17 de mayo de 2017

Gastón Fenés

Por Gastón Fenés
[email protected]

Misión a China: polémica por nucleares, hidroeléctricas y Vaca Muerta

Juan Carlos Villalonga, Diputado Nacional por Cambiemos, planteó en una entrevista para Energía Estratégica su visión sobre cómo debería diversificarse la matriz energética mientras los principales ministros de Gobierno se encuentran de visita en China buscando financiamiento para proyectos de energía.

Argentina construirá dos nuevas centrales de energía nuclear, una en Buenos Aires, otra en Río Negro… ¿Cuál es su posición?

Bueno, aquí vienen los dilemas. Porque nos encontramos con la necesidad de disponer de más energía, la penetración de las renovables es nada, porque hemos perdido de manera miserable los últimos 20 años, cuando el mundo se movió hacia las renovables, nosotros los perdimos completamente. Un buen ejemplo de lo que digo es Dinamarca y Alemania, el primero optó en los 70 por no incorporar nuclear y volcarse al desarrollo de las renovables, resultado, Dinamarca fue la cuna de la moderna tecnología eólica. Alemania, su vuelco a las renovables en los 90 permitió consolidar el phase out nuclear que se está cumpliendo.

No me parece adecuado avanzar con más plantas nucleares, es algo extremadamente caro, suma riesgos y un pasivo a futuro que me parece irresponsable dejar como legado. No compraría plantas nucleares. Sin embargo, lo que se hace cada vez más difícil es pensar en el cierre de las plantas existentes en el corto plazo ya que no contamos con ningún reemplazo. Acá es donde las ventanas de oportunidades se nos van cerrando en la medida que hemos ido tomando decisiones erróneas en materia energética o no hemos emprendido las acciones adecuadas a tiempo. Hoy nos encontramos eligiendo entre lo malo y lo peor, porque lo bueno, renovables, no lo hemos puesto a funcionar.

A mediados de los 90 encabecé una campaña para que se iniciase un plan para desarrollar 3000 MW eólicos para el 2010, de allí surgió luego la cifra del 8% que se adoptó en 2004 y se plasmó en la ley 26.190 (2006). Ese despegue de las renovables, en sincronía con el despegue global de esa industria, hubiera significado muchas cosas, una industria nacional y, por ejemplo, poder pensar para el 2020 o 2025 la eliminación de las nucleares. Eso ya es bastante improbable. Por eso digo, perdimos 20 años. Estamos 20 años tarde, es el tiempo en que las tecnologías renovables maduraron y nosotros no nos subimos a ese tren. Ahora espero que empecemos a recuperar algo de ese tiempo.

¿Cómo compite la energía nuclear con otras tecnologías?

Lo más inteligente en nuclear es no agravar el problema. Sostener lo que hoy existe nos sale muy caro, por ejemplo, se finalizó Atucha II después de 30 años y es una de las plantas más caras del mundo. Hoy se le da continuidad a la construcción de un reactor como el Carem que no tiene mercado alguno y es el MW de potencia más caro que existe. Para mí lo que se debería corregir urgentemente es el gasto nuclear, que es parte de este sistema energético distorsionado. A las renovables se las hace competir salvajemente, se ajustan los costos petroleros, pero en nuclear no veo eso. Por ejemplo, hay que evitar el error del gobierno anterior de trasladar Dioxitek a Formosa. Le estamos pidiendo a todos los sectores productivos ajustar sus costos y ser más eficientes, y el Estado con la CNEA, sigue por un camino donde instala un eslabón de su producción sin ningún criterio lógico, multiplicando costos de traslados, sumando conflictos locales. Todo evitable.

Lamentablemente, todos estos malos proyectos que estaban lanzados cuando este gobierno asumió. Todos deben ser evaluados, con el equilibrio entre lo deseable y lo que permiten las actuales restricciones que lamentablemente no nos dejan demasiado margen de maniobra.

