El Gobierno presentó el proyecto del presupuesto para el próximo año frente al Congreso de la Nación, oficialmente bajo la nómina de Ley de Presupuesto General de la Administración Nacional para el Ejercicio Fiscal del año 2022. 

El proyecto del Presupuesto 2022 prevé un crecimiento del 4% del Producto Bruto Interno, una inflación del 33% y un dólar a $131,1, pero también existen algunos puntos particulares en relación a las energías renovables. 

Justamente en el artículo 26 se detalla el establecimiento de un cupo fiscal de $516.450.397 para ser asignado a los beneficios promocionales previstos en el artículo 28 de la Ley de Régimen de Fomento a la Generación Distribuida de Energía Renovable Integrada a la Red Eléctrica Pública N° 27.424. 

Y sin perjuicio de lo previsto precedentemente, se transferirá automáticamente al Ejercicio 2022 el saldo no asignado del cupo fiscal presupuestado en el artículo 27 de la Ley N° 27.467 y en el artículo 30 de la Ley N° 27.591.

Además, se estima que, durante el próximo año, la tasa de consumo de energía eléctrica de fuentes renovables pase del 11,0% al 14,3%; mientras que la potencia instalada en materia de generación distribuida alcance los 20 MW – hoy en día hay 6.387 kW y 586 usuarios-generadores según el último reporte de avance de la Secretaría de Energía. 

¿Cómo lo ve el sector? Maximiliano Morrone, director de Efergía, le comentó a Energía Estratégica que “es positivo que se siga considerando el régimen de promoción de la Ley N° 27.424 con el objetivo de promover la transición energética”. 

Y que si bien opinó que “el otorgamiento de los Certificados de Créditos Fiscales viene un poco demorado, la Secretaría de Energía poco a poco agiliza el panorama y, entendiendo que este año ya se han emitido CCF, por lo cual el mecanismo de promoción debería funcionar bastante ágil en el 2022”.


“Si esto se logra, seguramente se puedan aprovechar todos los fondos disponibles y será un buen incentivo a las PyMES para autogenerar su propia energía”, ratificó.

Por otro lado, el presupuesto presentado por Nación al Poder Legislativo el Fondo Fiduciario de Energías Renovables, a fin de viabilizar la adquisición e instalación de bienes de capital o la fabricación de bienes u obras de infraestructura para emprendimientos de producción de energía eléctrica a partir de fuentes renovables. 

Y para el 2022, se prevén ingresos por $626.000.000 y gastos por $141.000.000, a la par que se contemplan fuentes por $871,7 millones, de los cuales $310,7 millones serían financiados por el Estado a través de un incremento del patrimonio fideicomitido. 

En tanto, para el Fondo Fiduciario para la Generación Distribuida de Energías Renovables (FODIS) se proyectan ingresos corrientes por $255,8 millones, los cuales “casi en su totalidad” se prevén aplicar al aumento de la inversión financiera de dicho fondo.

El Proyecto Energía Renovables en Mercados Rurales (PERMER) no fue dejado de lado en la presentación del documento e incluso se calculó que se instalen hasta 19.880 equipos individuales de provisión de energía eléctrica a través de dicho programa.