La reglamentación de la Ley N°27.191, “Régimen de Fomento Nacional para el uso de Fuentes Renovables de Energía destinada a la Producción de Energía Eléctrica”, estaría cubriendo algunos aspectos que no habían sido pensados que iba a abarcar. En relación al rol de las cooperativas de electricidad, se habla de un cambio de paradigma en su negocio.

Desde el sector creen que un camino para las cooperativas es empezar a generar electricidad, con negocios por dentro o por fuera de las cooperativas. Eso cambia el rol de las cooperativas como distribuidores de energía y se abre la posibilidad de autogenerar por potencias contratadas.

Este paradigma va en crecimiento. Lo demuestran los proyectos de cooperativas presentados a RenovAr y más aún aquellos que ganaron las adjudicaciones. Mientras que en RenovAr 1 fueron dos las propuestas en las que estuvieron involucradas cooperativas: en Córdoba la Central Térmica de Biogás “Huinca Renancó” (1.6 MW) que contó con la iniciativa de la Cooperativa Limitada de Electricidad y Servicios Anexos de Huinca Renancó (CEHR), y el proyecto en San Luis, de la misma tecnología, la Central Térmica “Yanquetruz” perteneciente a la Asociación de Cooperativas Argentinas  (ACA). En RenovAr Ronda 2 esto creció siendo 5 las propuestas de cooperativas, entre las que se encuentra la de Rojas en provincia de Buenos Aires, con el proyecto de biomasa “Rojas” (7 MW). Para RenovAr Ronda 3 se espera que los números continúen en ascenso porque ya existen ideas de proyectos que se están analizando.

Al respecto, Omar Zorzenon, coordinador de la Comisión de Política Energética de la Federación Argentina de Cooperativas de Electricidad y Otros Servicios (FACE), opinó que “Quizás eso nos transformaría a nosotros en una pequeña CAMMESA que pueda comprar, que pueda generar, que pueda vender; también que socios nuestros puedan generar, consumir y vender a la red. Y a lo mejor en algún momento entre socios nuestros se pueda hacer algún negocio de energía contratada”. Además agregó que, sumado a esto, es probable que se vayan a dar en el futuro más asociaciones entre cooperativas, hoy es el caso entre, por ejemplo, algunas cooperativas de agropecuarias y cooperativas eléctricas.

Lea también: Un emotivo discurso para “despertar” a las cooperativas sobre las energías renovables

Más allá de que continúen las dificultades para encontrar financiamiento, existen avances en las cooperativas, que se perfilan para ser el socio ideal para algunos actores. Dentro de las ventajas con las que cuentan las cooperativas Zorzenon detalló que “tienen el socio al cual atender como obligación, tienen recursos dentro de su zona de concesión y no persiguen fines de lucro (no pagan impuestos a las ganancias). A excedente cero la tasa de retorno, lo único que tiene que cubrir es la tasa de interés”.

Además el coordinador de la Comisión de Política Energética de FACE agregó que “La generación distribuida es una revolución muy fuerte, pero nos obliga a un tema más profundo que generar solamente y es un tema tecnológico que ofrezca redes inteligentes necesarias para administrar”.  Lo que se está trabajando en la entidad que nuclea a casi la mitad de las cooperativas eléctricas de todo el país, es en una red tecnológica que con el tiempo, quizás en 5 o más años, con un smart phone e internet se pueda atender, controlar, facturar, corregir y atender las líneas de energía.  Esa es una preocupación además de la generación distribuida que ya cuenta con su momento de debate entre las reuniones de la FACE.