Otro tema que involucra la visita del Gobierno a China tiene que ver con la construcción de las centrales en Santa Cruz…

Obviamente que no me gusta, es parte del pasivo que ha quedado después de más de 20 años sin planificación energética. Ahora, para decir que no a las represas hay que disponer de alternativas, porque esa energía la demanda la sociedad. Con renovables se puede crecer al ritmo que hoy se plantea con el programa RenovAr y no mucho más, es difícil crecer en más de 1000 MW anuales, por lo menos hasta el 2020, luego habrá que acelerar, pero no alcanza a cubrirse la demanda sólo con renovables. El plan energético actual prevé llegar al 2025 con un 20% de renovales, que es  lo que se puede hacer. Ahora la demanda completa al 2025 se cubre con fósiles, con una planta nuclear y con  más de  2000 MW hidroeléctricos.

Durante el año 2016 se estuvo revisando el compromiso argentino ante el Acuerdo de  Paris, la NDC. En ese proceso quedó claro que el escenario energético allí contemplado incluye nucleares y las hidroeléctricas. Por eso no hay sorpresas que ahora el Gobierno esté procurando financiamiento para tales obras.

En definitiva… ¿cómo entiende que debería integrarse la matriz energética en Argentina?

En primer lugar es importante señalar que el presente energético es francamente una calamidad. Dependemos de importaciones de gas y combustibles, reservas fósiles convencionales declinantes, un sistema eléctrico al borde del colapso, tanto por limitaciones en generación como por fuertes restricciones en la distribución en áreas críticas, como el AMBA. Al mismo tiempo, con nulo desarrollo del potencial renovable, hoy apenas superamos el 1% de la generación. Una montaña de subsidios que distorsionan todo el sistema, lo que ha generado que, por ejemplo, la eficiencia energética no se haya desarrollado en ningún rubro ni en las modalidades usuales de consumo. Todos los subsidios en la producción están colocados en fósiles hasta el colmo del absurdo de la reactivación de la cuenca carbonífera de Río Turbio. Sumemos también los proyectos nucleares carísimos. En distribución, gasoductos que se realizaron o iniciaron sin proyectarse qué gas transportarían o que fueron directamente abandonados. Sólo rescato que en el área de distribución eléctrica de alta tensión que se hicieron un par de obras de magnitud, con sobreprecios, pero están hechas.

Es imposible hablar de cualquier proyección energía sin partir de este presente ruinoso. Esto debe estar claro para arrancar a discutir una matriz energética deseable, pensada desde la sostenibilidad.

En términos de sostenibilidad concreta y no de declamación, debemos llegar al 2050 con un matriz eléctrica 100% renovable, con el sector del transporte terrestre altamente electrificado. Con los hidrocarburos restringidos en la industria petroquímica, uso energético en la industria y en transporte de aeronavegación y marítimo. Esto implica un abandono de los combustibles fósiles en valores muy significativos, abandonar la energía nuclear y una fuerte integración energética con nuestros vecinos.

Estos son los dos extremos, un presente muy adverso y un futuro cada vez más cercano en el que, por ejemplo, debemos producir el abandono de los fósiles, eso es algo inexorable si queremos tener alguna chance de permanecer debajo de los 2°C de suba de la temperatura global. Ese camino de descarbonización de la economía lo debemos realizar todos los países y sin más demoras

¿Es posible combinar el desarrollo de Vaca Muerta y de las energías renovables en Argentina?

En primer lugar, me parece correcto que el Gobierno esté procurando desactivar el enorme subsidio destinado a la producción de hidrocarburos, aunque eso tendrá un impacto muy severo en las provincias petroleras que estarán sometidas a los vaivenes del precio internacional del petróleo, pero es algo necesario de hacer.

