Stork avanza con su proyecto para producir hidrógeno a través de la basura: ¿es aplicable a Latinoamérica?

Martha Sandia, Directora de Desarrollo de Negocios y Estrategia para Latinoamérica de Stork, adelantó que está en conversaciones con alcaldías para poder replicar el proyecto que están llevando a cabo en California, Estados Unidos. ¿Qué espera la compañía para este año?

Stork es una empresa dedicada básicamente a la operación y mantenimiento para todas las renovables, tanto para el eólico, solar, seguimos empujando hidrógeno a través de desechos. Pero su desempeño no termina allí.

Martha Sandia, Directora de Desarrollo de Negocios y Estrategia para Latinoamérica de la compañía, contó durante el evento de Latam Future Energy (hoy Future Energy Summit), desarrollado en Bogotá (en el Hotel JW Marriott), el pasado mes de octubre, que uno de los objetivos de este año es “asegurarnos de cumplir con tres proyectos de hidrógeno que tenemos ya en California.

Confió que uno de los emprendimientos tiene que ver con lo que ellos llaman “hidrógeno más verde que el hidrógeno verde, porque es un hidrógeno que se produce de la basura, entonces lo generamos por planificación de la basura”.

El proyecto avanza en Lancaster, California, Estados Unidos, donde la compañía trabaja junto a la energética global SGH2 en una planta (SGH2 Lancaster) que podrá producir hasta 11.000 kg de hidrógeno verde por procesando 42.000 toneladas de residuos reciclados al año.

Según informó la compañía, la ciudad de Lancaster suministrará desechos materiales reciclables y ahorrando entre 50 y 75 dólares por tonelada en costos de relleno sanitario, además de espacio.

Consultada sobre si ese tipo de tecnología es aplicable en América Latina, Sandia advirtió: “Nosotros hemos hablado con varios clientes en Colombia, lo que pasa es que hay que tener el off-taker primero”.

“Yo creo en ese proyecto y creo que hay una posibilidad de hacerlo acá. Hemos hablado con varios actores: en las alcaldías, donde hay algún interés”, anticipó.

Por otra parte, la directiva adelantó que para finales de año Stork tiene el compromiso de ser neutro en huella de carbono, o sea, cero emisiones tanto en sus activos propios, directa e indirectamente.

“Es muy ambicioso, porque todas nuestras oficinas, todos nuestros activos y todas nuestras operaciones, indirectamente deben ser con energía renovable y cero emisiones”, resaltó.

Un mundo mejor

Como parte de la iniciativa de Stork, Sandia contó que desde el año 2018 empezaron a desarrollar una estrategia llamada “manteniendo un mundo mejor”.

Resaltó: “Nuestro core business es el de mantener y un mundo mejor era viendo todos los niveles de stakeholders que nosotros impactamos en cada uno de los servicios que hacemos, tanto descarbonizando nuestras actividades propias, nuestros servicios propios, cómo ser más eficientes, cómo cambiar hasta utilizar mejor los recursos internamente, hasta cómo realizamos operaciones y mantenimientos de mejor manera a nuestros clientes. Y también en esta parte de transición energética”.

Y enumeró tres partes del proyecto: “El primer nivel que es descarbonizar nuestros propios activos. El segundo, cómo ayudamos a nuestros clientes. Y el tercero realmente en lo que es la transición energética respectivo, sobre todo, a hidrógeno”.

Indicó que están trabajando mucho dando soporte para la eficiencia energética para América Latina, y en particular para Colombia, y esto se debe “porque los desafíos que hay en Colombia se alinean muchísimo con lo que llamamos el trilema de la transición energética”, indicó.

Explicó: “Tenemos que buscar una energía que realmente sea segura, una energía que realmente sea sostenible ambientalmente, pero también hay que buscar la equidad. Y en nuestros países de América Latina, la parte de equidad pues es algo crítico, es un problema grande porque todavía tenemos muchas familias que no tienen acceso a la electricidad o que cocinan con leña. Todavía hay una parte social muy importante que tenemos que trabajar”.

Aseguró que están trabajando con empresas grandes, como Ecopetrol, ayudado a incrementar la eficiencia energética, que en algunos casos llega hasta un 21%”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *