La ISO 50.001:2018 es la única norma destinada a la reducción de los costos energéticos a través de una gestión sistemática de la energía y que a su vez tiene por objetivo la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de otros impactos ambientales relacionados.  

A partir de la implementación de un Sistema de Gestión de la Energía bajo esa norma, las empresas logran una reducción de los costos operativos, mejoran su rentabilidad y contribuyen al mismo tiempo a disminuir el impacto ambiental que las mismas producen durante su operación.

En Argentina, el Proyecto de Ley de Eficiencia Energética que está en el Congreso ¿qué exigiría a los Grandes Usuarios?*

“Para aquellas empresas de más de 3000 tep de consumo energético anual, clasificadas como Grandes Usuarios, se exige la implementación de la ISO 50.001, es obligatorio. En tanto, para aquellas empresas de 1000 tep se solicita al menos una revisión energética en un periodo de 4 años”, introdujo el Ing. Hernán Astesiano, representante Comercial de Eficiencia Energética y Energías Renovables de Tüv Nord Group en Argentina. 

De ahí en más todo sería beneficios. Según explicó el especialista en la ISO 50.001:2018 las empresas optan por implementarlo «primero porque se logra un ahorro energético significativo. Además, permite acceder a nuevos mercados  –ya que muchas veces es una condición necesaria cumplir esa norma para participar de licitaciones o compras importantes–. Y, como valor añadido, se puede integrar a otros sistemas de gestión muy ligados al desarrollo sustentable, lo que lleva a elevar la imagen corporativa».

En conversación con Energía Estratégica el referente de Tüv Nord Group consideró que para la implementación exitosa de un sistema de gestión energética hay tres pilares fundamentales que deben trabajarse:  el compromiso de alta dirección de la empresa, las barreras y un necesario manejo del cambio, y factores exógenos como el precio de la energía, tanto el marco legal como reglamentario y los beneficios fiscales, económicos y financieros que obtienen las empresas. 

Sobre ese último punto, Hernán Astesiano precisó que la implementación de un SGEn tiene muchos más beneficios además de los ya mencionados. Estos beneficios son múltiples y dependen del sector donde se los mire:

 

    • Alta Dirección

Para la Alta Dirección, el mayor beneficio se da en la dirección estratégica de la organización con la definición de la Política Energética que establece claramente hacia donde se quiere ir y define el rumbo de la empresa en relación al desempeño energético de la compañía, siendo un aliado estratégico de comunicación y concientización. La implementación de la ISO 50.001 permite además satisfacer las expectativas de las partes interesadas (clientes, accionistas, proveedores, empleados, etc.) quienes demandan cada vez más a sus proveedores contar con certificados que garantizan el bajo impacto climático de sus operaciones. Otro impacto mensurable es la mejora de la competitividad y productividad de la organización, pudiendo verificar sistemáticamente la gestión de la energía, así como reducir su consumo y observar cuantitativamente, a través de sus indicadores, como los costos de energía disminuyen con el tiempo.

    • Operativo

Para el personal responsable de la operación, la implementación de un SGEn lleva a un menor costo de mantenimiento y una mayor vida de los equipos e instalaciones, permitiéndoles trabajar en su punto óptimo de carga. El cambio cultural en el personal de operación de los equipos asegura que se mantiene un proceso de mejora continua y les permite trabajar bajo un modelo sistemático de revisión de los consumos energéticos con claros roles y responsabilidades.

Trabajar con Indicadores de desempeño energético, que son revisados regularmente por el equipo de gestión de la energía, permite alinear a todo el personal operativo y concientizarlo con los niveles de consumo de energía por unidad de producción o en los kWh que demanda un proceso térmico según los días grado de calefacción / refrigeración dependiendo de la industria donde trabajen.

    • Económico / Financiero

Siendo el foco principal la reducción de los consumos energéticos, los costos de producción por unidad de producto disminuirán y desde el punto de vista económico / financiero facilita el proceso de controlar los costos operativos.  Asimismo, cada propuesta de mejora tiene su contrapartida de beneficios económicos y financieros al implementarla y permite al equipo de finanzas participar en la toma de decisiones respecto de las propuestas de mejora sugeridas en el Diagnóstico de Desempeño Energético. Tener un listado de propuestas de inversión clasificadas según el beneficio económico y su retorno de la inversión facilita la obtención de créditos y de toma de decisión de la inversión.

    • RSE y Medio Ambiente

La implementación de la norma ISO 50.001:2018 permite demostrar públicamente la responsabilidad social de la compañía al reducir el impacto de sus operaciones. Además, el registro regular de la energía facilita a las empresas divulgar sistemáticamente los ahorros en emisión de gases de efecto invernadero (GEI) como consecuencia de la implementación de las medidas de ahorro energético. Muchas organizaciones utilizan esta información como forma de comunicar su desempeño con el Medio Ambiente.

    • Comercial

La implementación de un SGEn – norma ISO 50.001, puede integrarse en sistema de gestión integrado con las normas ISO 9001, ISO 14.001 e ISO 45.001, lo cual es un excelente argumento de venta y comunicación con los clientes, demostrando que los productos ofrecidos tienen la garantía de un menor consumo de energía mejorando la calidad final del producto.

    • Legal

Como parte del proceso de implementación de los elementos estructurales de la norma ISO 50.001, se encuentra el requisito de garantizar que todos los aspectos normativos, regulatorios y legales sean verificados sistemáticamente por un responsable dentro del equipo de gestión de la energía.   De esta forma la compañía garantiza que todos los requerimientos legales sean analizados y cumplimentados con respecto a la energía, como ser emisión de GEI, registros obligatorios de consumos energéticos, Leyes de fomento de Energías Renovables, Resoluciones y Disposiciones de la Secretaría de Energía o de cualquier otro organismo gubernamental, municipal o legal.

¿Se puede avanzar en la implementación de un Sistema de Gestión de la Energía durante la pandemia? La respuesta es sí. Las empresas que están interesadas en continuar con sus proyectos reciben auditorías energéticas remotas y, en la medida que se puede, también algunas visitas a planta cuando se requiere.

Además, Tüv Nord Group en Argentina ofrece capacitaciones online en  la ISO 50.001:2018 para introducción a los sistemas de gestión de energía, auditores internos y gestores energéticos.  

Los próximos cursos programados son:

  • 21/08  Curso para Gestores Energéticos ISO 50.001:2018
  • 14 y 15/09  Curso para Auditores Internos ISO 50.001:2018
  • 09/10  Introducción a los Sistemas de Gestión de la Energía ISO 50.001:2018

Los interesados pueden registrarse en el siguiente enlace https://www.tuv-nord.com/ar/es/akademie/cursos-on-line/iso-50001-energia/ 

*fe de erratas: se reformuló la pregunta para dar mayor claridad a los lectores.