En segundo lugar, me parece que tal vez un error del Gobierno es no haber hecho explícito la desastrosa situación energética de la que arrancamos y, acto seguido, someter a una revisión mucho más explícita de los escenarios futuros, porque evidentemente la revisión de la NDC, que ya mencioné, no bastó. Porque, ¿Cuáles son las ecuaciones a resolver? Por ejemplo, en el escenario energético que hicimos Los Verdes durante 2014 evitamos la explotación de Vaca Muerta por completo, pero hacia el año 2035 el país debe continuar importando LNG por barcos, gas de Bolivia y combustibles líquidos. No pudimos resolver esa ecuación de otro modo, a pesar de la altísima penetración de renovables que propusimos. Entonces hay que decir toda la verdad.

Otro ejemplo, en ese escenario cerramos por completo la actividad nuclear al 2035, eso se pudo hacer, pero al costo de una magnitud de inversiones mucho mayor que cualquier otro escenario, dado que debíamos suplir  la capacidad nuclear restada. Fenómeno, pero nuestro escenario fue el más caro, a un nivel a mi juicio aceptable, porque el valor era similar al escenario tendencial, pero fue el más caro entre 8 escenarios distintos. Energía más cara significa tarifas más caras y un costo mayor para el sector productivo. Hay que decir todo.

Cuando propusimos los 3000 MW a finales de los 90, en ese momento había holgura energética, lo que permitía diseñar un plan en el cual se evitaba concluir Atucha II y la extensión de la vida de Embalse, luego venía el cierre de Atucha I. Bien, pasaron 20 años y ahora los 3000 MW que tendremos a finales de 2019 apenas nos alcanzan para achicar el déficit, este es un buen ejemplo de cómo la pérdida de tiempo juega en contra.

Entonces a mi juicio se puede evitar explotar Vaca Muerta si aceptamos resolver de algún modo estas ecuaciones. Lamentablemente, no veo a la dirigencia política queriendo hacerlo, más bien todo lo contrario, por más que algunos vociferen contra Chevron o la Shell. ¿Qué suponían que ocurriría en Vaca Muerta?, ¿que se presentaría Cáritas a explotarlo? No, vienen petroleras. Creo que desde la sociedad civil se debe exponer toda la realidad y proponer ese debate seriamente en la sociedad, porque entre otras cosas, significa enfrentar restricciones energéticas durante los próximos 15 o 20 años, eso es energía cara y un ajuste importante en la sociedad. De  otro modo, las decisiones corren por un lado y las preocupaciones ambientales y sociales caminan por un sendero paralelo de baja incidencia.

Dicho esto, creo que la ecuación económica de Vaca Muerta tiene severas restricciones, el temprano abandono de los fósiles limita una explotación prolongada de esos yacimientos. Reconozco que en estos años se produjo una baja en los costos en Neuquén y permite pensar en exportar ese gas. Pero el límite climático será severo, o lo pagamos porque las emisiones nos van a costar caras, algo inevitable si París funciona o lo pagaremos caro tratando de adaptarnos y asistiendo a desastres cada vez más severos. Yo prefiero pagar el costo de la mitigación de emisiones, lo digo por razones ambientales, económicas y humanitarias.

Lea también: “Villalonga aclaró los puntos del proyecto de ley que prevé regular generación distribuida”

15 Comentario

  1. Claudia dice:

    Respecto de las nucleares, además de ser muy poco contaminantes, le sugiero al Diputado leer la nota realizada al intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso. Atucha II no se la puede tomar como ejemplo para sacar los costos de su construcción ya que la demora dependió de distintos factores políticos. Por otro lado, no me parece un argumento serio compararnos con países con un nivel de desarrollo bastante superior al nuestro.

    • Juan dice:

      Claudia, desde una visión administrativa Atucha II tuvo un costo X y si tenemos que analizar el costo de la generación de energía ese valor debe estar en la ecuación. Espero que los responsables hayan aprendido lo que no se debe hacer en la gestión de este tipo de proyectos para que no nos vuelva a pasar.

