Por su potencial eólico y solar, Ecuador podría conectar 25 GW renovables 

Según la Universidad de Azuay-Ciener, la magnitud de las oportunidades del país es enorme. No obstante, el Gobierno debe seguir trabajando fuertemente en mejorar su infraestructura y regulación para alcanzar la ambiciosa meta de expandir la generación limpia a nivel nacional.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

El sistema nacional interconectado de Ecuador cuenta con una capacidad instalada de 6800 MW, de los cuales el 73% son hidroeléctricas. Si bien aún es pequeño el porcentaje de las energías renovables, especialistas destacan que hay un gran potencial de crecimiento.

En el marco del Primer Congreso Latinoamericano – «Una mirada de Latinoamérica con impacto», organizado por la UTN Universidad Tecnológica Nacional de Argentina (ver transmisión), diferentes actores del sector energético de la región analizaron el mercado de las renovables en cada país y los detallaron los desafíos de acompañar la transición energética.

En el caso de Ecuador, el Doctor José Jara Alvear en representación de la Universidad de Azuay-Ciener, destacó: “Si llenamos todas las zonas de alto potencial a través de paneles y aerogeneradores podríamos generar alrededor de 25 GW (10 GW eólicos y 15 GW solares)”.

De acuerdo a los estudios teóricos de la Universidad, los Andes de Ecuador tiene el mayor potencial eólico del país. En estas zonas altas de 3 mil metros sobre el nivel del mar, las velocidades de viento promedio anual son mayores a diez metros por segundo lo que equivale a un factor de planta de 50%, más de mil horas de operación a potencia nominal de parques.

También, señaló la costa del Pacífico y los valles Interandinos como zonas atractivas para desarrollo renovables.

En este escenario, Jara Alvear aseguró que el Gobierno está abriendo las oportunidades para que muchos actores como el sector privado participen de esta expansión renovable en el país. 

“Se han establecido algunas líneas de acción para producir hidrógeno verde con la hidroeléctrica que, al ser abundante, tendría un costo relativamente bajo. Esto ayuda a que Ecuador pueda convertirse en un jardín de exportación de hidrógeno para la región u otros países”, afirmó.

Principales retos para la transición energética

Según el especialista, Ecuador logró avanzar en la transición sostenible en el sector eléctrico en relación a años anteriores por la masiva construcción de hidroeléctricas, no obstante, el reto es seguir incrementando la penetración renovable.

La alta estacionalidad hidroeléctrica más la electrificación de otros sectores de consumo suponen mayores desafíos para una expansión rápida y sostenible de la generación y transmisión.

“Por tener nuestro sistema volcado a las hidroeléctricas, sufrimos mucho la estacionalidad. A eso hay que sumarle demandas futuras que están viniendo con mucha fuerza en nuestro país por ejemplo la movilidad eléctrica”, explicó.

“Se espera que para el año 2040 la demanda de autos eléctricos en el Ecuador sea de 1000 MW, un poco más de un cuarto de la capacidad instalada de lo que tenemos hoy. Esto le va a poner una presión importante al sistema eléctrico y sobre todo el tiempo que tenemos para construir infraestructura renovable”, agregó.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *