Bajo el número de expediente 7376-D-2016, los diputados de Unión PRO, Stella Maris Huczak (Mendoza) y Cornelia Schmidt (Capital Federal) presentaron un proyecto de ley que plantea la creación de un plan para la renovación de luminarias de bajo consumo.

El Estado Nacional deberá cambiar en forma paulatina, todas las luminarias incandescentes por luces LED de todas las dependencias que se encuentren a su cargo. De modo tal que para el año 2020 todas las dependencias cuenten con este tipo de luminaria”, plantean los legisladores.

La Autoridad de Aplicación – el Ministerio de Energía y Minería –  distribuiría los fondos teniendo en cuenta la coparticipación federal para que las provincias – una vez que adhieran a la ley – puedan también avanzar con el cambio tecnológico.

Si la demanda superara la oferta de producción local, los diputados sugieren “flexibilizar importación de luces LED para su comercialización”, mientras se desarrolla la capacidad operativa de los proveedores que ya están operando en el negocio.

Lea también: «CADIEEL propuso al Gobierno un plan para ahorrar 5.000 millones de dólares utilizando luminarias LED»

Y con este objetivo subrayan “realizar convenios con asociaciones que trabajen para promocionar el ahorro del consumo de Energía”.

Teniendo en cuenta lo costoso que es para el estado producir la gran cantidad de energía necesaria ante un consumo desmedido, y a su vez proteger el medio ambiente, es importante ofrecer beneficios para poder disminuir el consumo con el uso de nuevas tecnologías”, sostienen Huczak y Schmidt.

Beneficios de las luminarias Led

  • Son menos contaminantes: no tienen mercurio ni tungsteno. Además, reducen las emisiones de CO2 en un 80%.
  • Duran mucho más: hasta 45.000 horas de uso (más de 15 años, si son encendidas unas 8 horas al día), con un mantenimiento mínimo.
  • No generan calor: el 80% de la energía que consume se convierte en luz, al contrario de la bombilla incandescente, que pierde ese mismo porcentaje en forma de calor.
  • Ahorro energético: consumen hasta un 85% menos que las bombillas tradicionales.
  • Resiste temperaturas más extremas que las bombillas incandescentes, además de resistir a mayor humedad y vibraciones.
  • Presentan encendido instantáneo.
  • Resistentes a un enorme número de ciclos sin perjuicio para su rendimiento (las veces que se enciende y se apaga).
  • Reproducen los colores con una gran fidelidad, con un índice cromático de 80 sobre 100. Tiene, además, diferentes tonos de luz (fría, cálida) para ajustarse a todo tipo de ambientes.