      • Marcos Aramburu dice:

        Juan, si vas a tener en cuenta un costo, es de una central nueva, con proveedores actuales y costos actuales. No tomas el costo de atucha como referencia, porque nada tiene que ver con la actualidad.

        Imaginate si yo, antes de RenovAr 1.0 y 1.5 tomara como costo de referencia los constratos del GenRen a 110~250 US$/MWh. No hubiese hecho nada nunca.

        Un disparate.

        • rop dice:

          En GENREN se adjudicaron 6 proyectos fotovoltaicos por un total de 20 MW a precios que van desde 546,70 U$S/MWh hasta 597,80 U$S/MWh, casi 10 veces los precios adjudicados en RenovAR.

    • cristianm dice:

      Estimada Claudia.
      Creo que el criterio que usas para decir que las nucleares son poco contaminantes no tiene mucha validez. Es casi imposible decir que las nucleares son poco contaminantes, con sólo pensar en la disposición de los residuos radioactivos. Y qué decir en caso de fuga de material radioactivo. Recomiendo estudiar bien el tema.
      Saludos cordiales

    • Luis dice:

      Cuando no se hacen​políticas de largo plazo se llega a
      Trampas donde las opciones no existen. Las energías renovables están fuera de alcance para resolver el presente. Y tenemos que recurrir a lo más caro. Como fue la constante. Por eso la nuclear es la única salida. Siempre en la cola del tren. Sin embargo, hay una intención de empezar una política energética de largo plazo. Espero que se mantenga.

    • paula dice:

      Claudia, Gustavo Genusso no puede terminar el asfalto de mitre, una calle de 10 cuadras y habla de energía nuclear.. Informate por favor quien es verdaderamente y como maneja la ciudad, después verás sola que no puede hablar de ciertos temas.
      Saludos,

  2. Miguel dice:

    Interesante. Nunca es tarde para desarrollar una industria, hay que empezar!!! creo que se está empezando al menos en eólicas con el tema de la “componente nacional” (no olviden la solar que cada vez es mas accesible en cuanto a precios y rendimientos), y recuerden que Sudamérca es grande y produce materias primas para el mundo y tarde o temprano se tiene que industrializar para agregar valor !!! por lo menos para autoabastecerse. Cada vez se necesita mas energía en este mundo y el que se duerme pierde. Las ecuaciones son largas y las variables pueden ser: 1) inversión en gasoductos dentro de Argentina, 2) Inversión en puertos para regasificadoras FSRU y tanqueros que traigan gas desde otras latitudes (comodities), 3) Promover las hidroeléctricas de menos de 40 Mw, en un país tan rico en recursos hidricos, 4) Promover I+D en energía PV y paralelamente fomentar instalación de fábricas en Argentina negociando precios especiales para consumo local, 5) Invertir en transporte de energía desde la patagonia hasta las zonas de consumo en el norte. Slds

  3. Marino dice:

    Me parece mezquino e insuficiente el comentario, pero bienvenido sea poder hacerlo. Mi punto de vista sobre el particular es mirar hacia adelante donde lo que se impone es la sustentabilidad en todo su significado, siendo el sector energético un actor importante en tal sentido; considero fundamental para el presente convocar, como conozco ha sucedido, a un acuerdo federal energético en el que puedan expresarse libremente y sin tintes políticos partidarios, nuestro accionar sobre el tema que permitan simular diferentes escenarios a plazos razonables de todos los componentes que conforman el mercado eléctrico con un cuadro tarifario federal, justo y razonable. Esto conduce a la participación de las instituciones académicas científicas, especialistas a nivel internacional, los actores directos en las diferentes etapas del proceso de tan básico servicio público, consensúen para el logro de un sistema donde la prioridad debe tenerla el usuario que es quien sustenta económicamente todo el sistema.

