Nuevos modelos de negocios tras la implementación del cable OPGW en transmisión eléctrica

Además de posicionarse como alternativa ideal para la transmisión de información a alta velocidad y protección de descargas ambientales, el Optical Ground Wire habilita el servicio de datos para el monitoreo, gestión y reventa de energía.

Continúan las innovaciones en el campo de la infraestructura eléctrica. El Optical Ground Wire (OPGW), un cable que se viene implementando desde la década de 1980, al día de hoy suma nuevas conquistas para un sector energético que aplica cada vez más inteligencia de datos.

«El OPGW sirve de doble propósito», introdujo Jaime Gallego, gerente de ventas regional para el Sur de Florida, Latinoamérica y el Caribe en AFL.

Según explicó el referente de AFL, empresa que cuenta con la cartera de productos OPGW más grande del mundo, el OPGW se posiciona como un habilitador de oportunidades para empresas que buscan constantemente mejorar su eficiencia y su alcance en un mercado cada vez más conectado.

En términos de seguridad el OPGW desde sus orígenes tiene un valor añadido: «Optical Ground Wire básicamente al ser el cable que está más alto en las torres de transmisión, pues tiene mejor proximidad a cualquier descarga eléctrica; por lo cual, éste nos sirve de pararrayos -digámoslo así- el cual nos permite tener mejor transmisión de datos y tener también la protección hacia cualquier descarga ambiental en la red de transmisión. De manera que, esta combinación de funcionalidades lo hace muy atractivo para nuestros clientes».

Aquello, no sería todo. La adopción del OPGW va más allá de la simple transmisión de energía y seguridad de la red. Jaime Gallego subrayó: «Tiene más de un propósito: la transmisión de información a alta velocidad es central pero esto a su vez permite monitorear la producción y, adicionalmente, poder habilitar servicios de datos que pueden ser revendidos, si se quiere». De esta manera, impulsa un cambio en el paradigma para las compañías energéticas, que no solo monitorean su producción, sino que también generan ingresos a través de la capacidad de datos.

En definitiva, la fibra óptica, en especial el cable OPGW, ha emergido y se continúa posicionando como una solución integral que no solo mejora la transmisión de energía, sino que habilita nuevos modelos de negocio en la industria. Las compañías energéticas están explorando cómo aprovechar estas capacidades adicionales para maximizar su eficiencia operativa y generar ingresos adicionales y AFL lo sabe.

«En el segmento de Utilities es quizás donde tenemos el market share más importante del cable OPGW a nivel global, permitiendo a nuestros clientes que son empresas de energía brindar todo lo que es fibra óptica a través de las líneas de energía», explicó Gallego.

La versatilidad del OPGW es destacable: «En AFL cubrimos cinco mercados importantes, y aunque todos son relevantes, el de energía y telecomunicaciones son nuestros mercados más activos», expresó Gallego.

«La parte de telecomunicaciones y la parte de energía es quizás un 80% de nuestro de nuestro portafolio de cables, y estamos habilitando a clientes de estos dos sectores a tener mejor cobertura en la red de fibra óptica».

Y enfatizó: «Nuestro portafolio de productos, que incluye fibra óptica, cable OPGW y accesorios para distribución eléctrica, tiene un alcance significativo. Pero lo más importante es empoderar a nuestros clientes y al usuario final con mayor ancho de banda».

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *