La COP23 tuvo lugar del 6 al 17 de este mes en Bonn, Alemania. Allí participaron mandatarios y diplomáticos de una gran cantidad de naciones de todo el mundo, entre ellas la Argentina.

Como resultado, se determinaron algunas cuestiones a nivel global, como el compromiso de desalentar el uso del Carbón, mineral que genera el 40 por ciento de la electricidad del mundo pero que es uno de los combustibles más nocivos para el medioambiente. Es por ello que se conformó una alianza de 20 países que se comprometieron a dar cierre de sus centrales de carbón.

Por otro lado, se anunció un proyecto para crear un seguro de riesgo climático denominado “InsuResilience”. El sistema está dirigido a unas 400 millones de personas en estado de vulnerabilidad. La iniciativa cuenta con fondos de alrededor de 550 millones de dólares.

Por su parte, la Argentina hizo un balance propio de la COP23, que a los ojos de Carlos Gentile, subsecretario de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable de la Nación, fue “positivo”.

En diálogo con Energía Estratégica, el funcionario, quien además es referente del Gabinete Ampliado de Cambio Climático, señaló que el Gobierno nacional en su presentación apuntó sobre 3 ejes: Mapa de riesgo de cambio climático; Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (GEI); y el Plan Sectorial, que involucra 3 temas: Energía, bosques y transporte.

En lo que respecta al Sistema de Mapas de Riesgo del Cambio Climático, según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, es una plataforma interactiva que permite visualizar mapas de riesgo sobre diversos escenarios de amenazas y vulnerabilidades sociales relacionadas con el fenómeno.

“La herramienta será de gran utilidad para los tomadores de decisiones, tanto del sector público como del privado”, aseguran desde la cartera que conduce Sergio Bergman.

En cuanto al Inventario Nacional GEI, se presentó esta herramienta que -expresa Gentile- permite compartir información a lo largo y ancho del país junto a las provincias y municipios. “A partir de ahí, los ministerios provinciales pueden empezar a generar datos locales más precisos e interactivos”, señala el funcionario.

Por último, el plato fuerte: los 3 planes sectoriales. “Energía y Cambio Climático; Bosques y Cambio Climático; y Transporte y Cambio Climático con 3 aspectos que explican el 93 por ciento de las emisiones evitadas en las contribuciones argentinas”, subraya el subsecretario.

Lea también: «En busca de financiamiento, Argentina lleva una propuesta a la cumbre del clima»

Es decir, en estos tópicos se erige la Contribución Nacional Determinada (NDC, por sus siglas en inglés) argentina que se compromete al 2030 reducir emisiones de GEI en un 18 por ciento (como escenario incondicional), con una perspectiva de elevar el número al 37 por ciento, en caso de conseguir financiamiento para apalancar obras.

En lo que respecta a Energía, Gentile asegura que es el aspecto más importante en términos de transformación. Por un lado, se pretende diversificar la matriz energética, con iniciativas como el Programa RenovAr o la Ley de Generación Renovable Distribuida a nivel nacional, pero no sólo apunta a mejorar la oferta, sino que trabaja sobre la demanda.

En este último punto, el subsecretario de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable destaca acciones de eficiencia energética sobre la que ya trabaja el Gobierno y la incorporación de tecnología que permita suplir consumos fósiles, como el uso de calefones solares.

Trabajo al 2018

Consultado sobre los próximos pasos que dará la Argentina en esta materia, y ya pensando en la COP24 que se desarrollará a finales del año entrante, Gentile asegura que se profundizarán los trabajos sobre los ejes mencionados, los cuales continúan en etapa de borrador “pero muy avanzados. Sólo les falta una vuelta más”, indica.

Además, se empezarán a revisar al sectores como Agroindustria, Producción e Infraestructura, que apenas constituyen el 7 por ciento de la propuesta de mitigación que propone la Argentina ante Naciones Unidas, significan un aspecto fundamental a lo que hace la “adaptación”, es decir, evitar futuras emisiones.

Para ello, adelanta Gentile que se continuará trabajando con el Gabinete Ampliado de Cambio Climático, espacio donde colaboran mancomunadamente el sector público y el privado para avanzar en estos temas.

Lea también: «“Apostamos un 20 por ciento de energías renovables para 2025”, dijo Gentile»

Otro punto importante será el financiero, para apalancar obras. “En el marco del Gabinete, vamos a evaluar una a una a todas las medidas, y divisar estrategias como crear eventuales impuestos –cómo se generan, cómo se aplican-, gestionar bonos verdes –cómo se regulan-; esto no está claro todavía a nivel internacional”, dice el funcionario.

Por otro lado, se está hablando con el sector privado para robustecer la ambición actual. Se llevaría una propuesta mejorada en 2020.