Black Orchid es una empresa de Colombia dedicada al desarrollo de proyectos de energía solar para clientes comerciales e industriales.

En una entrevista para Energía Estratégica Colombia, Andrés Beker, Director y Co-fundador de la firma, cuenta cómo se encaminan los planes de negocio de Black Orchid.

¿Qué tipo de proyectos están realizando hoy en Colombia, de qué tecnología y a qué escala?

En este momento tenemos 4 proyectos en desarrollo de energía fotovoltaica con trackers y paneles bi-faciales. En su totalidad suman, aproximadamente, 80 MW (DC).

¿Están desarrollando proyectos a mediana escala? 

En este momento estamos concentrados principalmente en proyectos de escala Utility. Sin embargo, hemos desarrollado varios proyectos comerciales menores, a 500kW.

¿Son rentables para celebrar contratos PPAs con empresas?

Son proyectos atractivos en dado caso de que se negocie bien su PPA, hemos logrado ofrecer precios por kWh muy competitivos comparados a la oferta del mercado.

Es un espacio muy atractivo, que poco a poco se está convirtiendo más conocido y más accesible por parte de los consumidores y por parte de la estructura comercial/legal en Colombia.

En el 2017, cuando iniciamos nuestro canal de generación distribuida (escala comercial), no existían todos los recursos ni estructuras con las que hoy ya contamos en Colombia. Era un espacio en desarrollo y crecimos con él. Ese crecimiento nos llevó a lo que somos hoy.

¿Están evaluando dar soporte a estos proyectos con baterías?

Nuestros proyectos actuales están diseñados sin almacenamiento. Sin embargo, hemos asegurado agregar todos los componentes necesarios en dado caso de que decidamos implementar sistemas de baterías.

¿En qué sentido las baterías podrían mejorar a los proyectos, y a su rentabilidad?

Las baterías servirían específicamente para que el proyecto pueda otorgar un flujo de energía más estable, las curvas de generación de los proyectos solares están definidas por la exposición al sol y sólo pueden inyectar energía durante esas horas de luz.

Las baterías eliminarían esta restricción, dándonos la libertad de entregar energía en los horarios más convenientes para la red y la posibilidad de aprovechar al máximo la capacidad de inyección otorgada por los operadores de red a través de un flujo de energía más constante.

¿Desde Black Orchid Solar pretenden comenzar a incursionar sobre el mercado de las baterías?

Sí, creemos plenamente en que el mercado de energía renovable en su totalidad va a ser impulsado de manera drástica con el uso de almacenamiento.

Ya es una realidad económica y en este momento estamos empezando a ver su aplicación en la mayoría de los sistemas, aunque Latinoamérica está algo atrás en esta implementación en comparación al resto del mercado.

La meta siempre ha sido poder competir contra otras fuentes de generación no renovables y las baterías son el último eslabón para poder sustituirlas. Hoy, me alegra saber que hemos llegado al inicio de esa revolución, estamos viviendo un momento histórico, donde las baterías son el componente final que nos darán a las energías renovables la misma fuerza que cualquier otra fuente.

En ese sentido, ¿evalúan presentarse a la subasta de baterías que pretende lanzar el Gobierno nacional?

Estamos preparándonos en lo que es posible para presentarnos a la subasta, creemos plenamente en que las baterías formarán parte del futuro de la generación de energía renovable en este país y nos alegra ver que Colombia está promoviendo este cambio.

En general, ¿qué observaciones hace del mercado de renovables en esta coyuntura atravesada por el Coronavirus?

Estos momentos de incertidumbre son los mejores para mostrar que los cambios pueden ser muy positivos. Pero son estos mismo momentos de incertidumbre que conllevan a la poca determinación para proceder de todos cuerpos involucrados en un desarrollo.

Esta falta de determinación está retrasando no sólo el desarrollo de algunos proyectos sino el de nuestro país. Estamos enfrentando un momento donde tenemos la responsabilidad de seguir hacia adelante para demostrar lo necesario que es nuestro trabajo. En estos momentos muchos lo olvidan, pero somos parte de algo mucho más grande que nuestros propios hogares, nuestras oficinas y nuestros proyectos.

Con mucho orgullo, por el esfuerzo de nuestro equipo y todas las entidades involucradas, hemos podido reanudar en un 100% nuestras operaciones con procedimientos más eficientes y ágiles. En estos momentos de incertidumbre tenemos que demostrar que, por más que sea difícil, podemos avanzar unidos hacia un nuevo mundo.