Rosanety Barrios: “El nearshoring obliga a México a invertir en infraestructura eléctrica y diversificar la matriz”

En conversaciones con Energía Estratégica, la coordinadora de la mesa de energía de Xóchitl Gálvez, analiza la coyuntura política del país y alerta por la imperante necesidad de descarbonizar la economía mexicana para aprovechar las oportunidades del fenómeno de la relocalización de empresas .


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

No hay dudas que México necesita darle mayor apertura a las energías renovables si quiere cumplir con los compromisos internacionales asumidos.

Bajo esta premisa, Rosanety Barrios Beltrán, la coordinadora de la mesa de energía de Xóchitl Gálvez, precandidata a la presidencia de México del Frente Amplio por México (FAM), destaca la necesidad de contribuir a la reducción de emisiones de carbono del país.

“La llegada del nearshoring es un reto brutal para cualquier país. Por eso, las necesidades de invertir en energía eléctrica y de diversificar la matriz energética hacia fuentes más limpias aumentaron considerablemente en México”, afirma.

Y agrega: “México tiene una matriz con una altísima dependencia de los combustibles fósiles . Esto no solo no se intentó corregir en la actual administración sino que se profundizó . Entonces necesitamos hacer mucho por diversificar la matriz y para eso sirve la constitución”

De esta forma, celebra que se haya concedido el primer amparo en contra de Ley de la Industria Eléctrica (LIE) aprobada en 2021, durante la administración actual de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ya que iba en detrimento de los compromisos asumidos internacionales y violaba las reglas del mercado eléctrico mayorista.

En este sentido, asegura que el primer criterio transversal de Xóchitl Gálvez, es que la política energética se tiene que ejercer con transparencia y rendición de cuentas, respetando el estado de derecho.

Y crítica: “En la actual administración no hay formas de saber cuales son los criterios que los gobernantes aplican a efectos de dar permisos o liberar trámites. Es un misterio saber cómo se escogen los trámites que son liberados ya que hay cientos atorados por la CRE”.

En este contexto, Barrios explica que una de las preocupaciones de Gálvez es conseguir que las empresas del estado de energía sean eficientes y produzcan energía limpia. 

“Los problemas financieros de los organismos públicos como Pemex son evidentes. La necesidad de que las empresas del estado sean exitosas es una línea clara de la política energética de Gálvez”, insiste. 

Y añade: México tiene una CFE que vende la energía al 85% de todo el mercado mexicano, a través del suministro básico. Solo el 25% de esta energía en México proviene de fuentes limpias y la mitad de esa energía depende de las hidroeléctricas, las cuales se ven fuertemente afectadas por la sequía. Entonces necesitamos reforzar el sistema eléctrico nacional para poder recibir toda la energía que se requiere”.

Por el contrario, Barrios afirma que el objetivo de Gálvez es que todos los habitantes de México tengan la energía suficiente limpia y barata para suplir todas sus necesidades, sin apagones ni limitaciones. 

Para eso se necesitan condiciones de incentivo que permitan a los oferentes ser eficientes e incorporar en sus procesos tecnología que reduzca las emisiones de carbono de manera eficiente. 

Y concluye: “Hay un déficit importantísimo de energía renovable en México. Hay que buscar todos los mecanismos previstos en la ley para aumentar la generación limpia y cumplir con los compromisos internacionales”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *