Unigel busca financiamiento para expandir la primera planta hidrógeno verde a gran escala de Brasil

La inversión prevista para la fase final rondará los USD 1380 millones, con la que se pretende ampliar diez veces el tamaño y capacidad del proyecto inicial de 65 MW de electrolizadores.

Unigel, empresa química de América Latina y fabricante de fertilizantes nitrogenados de Brasil, avanza en la construcción de la primera planta de hidrógeno verde a gran escala del país, para la cual destinará USD 120 millones, y ya planifica su expansión. 

La primera etapa del proyecto comprende una fábrica con tres electrolizadores (adquiridos de la siderúrgica thyssenkrupp) de aproximadamente 65 MW de potencia, con los que la compañía tendrá la capacidad para producir 10000 toneladas de H2V por año, que serán convertidas en 60000 t/año de amoníaco verde. 

Y se espera que la central, que estará ubicada en el Polo Industrial de Camaçari del estado de Bahía (centro oeste de Brasil), entre en operación comercial durante diciembre del corriente año y cree, al menos, 500 empleos directos e indirectos, según estimaciones.

Mientras que la fase 2 prevé cuadruplicar la producción del mencionado vector energético y su derivado, en tanto que con la etapa N° 3 del emprendimiento se alcanzaría un potencial diez veces superior. 

“Buscamos inversores que nos acompañen. Hablamos de la producción de 100.000 toneladas de H2V y 600.000 de amoníaco verde por año, gracias a una potencia de electrolizadores de 650 MW”, explicó Marcelo Natal, director comercial de Unigel. 

“Esta inversión rondará los USD 1380 millones y nuestra expectativa es que ese proyecto esté funcionando a finales del año 2027, dentro del polo petroquímico donde opera UNIGEL, por lo que la localización es muy conveniente”, agregó durante un evento virtual. 

Cabe recordar que la producción de hidrógeno verde y amoníaco ya es una rama de otras acciones que la Unigel ha emprendido, como la asociación para la producción de energía eólica, valorada en más de R$ 1 mil millones, con Casa dos Ventos, una de las mayores generadoras de energía de fuentes renovables en el país.

Y el proceso como el propio H2V generado será certificado por el organismo internacional ISCC (International Sustainability & Carbon Certification), que certifica una serie de productos químicos y usinas alrededor del mundo.

“Existen decenas empresas que nos buscaron interesadas en el proyecto ya que el amoníaco verde será uno de los combustibles del futuro para cumplir la meta de descarbonización. Por lo tanto, también les pedimos a los socios de nuestra cadena que certifiquen sus productos bajo la misma modalidad”, aludió Marcelo Natal. 

Aunque para que ello ocurra en la práctica, el especialista planteó que existen diversos desafíos, principalmente económicos, que “deben ser superados” para viabilizar la comercialización y el transporte hacia los centros demandantes del mundo. 

“Precisamos de energía limpia a precios competitivos, entendemos que aproximadamente 20 USD/MWh sería uno de los drivers para que el proyecto sea óptimo, como también la eficiencia de los electrolizadores”, señaló el director comercial de Unigel. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *