18 de mayo de 2017

Guido Gubinelli

Por Guido Gubinelli
[email protected]

Críticas y respaldos al acuerdo con China para financiar dos centrales nucleares

Tras el convenio logrado por el Presidente Macri en China, que facilitará US12.500 millones para la construcción de nuevas usinas nucleares, se levantaron diversas opiniones. Desde la NA-SA destacan la potencia firme que garantiza esta tecnología y la alta integración de componente y mano de obra nacional que demandará su construcción.

Según consignó el diario Clarín, ayer Mauricio Macri logró 16 acuerdos con el mandatario chino, Xi Jinping, por un total de US$ 17.000 millones.

La mayor parte de aquel préstamo (US$ 12.500 millones) irá a parar a la construcción de la 4ta y 5ta central nuclear. El convenio quedó sellado tras la rúbrica del presidente de Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NA-SA), Omar Semoloni, el titular de la Junta CNNC, Wang Shoujun, y el presidente de CCCME, Yang Chaodong.

Según lo acordado, las nuevas usinas en base a uranio tendrán una capacidad de potencia de 2 GW: 745 MW tendrá la 4ta central (a instalarse en inmediaciones de las Atuchas I y II en Lima, Provincia de Buenos Aires), y 1.150 MW la 5ta usina (a montarse en Río Negro, el lugar aún no se ha definido), según informaron desde NA-SA a este medio.

Cabe destacar que ambos proyectos comenzaron a planificarse durante el mandato de Cristina Kirchner. Cuando la ex presidente expresó su decisión en tomar créditos para avanzar con estas obras, se levantaron algunas críticas. Ahora, tras los acuerdos, el mismo juicio reaparece.

Quienes rechazan la iniciativa consideran que la tecnología nuclear es peligrosa, poniendo como ejemplo accidentes emblemáticos como los de Chernobyl y Fukushima, y recuerdan que hay países que están invirtiendo en deshacerse de las nucleares, como el caso de Alemania. Además, critican que son mucho más costosas que, por ejemplo, las energías renovables.

Lea también: “Misión a China: polémica por las nucleares, hidroeléctricas de Santa Cruz y Vaca Muerta”

Una de las reprobaciones de mayor peso es tal vez es la del gobernador de Chubut, Mario Das Neves, que al enterarse que una de las usinas se construiría en inmediaciones de su provincia la rechazó categóricamente. “Dejan un desastre ambiental”, consideró.

Quien también se manifestó en contra fue la diputada nacional del FpV por Río Negro, María Emilia Soria, que sentó posición frente al anuncio de la 5ta central del Gobernador de aquella provincia, Alberto Weretilneck. Disparó: “Este anuncio no tiene ningún tipo de consistencia y solo pretende instalar el tema para ir allanado el terreno sobre un proyecto que va claramente en contra de los intereses de los rionegrinos y del cuidado de nuestra salud y medio ambiente”.

Para el sector de las renovables, el costo de inversión que demandan centrales nucleares es demasiado alto y podrían utilizarse estos US$12.500 millones en otras tecnologías. Comparan que para los 59 proyectos adjudicados del Programa RenovAr, en sus certámenes Ronda 1 y 1.5, por 2.423,5 MW, requerirán de fondos por US$ 4.000: cuatro veces menos por más potencia.

No obstante, desde Nucleoeléctrica Argentina consideran que no se debe enfrentar la tecnología nuclear con la eólica y solar ya que “son complementarias” entre sí. Argumentan que estas renovables carecen de potencia firme, a diferencia de las primeras, y que ninguna provoca emanaciones de impacto ambiental en su funcionamiento.

Por otro lado, desde NA-SA destacan la mano de obra que movilizarán las usinas a base de uranio en el país. “Para la cuarta central, aprovechando la experiencia de Embalse, donde todos los componentes se fabricaron en el país, se va a repetir en mayor o menor medida el mismo esquema”, aseguran.

“Esa es la ventaja de la que 4ta central (Atucha III), se monte con tecnología CANDU porque no sólo los componentes se van a desarrollar acá sino que también se utilizará mano de obra especializada nacional. Hay mucho conocimiento y técnico argentino”.

Lea también: “Diversificación: en la Patagonia construirán la quinta central nuclear de Argentina”

Quien también defendió los nuevos acuerdos fue el ex secretario de Energía de la Nación, Daniel Montamat, uno de los directores de YPF. “En un país que necesita diversificar la matriz de energía, muy concentrada en las fósiles, la nuclear tiene un rol que debe preservarse. Eso no quiere decir que saque de juego a las energías renovables”, señaló en diálogo con Cadena3, y consideró:  “Acepto las críticas, pero hay que tener cuidado con las ideologías en las que subyace que todo lo que sea renovable está bien y lo que no, tiene problemas. No podemos depender sólo de las renovables”.

Según el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano, Atucha III comenzará a construirse a principios del 2018 y generará electricidad para más de 1 millón de personas de todo el país. Desde NA-SA completan: la obra movilizará 5 mil puestos de empleo directos, utilizando mano de obra especializada nacional, y estará construida en el plazo de 7 años.

“La idea es llegar en el año 2025 a los 2.500 MW de potencia instalada”, lo que representa un “42 por ciento más” de lo que se produce en la actualidad de energía nuclear, especificó Gadano.

Un Comentario

  1. Ing. Francisco Noguera dice:

    Como ex integrante de CNEA y desarrollador de la fabricaciòn de las pastillas de diòxido de uranio de los primeros elementos combustibles nacionales para Atucha I y Embalse, no puedo mas que sentir orgullo por estas noticias. Pienso que es bueno la diversificaciòn de la matrìz energètica. Estoy seguro que se està trabajando con seriedad en el tema nuclear. Solo instalo la inquietud: què se està haciendo con el futuro de los residuos radiactivos?

Dejanos tu comentario sobre este artículo