuál es el mecanismo más competitivo para la enajenación
(venta, cesión, transferencia) de la participación accionaria en cuestión, a fin de preservar el patrimonio
estatal.

Finalmente, cabe mencionar que el presupuesto estimado en la Disposición SSCA-MINEM N° 527/2017,
de $24 millones (IVA incluido), ha sido tomado como una estimación, a fin de atraer oferentes de primer
nivel para una tarea en la cual no cobrarían menos del 1% del valor de la transacción; mientras que en este
caso se está limitando el honorario a menos del 0.4% (ello teniendo en cuenta el valor actual de cotización
y que la tenencia en CITELEC, como mencionara más arriba tiene un Premium).

Por todo lo expuesto, convencidos de la dirección que hemos tomado, espero haber dado satisfacción a sus
demandas. De no ser así, o de tener algunas nuevas, quedo a disposición para reunirnos a la brevedad.
Sin otro particular saluda atte.