A pesar del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO) decretado por el Gobierno nacional, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista (CAMMESA) llevará a cabo la subasta para el mercado privado de energías renovables, conocida como ‘MATER’, correspondiente al primer trimestre de este año.

La presentación de ofertas por prioridad de despacho coincide con día de finalización de la cuarentena total: el martes 31 de este mes.

Si bien hay rumores de que el Gobierno va a extender esta medida preventiva hasta el 12 de abril, desde CAMMESA explican a Energía Estratégica que esta primera parte de presentación de ofertas se lleva a cabo por correo electrónico, por lo que no hay motivos de suspender el proceso.

No obstante, podría haber inconvenientes en el caso de que más de un proyecto se presente en un mismo nodo que no tuviera capacidad de potencia suficiente y requiera de un desempate técnico para la asignación de prioridad de despacho.

Según el calendario oficial de CAMMESA, el 8 de abril la entidad debería informar de este posible suceso a los oferentes, y el trámite es presencial. En tal caso, de seguir vigente la cuarentena total, podría implementarse la presentación en forma virtual con los interesados.

De acuerdo al cronograma, el 22 de abril será el acto de presentación de la información requerida para desempate, en caso de necesitarlo. Y el 4 de mayo se asignará prioridad de despacho a aquellos proyectos de energías renovables que resulten ganadores.

14 días después, el 18 de mayo, los adjudicatarios deberán presentar la caución para validar su asignación correspondiente.

¿Habrá adjudicatarios?

Una de las principales incógnitas es si habrá interesados en obtener prioridad de despacho.

Desde que se desató la crisis financiera en Argentina sobre finales del 2018, donde el riesgo país subió de 600 puntos básicos en julio a más de 800 en diciembre, las convocatorias del MATER quedaron vacantes.

Seis subastas consecutivas quedaron sin asignaciones. Actualmente, con la crisis económica mundial que desató la pandemia del COVID-19, los mercados emergentes como Argentina fueron golpeados. Hoy el riesgo país argentino supera los 4.000 puntos básicos.