11 de julio de 2019

Energía Estratégica

Por Energía Estratégica.
[email protected]

Sugieren que el Gobierno presente un Plan Nacional de Desarrollo que incluya la política energética a seguir en los próximos años

El mismo debería marcar prioridades en la agenda nacional para que puedan acoplarse tanto empresarios como el sector científico y tecnológico.

El Dr. Roberto Salvarezza, diputado nacional por Unidad Ciudadana y exdirector del CONICET, junto al Dr. Alejandro Villar, rector de la Universidad Nacional de Quilmes, formuló como idea clave para el próximo año incorporar un Plan Nacional de Desarrollo donde se delinee la política estratégica que va a seguir Argentina.

Como expositores en la jornada debate “Transición energética en Argentina: pensando la política energética para el desarrollo industrial, tecnológico y científico nacional”, Salvarezza y Villar debatieron principalmente sobre la hoja de ruta y los temas que podrían contener la agenda del sector energético en los próximos 10 años.

Una definición de los principales temas sería importante para dar previsibilidad al mercado, transparentar hacia dónde se dirigirán los esfuerzos políticos y finalmente a dónde irán las inversiones.

“Cuando hablo de un Plan Nacional de Desarrollo sería para justamente determinar cuáles son los nichos, dónde está la eficacia en el desarrollo. Hacia dónde tenemos que ir tiene que estar perfectamente delineado. Luego, la eficiencia es cómo nos movemos hacia esos objetivos, donde tendrá que estar el Estado, la industria y el sector científico y tecnológico, si queremos que esto esté funcionando”, opinó Roberto Salvarezza.

Para el diputado los debates y la participación de cada sector son parte fundamental para la conformación de la misma: “gran parte de la discusiones que se hacen tienen que ser parte de la agenda (…) construyamos una agenda, los que están hoy en día organizando debates tienen que compartir las conclusiones; no se me ocurre otra forma más democrática de cómo hacerlo”. 

Adhiriendo a aquello, Alejandro Villar agregó que sería un paso político importante construir el plan de desarrollo junto a los actores: “es necesario e importante tener en cuenta la agenda social y productiva de argentina”. Similar a lo que otros países de la región como Chile y Colombia realizaron en los últimos años con su “Ruta Energética”. 

Entre los desafíos que tiene Argentina en el corto plazo para afrontar la transición energética, la Licenciada Marisa Duarte, presidente del Instituto Argentino para el Desarrollo Económico, reforzó la idea anterior opinando que “esta política estuvo mucho más orientada a satisfacer nichos del mercado del sector privado, mayoritariamente extranjero, y con una política poco clara, poco transparente y para nada consulta, que ha generado el agravamiento de problemas estructurales de la economía argentina”.

“En muchos sectores hay un desquicio en términos institucionales, legislativos y de regulación, que tienen superposiciones o contradicciones que hacen muy difícil pensar la cuestión energética como un sistema ordenado (…) y no permiten llevar a cabo una política energética a largo plazo consistente”.  

Lea también: «Escenarios Energéticos 2040: las proyecciones que incluyen más penetración de energías renovables»

Otros elementos a tener en cuenta que se mencionaron en esta jornada debate fueron la generación de empleo y a la economía social y solidaria para vincular comunidades con las tecnologías y convertirlas en actores relevantes. Algo similar a lo que este año se presentó en el sector energético mexicano a través del Plan Nacional de Desarrollo propuesto por la administración de Andrés Manuel López Obrador (ver más). 

Respecto a la participación de la academia, se retomó la importancia de que instituciones dedicadas a la educación e investigación sean las primeras en ejercer como consultoras del Gobierno nacional, tanto en el sector energético como en otros esferas sociales y económicas que atraviesan a la industria, la ciencia y la tecnología. 

“…debería quedar por ley y no por decreto, como se hizo anteriormente, que el sistema científico y universitario sea el primer consultor que tenga el Estado (…) me refiero a que esté legitimado para que pueda opinar y ser demandado de opinión”, consideró el diputado Roberto Salvarezza.

En este sentido, es preciso recordar que en mayo de 2004 Nestor Kirchner firmó un convenio con universidades nacionales para que estas respondieran como primer consultor frente a cualquier necesidad del Estado y así reforzar el rol de las universidades en el país, a la vez de evitar los costos de comisiones de privados. 

Aquel acuerdo, según el rector de la Universidad de Quilmes, “fue una de las primeras cosas que este nuevo Gobierno eliminó, reemplazando a las universidades por consultoras privadas”. 

No obstante, no es un recurso que haya sido desplazado en su totalidad, ya que sin ir muy lejos, frente al apagón del pasado mes de junio el Gobierno nacional convocó para que evalúe las fallas de Transener al Laboratorio de alta tensión del Instituto de Investigaciones Tecnológicas para Redes y Equipos Eléctricos (IITREE) de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata. 

Un Comentario

  1. Avatar Jorge Higinio Barrera dice:

    Planificación de mediano y largo plazo participativa, revisable y consensuada sectorial y regionalmente. Ejecucion descentralizada con plena participación de los actores…..

Dejanos tu comentario sobre este artículo