¿Qué papel tendrá Latinoamérica en la evolución de las renovables hacia el 2028?

La Agencia Internacional de Energía informó que se implementaron 507 GW a lo largo de todo el mundo durante el 2023 y se espera una mayor alza en el siguiente lustro. Energía Estratégica trae el detalle del rol que tendrá LATAM.

De acuerdo al informe publicado por la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés), la capacidad instalada de energías renovables llegó a 507 GW en 2023, lo que significa un crecimiento del 50% en comparación al año anterior y representa la tasa de incremento más importante de las últimas dos décadas. 

“En el 2023 vimos que la expansión de la capacidad de las renovables en todo el mundo fue de más de 500 GW, lo que equivale al sistema eléctrico total actual de Alemania, España y Francia en conjunto”, expresó Fatih Birol, director ejecutivo de la IEA, durante la presentación del informe.

El sector prevé que la potencia global alcance los 7300 GW para 2028 y aumente 2,5 veces su nivel actual para 2030, lo que no cumpliría el objetivo de triplicar la capacidad mundial de renovables firmado por la comunidad internacional en el marco de la COP28. 

Sin embargo, desde el organismo aseguran que “los gobiernos pueden cerrar la brecha para alcanzar más de 11000 GW superando los desafíos actuales e implementando nuevas políticas”. 

¿Qué papel juega Latinoamérica?

Latinoamérica incorporó 28 GW de capacidad a lo largo del 2023, mientras que en el próximo lustro se proyecta que se instalarán más de 165 GW, de los cuales el 90% será en los principales mercados de la región.

Brasil sigue siendo uno de los puntos claves para el crecimiento de la energía eólica y solar a nivel global, dado que se espera que el crecimiento de estas fuentes sea del doble hacia 2028. Además, desde la IEA estiman que las instalaciones residenciales superarán a las plantas de gran escala, ya que los consumidores buscan reducir los costos de electricidad.

Si bien el país canceló las subastas de nueva energía del 2023, debido a que la demanda de las distribuidoras determinó que no fueran necesarias, sí se esperan nuevas convocatorias para el 2024, sumado a que, de acuerdo al informe, se prevé que la generación fotovoltaica se mantenga fuerte, con adiciones que promedian más de 7 GW por año hasta 2028.

Y junto a Chile tendrá un papel muy importante en la expansión de la capacidad renovable, ya que (sin contar lo hecho por China) la fuerte demanda de PPA corporativos en Brasil, donde los altos precios de electricidad y los objetivos de sostenibilidad de las empresas impulsan la demanda, y los proyectos comerciales en Chile serán fundamentales para que la región aporte gran parte del 23% de las adquisiciones renovables impulsadas por el mercado mundial.

Cabe recordar que Chile realizará una nueva licitación de suministro entre abril y marzo del corriente año en la que finalmente subastará 3430 GWh/año entre dos bloques, para abastecer los consumos de clientes regulados a partir de 2027 y 2028. 

Además, Argentina realizó la licitación RenMDI, la primera subasta pública desde 2018 en la adjudicó a casi 100 proyectos y asignó todo el volumen objetivo (cerca de 630 MW), en tanto que Ecuador y Guatemala (ver nota) también tuvieron “exitosas” licitaciones de energía renovable en 2023, por lo que esas centrales deberán entrar en operación comercial durante el próximo lustro. 

Más de 10 GW: Identifican 181 proyectos candidatos para la expansión de la generación en Centroamérica

En cuanto al almacenamiento en América Latina la situación es diferente, ya que hoy ocupa un lugar menor en comparación a otros países del mundo.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *