El Gobierno analiza el lanzamiento de un plan canje para renovar heladeras, lavarropas y equipos de aire acondicionado. La iniciativa, denominada “Renovate”, tiene dos objetivos. Por un lado, reactivar un sector que en 2014 sufrió los coletazos de la inflación y devaluación y así fomentar la producción nacional. Por el otro, en el marco de la crisis energética, el plan tiene como finalidad retirar de los hogares aquellos aparatos viejos que demandan muchos voltios y cambiarlos por bienes que generan un menor consumo de energía.

Los electrodomésticos y artículos electrónicos encabezaron -en el acumulado 2014- una caída del 6,94 por ciento en sus cantidades vendidas, con respecto a 2013 según datos de la Federación Económica de Mendoza (FEM). De este modo, para Adolfo Trípodi, presidente de esta entidad, si el plan llegara a estar en marcha, contribuirá a estimular el mercado.

Para el directivo, estas medidas son algunas de las pocas que ayudan a incentivar las compras. “Estamos en un año en el que el poder de compra es cada vez menor y el temor a perder el trabajo repercute en aquellos productos que no son de primera necesidad, como lo son los electrodomésticos”.

No es la primera vez que este gobierno lanza un plan de este tipo. Entre diciembre de 2008 y enero de 2009 -crisis financiera internacional mediante y caída del consumo- se lanzó un plan canje de productos de línea blanco con descuentos de hasta el 50% y financiación del 11% en doce cuotas. Tanto este proyecto como el anterior, se asemejan a otro plan lanzado por Carlos Menem en los ’90 para incentivar el sector automotriz.

Según el economista Sebastián Laza, en ese entonces esta medida tuvo éxito porque el Gobierno daba al usuario de un auto modelo viejo, un valor superior por mandarlo a desguazar al que podrían darle en el mercado del usado.

Respecto del plan Renovate que planea lanzar el ministro de Economía, Axel Kicillof, el economista indicó que es una política fiscal expansiva que se da en una economía recesiva que -si se instrumenta de forma correcta- puede estimular correctamente un sector deprimido.

Cómo se instrumentará

La Secretaría de Energía trabaja en este plan que permitirá a los usuarios cambiar sus electrodomésticos obsoletos -pero que estén en buen estado y funcionando con tecnología antigua- por unos nuevos y eficientes en el uso de la energía, en el sentido de que requieren menos vatios para que funcionen.

Esta medida incluirá promociones y descuentos y estará a la par de otros planes como es el programa Ahora 12 – doce cuotas de interés con tarjeta de crédito de jueves a domingo en comercios adheridos.

La duda recae en cómo se instrumentará. En este sentido, según el diario La Nación, una vez presentado el plan, que vencería en diciembre de este año, los consumidores podrán anotarse en registros de las cadenas de electrodomésticos, entregarles como parte de pago equipos obsoletos que deberán estar en buen estado y funcionando y, en el plazo de diez días, recibir productos nuevos. La diferencia entre los costos de uno y otro bien será suministrada a los comercios mediante un pago del Estado que, a su vez, determinará el precio de la operación.

El listado de artículos será publicado en www.elclimalohacesvos.gob.ar, página oficial de la Secretaría de Energía. Supuestamente, el cargo del flete, que consta del retiro de los equipos antiguos, estaría a cargo de las empresas proveedoras de electrodomésticos.

Tanto desde Frávega como desde otras empresas proveedoras, explicaron que aún no les llegaba ningún comunicado oficial. Sin embargo, Los Andes quiso constatar cómo esta medida puede fomentar la producción. En base a esto, el gerente de Frávega en Mendoza, Sergio Britos, dijo: “Indudablemente, si se lanza, ayudará a incentivar las ventas”. Además, agregó que esto lo han podido comprobar con otros planes canje que ellos mismos realizaron, como fue el caso de computadoras e impresoras.

“En esa ocasión fue algo particular, pero muchos usuarios llegaron a nuestras tiendas y las ventas allí se dispararon”, remarcó. Además, añadió que esto se da en un contexto de caída.

Las cifras no puedo detallarlas pero en Mendoza la caída de 2014 con respecto a otros años fue importante, en lo que respecta a electrodomésticos”, sumó este gerente. Con respecto a la forma en que este plan se implementaría, Britos prefirió no opinar al no tener conocimiento preciso del tema.

Finalmente, desde el área de Marketing de Musimundo remarcaron que no saben cómo repercutirá en el sector ya que es una medida que sólo está en la intención y que no está totalmente definida y normada.

Relativo ahorro de luz eléctrica

El ahorro de energía sería otro de los motivos por el cual el Gobierno nacional quiere instrumentar el plan canje de electrodomésticos, teniendo en cuenta la actual crisis energética y las consecuencias que se producen cuando la demanda excede el suministro que las empresas pueden proveer, lo que suele ocasionar cortes de energía.

De esta forma, los clientes podrán hacerse de productos más eficientes en el uso de la energía en el sentido de que requieren menos vatios para funcionar.
No obstante, el presidente de Distrocuyo, Gustavo Dondero, señaló que ésta es una medida que de “poco servirá en lo que respecta al ahorro energético”. Para él, el Gobierno no “deja de sorprender con los dobles discursos, ya que con esto no soluciona el problema real”.

Es que, según Dondero, por un lado se busca que los usuarios compren nuevos productos que ahorran energía y, por el otro, se sigue subsidiando la tarifa eléctrica. Además, “tampoco se hacen las inversiones necesarias para la demanda creciente de consumidores y productos que hoy hay en cada hogar”. Son planes que “tapan pequeños agujeros”, remarcó.

A su vez, el presidente de la empresa de distribución de energía de Mendoza, mencionó otro inconveniente que es que no todas las personas tienen la posibilidad de comprar los productos que más ahorran. Como para ejemplificar, Dondero explicó que una heladera de “clase A” -que es la que tiene más velocidad, mayor aislamiento, etc y demanda menos voltios- vale en muchos casos un 50% más que las de “Clase F” -que son los de menos energía-. De este modo, “hay que ver si en realidad los electrodomésticos que se anunciarán en el plan de canje corresponden a las de clase A o no”.