“Estamos en etapa de terminar de asociar las empresas al clúster, invitándolas a compartir sus potencialidades, clientes, know how: sus capacidades”, cuenta subsecretario de Energía y Minería de Mendoza y presidente de la Empresa Mendocina de Energía (EMESA), Emilio Guiñazú, en diálogo con Energía Estratégica.

El funcionario, uno de los actores más comprometidos con esta iniciativa dentro del Ministro de Economía, Infraestructura y Energía de Mendoza, destaca el interés tanto del sector empresario en la conformación de este espacio como de la Subsecretaría de Integración de Políticas Productivas del Ministerio de Producción de la Nación.

Gustavo Perego, titular de la dependencia, declaró a la prensa al respecto: “lo que hacemos desde el Gobierno Nacional es ayudarlos en ese proceso, mostrarle las herramientas que podemos facilitarles. Hay oportunidades. A diferencia de antes, hay megas que se están instalando, hay nuevas licitaciones y proyectos de la provincia de Mendoza”.

El espacio, asegura Guiñazú, apunta a integrar a todos los industriales de las renovables para que “se empiecen a complementar en temas como de investigación y desarrollo, trabajar en conjunto con institutos tecnológicos, universidades”.

Lea también: «Impulsan la creación de un clúster de energías renovables la Provincia de Mendoza»

“Hay muchos casos donde las capacidades tecnológicas que sirven para fabricar componentes para aerogeneradores, sirve también para fabricar componentes para mini-centrales hidroeléctricas y para algunos elementos de fotovoltaicos. La electrónica para generación eólica aplica directamente en lo que es electrónica de potencia para la energía fotovoltaica”, explica el subsecretario.

Señala que la idea es replicar experiencias positivas que han resultado de Clústers de otros rubros como el vitivinícola, que se desarrolló en la propia Provincia de Mendoza, o bien el de Petróleo, Gas y Minería, constituido en Córdoba.

“Son buenos ejemplos para aprender a cómo empresas orientadas a sectores industriales muy diferentes fueron adaptando sus capacidades y conocimientos para mejoras”, subraya Guiñazú.

Consultado por plazos, el funcionario admite que “va a llevar tiempo”. “Estos procesos llevan años hasta que se terminan de consolidar; pero lo importante es que hemos logrado vincular a las empresas, que empiecen a intercambiar información, que se hayan inscripto en el registro de proveedores para que nosotros podamos lanzar acciones de desarrollo bien orientadas”, remata el ex IMPSA.