  4. cristianm dice:

    Tenemos que entender que el costo de las renovables sigue siendo cada vez más bajo y que la eficiencia de las mismas sigue acelerándose.
    Y que los costos de evitar la contaminación radiactiva de los residuos sigue en aumento. Y que los T1/2 de decaimiento de los isótopos radioactivos son muy prolongados, y como tal, mantienen tu potencial altamente contaminante durante mucho tiempo.

  5. Gabriel Gómez dice:

    Villalonga no sabia, antes de la elecciones, que era si o si (según el) necesario construir las represas de Santa Cruz. Por qué entonces su govierno mintio diciendo que no iban a construirse. Deberia, si es tan verde, haber dicho algo entonces. Que triste, con verdes asi mejor que nos preparemos.

    • Juan Carlos Villalonga Juan Carlos Villalonga dice:

      Gabriel Gómez,
      no sé si entendí tu mensaje. Nunca dije que yo no sabía que las represas estaban en el plan energético. Lo estaban antes de este gobierno y lo que se hizo durante el 2016 fue revisar el proyecto. Las represas nunca desaparecieron de los planes de obras energéticas. El plan energético inserto dentro de la NDC (política de reducción de emisiones) contempla esas y otras represas. Así que, para mi no son ninguna sorpresa.
      Si no entendí te comentario, te pido disculpas y con gusto puedo responder lo que quieras preguntarme. Gracias.

  6. Mariano dice:

    En primer lugar celebro que un diputado oficialista cuestione proyectos del propio Ejecutivo; eso es saludable y hace tiempo que no se daba al menos en forma pública. En lo personal no estoy de acuerdo en la instalación de una Central Nuclear fundamentalmente por los riesgos ambientales. Hay alternativas técnicas factibles con otras tecnología convencionales, al tiempo que debemos impulsar simultáneamente el desarrollo de las fuentes renovables.

  7. Danilo dice:

    La descarbonización de nuestra matriz energética y de nuestra economía en general es ineludible si queremos sobrevivir, como país y como humanidad. Cuanto más se dilate la cuestión por la corrupción y los jueguitos de la política partidaria, más urgente y necesario será resolver la cuestión por medios autoritarios y brutales en el futuro, cuando estemos al borde del abismo.

    Tenemos la posibilidad de salvarnos TODOS si actuamos ahora, con determinación pero también creativamente. Lo que va a pasar si seguimos papando moscas o dándole más importancia al dinero y a intereses partidarios que a la vida, es que no se va a salvar nadie o habrá que sacrificar a miles de millones para que se salve la especie. Y si futuras generaciones sobreviven ese desastre nos van a mirar con bronca y con vergüenza.

  8. Ing. Aldo Fachino dice:

    Conozco bien el tema técnico que explica Juan Carlos Villalonga. Expresa con claridad la situación energética actual : Mala por culpa de nuestra desidia. Complicada por no tratarla a tiempo….Perdimos casi todos los ciudadanos. Como venimos perdiendo desde 200 años de independencia. Como perdieron nuestros ancestros en los 300 años de colonia. Pero es lo que tenemos aquí y ahora. No es poco. Yo miraría el próximo tren que ya está entrando al anden argentino: prioricemos envasar alimentos. Necesitamos energía eléctrica. Lo mejor son las renovables. Luego térmicas, hidroeléctricas…hasta 2025 dupliquemos la potencia de la matriz energética y demos valor agregado a nuestras materias primas. Podemos dar trabajo digno y genuino a millones de conciudadanos que lo necesitan.
    Se puede y se debe ir hacia la producción masiva de comida envasada que seguramente será lo que los 7000 millones de habitantes del mundo no dejarán de consumir jamás.
    Se pueden fabricar en el país las baterías de litio con materia prima y mano de obra argentina.
    Se puede, con el mismo criterio de “agregar valor”, producir lo demandado por el mercado nacional y mundial.
    Todo lo demás vendrá solo. Incluso la fabricación local de los generadores más amigos del medio ambiente.

Dejanos tu comentario sobre este artículo