Esta granja eólica que ingresa en operación comercial consta de 38 aerogeneradores Siemens Gamesa de 2,625MW. Para su factibilidad técnica necesitó de una nueva estación transformadora, llamada Arauco II, así como una línea de transmisión de 90 Km doble terna de 132Kv con capacidad máxima de trasmisión para 350 MW.

Esta línea de alta tensión está diseñada para incluir los tres proyectos del Programa Renovar que obtuvo el Parque Eólico de Arauco, sumado a una ampliación prevista cuya energía será destinada a la comercialización de grandes usuarios, en el marco del Mercado a Término (MATER).

Para estos emprendimientos, la firma incorpora siete transformadores elevadores de 60 MVA. Así cuenta Juan Fernando Carbel, CEO del Parque Eólico de Arauco, quién profundizó sobre las necesidades del sector en una entrevista para Energía Estratégica.

¿Cómo fue la experiencia de construir el parque eólico en el actual contexto económico?

Tiene un mérito especial, ya que el país hace tiempo se vio afectado, sufriendo una caída fenomenal que frisó todos los financiamientos que teníamos avanzados. Algunas líneas se cayeron y otras están a la espera de que el Gobierno Nacional encamine el tema de la deuda soberana.

En este contexto, fue muy complejo avanzar con la inversión, por eso tuvimos que ingeniarnos para poder terminar el proyecto. Punto aparte fue el acompañamiento de muchos proveedores que nos acompañaron para seguir avanzando en todos los frentes.

¿Qué inversión significó?

Nosotros llevamos adelante proyectos que incluyen una inversión total cercana a u$s 500 millones de dólares más IVA.

¿Se recuperó el IVA como prometieron las autoridades?

Es un punto que se debe conseguir durante la construcción y que su devolución, tal como estaba estipulado en la ley, sigue siendo muy difícil. Es igual la situación con el bono fiscal por contenido local. El atraso en la devolución del IVA nos perjudicó enormemente a los que tenemos varios proyectos, dado que impidió contar con los fondos para cubrir la inversión. Esto generó la necesidad de más financiamiento en un contexto de tasas altísimas.

Un punto que nunca se implementó fue el pre-financiamiento que debía realizar el Banco Nación de acuerdo con lo que teníamos entendido del programa Renovar.

¿Es el riesgo argentino que ya conocen los empresarios?

Nuestra compañía tiene una antigüedad de 10 años en el mercado y siempre tuvimos que sortear problemas coyunturales complejos, y no por eso dejamos de crecer.

Este parque que estamos poniendo en marcha fue desarrollado en 2014, y presentado a la Secretaria de Energía con un paquete de proyectos por 650 MW, en dos localizaciones de la provincia de La Rioja.

En aquel entonces la metodología era la Resolución 108 de la secretaria de energía. A mediados de 2015, habíamos firmado convenios con un Epecista chino, que incluía financiamiento de ese país para utilizar la misma tecnología que instalamos en la actualidad. En ese entonces esperábamos que nos otorguen los PPA, lo que garantizaba el pago del crédito.

¿Y qué pasó?

Esto no ocurrió, por el cambio de Gobierno. Cando llegó el Gobierno de Cambiemos decidió no otorgarnos los contratos y bajarnos la garantía soberana que estaba ya otorgada y publicada en el boletín oficial durante el 2016. Esta garantía luego fue a parar a otra provincia que tenía mas relaciones con el gobierno central: Jujuy.

¿Y cómo lo sacaron adelante?

En ese momento no tuvimos otra opción que parar todos los proyectos y esperar 8 meses hasta que el Gobierno se decidió a implementar el programa Renovar.

Parque Arauco se adaptó al momento, reconfiguró su plan de inversión en tres proyectos de 100 MW y participó de las licitaciones del Renovar, ganando los tres proyectos, uno en cada rueda de la licitación. Así volvimos a poner en marcha el plan de expansión de la compañía.

Siempre tuvimos que remarla en un país tan pendular como el nuestro. Los proyectos a largo plazo y que necesitan financiamiento en dólares, son muy complejos, ya que no depende solo de las decisiones o del trabajo de la compañía, sino de los momentos políticos del país, que muchas veces generan una complejidad mayor por los cambios abruptos que tiene la economía y la política argentina.

Nuestra compañía tiene la experiencia de haber construido parques con ingeniería y fabricación nacional, con financiamiento local en pesos, y también con préstamos en dólares y tecnología importada con complementos locales, buscando lograr los beneficios del bono fiscal por contenido nacional, que hoy es una incógnita para resolver.

Hay que readaptarse cada cuatro años..

Tuvimos que adaptarnos en lo tecnológico para ser más competitivos, y poder lograr los contratos PPA, buscando tecnología bancable, y que pueda ser financiada por alguna ECA.

Con las nuevas tecnologías pasamos de 50 equipos eólicos para 100 MW a 38 equipos. Y en el último proyecto estamos trabando para realizarlo con 29 máquinas, optimizando el costo MW instalado.

¿Están pensando en nuevas ampliaciones? 

Siempre Parque Arauco está en movimiento. Tenemos proyectos eólicos nuevos, desarrollos solares y algunos de bioenergía. El objetivo primordial es terminar todos los proyectos adjudicados y llegar a una potencia de 400 MW antes de 2022.

Para la provincia, tener un parque de 400 MW de potencia nominal significa que puede generar toda la energía que consume anualmente, con el aporte de la energía eólica.

Solamente con la entrada en operación comercial de esta nuevo parque se cubre el 62 % de consumo anual residencial. Y con los 100 MW de potencia que estamos poniendo en marcha ahora se va a permitir poder balancear el consumo de la provincia con la producción de energía renovable.

Para los proyectos que siguen, tenemos ya terminada la línea de transmisión, la Estación transformadora, los equipos transformadores, parte de las obras civiles realizadas, y los equipos terminados para seguir con el segundo proyecto.

¿Se puede avanzar a pesar del contexto financiero?

Hoy lo más complejo es conseguir recursos para seguir adelante con los diversos proyectos siendo que el riesgo país supera los 3.000 puntos. Tendremos que usar el ingenio para poder seguir creciendo en estos años.

¿Es optimista?

Por lo pronto Parque Arauco está invirtiendo todas sus utilidades para seguir avanzando con los proyectos, tal como venimos haciendo desde el inicio. La política de la empresa es lograr masa crítica para que los accionistas tengan una empresa fuerte y puedan disponer de sus utilidades.

A partir de este año estamos abriendo el juego para que algunos inversores puedan participar en alguno de los proyectos con Equity y de esa manera poder avanzar más rápidamente en consolidar la compañía.

¿Entonces están planteando otra estrategia?

Un trabajo que hemos empezado a realizar es buscar la viabilidad para proyectos en menor escala, de manera de ayudar a la provincia para balancear el costo de la energía residencial en hogares con bajos ingresos. Y estamos desarrollando alternativas para el sector industrial que le permita tener un costo plano de energía por más 15 años y les optimice el costo de producción.

¿Qué medidas debería tomar el Gobierno para impulsar nuevos proyectos eólicos?

Es primordial que el gobierno de señales claras y seguras en el sector. Tener un interlocutor válido que resuelva los temas y que ayude a consolidar los proyectos, ya que se llevan invertidos muchos millones de dólares y que, por las razones del contexto económico que vive el país, están frenados e inclusos paralizados.

Es importante dar señales claras al sector, las cámaras están activas para ayudar, tanto CADER como la CEA y también GWEC. Están esperando que se los convoque para trabajar con alternativas e interactuar con el Gobierno para buscar que no se pare en seco el crecimiento de la generación renovable.

Es un trabajo multidisciplinario y que debe tener sentido en el contexto actual. Argentina no es Chile, ni México, pero tenemos empresas que están dispuestas a seguir tomando riesgo a largo plazo y necesitamos de señales claras.

Necesitamos también que la banca local juegue y para eso se necesitan acciones del gobierno.

Un tema no menor son las acciones que pueda llevar el Gobierno en las relaciones bilaterales con países interesados en garantizar los préstamos con las ECAS, caso de España, Alemania, Dinamarca, USA, por citar ejemplos.

¿Es una propuesta?

Las Ecas son un mecanismo que funcionaron para la ejecución de muchos proyectos, que ayudan a complementar el financiamiento y que está demostrando que generan un movimiento en la economía local también.

Si bien parte de la tecnología viene desde el exterior, ya hay una política de industrialización que paso a paso puede ir ampliando el contenido manufacturado local. Todo proyecto necesita de empresas locales para las obras civiles, eléctricas, y para todo lo que es el transporte y montaje, que en un proyecto de estos no es nada despreciables la inversión que se lleva esta parte.

Por ejemplo, en un proyecto Eólico de 100 MW supongamos de 130 MM de dólares el 50 por ciento significa el transporte, montaje y las obras complementarias, civiles y eléctricas, que por lo general movilizan mucha mano de obra y materiales locales. Por eso es equivocado pensar que trayendo tecnología desde el exterior todo se va hacia fuera.

¿Está preparada la industria local?

En el país hay tres compañías con capacidad para fabricar equipos eólicos y una cuarta que puede crecer, pero sin una política de sostenida de crecimiento de la matriz renovables es imposible pensar que se puedan sostener en el tiempo. Incluso, las compañías locales que ampliaron sus plantas para ser más eficientes y se asociaron con empresas extrajeras para ser más competitivas, hoy no la están pasan nada bien. Están con trabajo limitado.

¿Está dado el escenario para lanzar una nueva subasta?

Creo que por ahora y por un par de años no hacen falta. Hay que terminar todo lo que se adjudicó y dar tiempo a que se ejecuten algunas obras de trasmisión claves en el país.

Y si se decide avanzar con subastas tienen que ser realistas respecto a la ampliación del transporte eléctrico, o que se incorporen como parte de los proyectos (nosotros lo tuvimos que hacer para nuestros desarrollos). Otra opción es que prevea la puesta en operación comercial para dentro de cuatro o cinco años.

Esto puede generar continuidad en el sector industrial, porque tiene un horizonte real marcado y da tiempo a que el Ministerio de Energía avance con las obras de infraestructura de transmisión.

¿Vendrán nuevos tiempos?

Nuestro sector ya demostró que es muy competitivo. También que se puede integrar a empresas argentinas para complementar parte de la producción de los equipos. Si están dadas las condiciones a nivel país, puede generar condiciones naturales para el financiamiento a largo plazo que viabilizan los proyectos y en donde el privado toma la mayor parte del riesgo.

La tecnología Eólica, día a día es más competitiva y todavía Argentina tiene un potencial enorme, on shore y ni que hablar off shore. Creo que si se trabaja inteligentemente se puede conseguir más energía, a menor costo y con participación de la industria local.

El sector Eólico lo demostró y Parque Arauco fue un actor muy importante en los inicios del desarrollo industrial de la energía eólica en Argentina. Desde nuestro parque se lanzó el Clúster Eólico Argentino, que a los largo de estos años y a pesar de todos los problemas coyunturales genera muchísimos puestos de trabajo de calidad.

Parque Eólico de Arauco, La Rioja.