Nuevo decreto supremo impulsa la transición a la movilidad eléctrica en Perú

Mediante Decreto Supremo, establece un marco regulatorio para orientar a los diferentes actores involucrados en la instalación, adecuación, operación y fiscalización de estas estructuras


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

El Gobierno peruano ha dado un paso significativo hacia un futuro más sostenible con la publicación del Decreto Supremo N° 036-2023-EM, que aprueba el Reglamento para la Instalación y Operación de la Infraestructura de Carga de la Movilidad Eléctrica en el país.

Este reglamento no solo es un avance tecnológico, sino también una estrategia clave para combatir el cambio climático y fomentar un transporte más limpio y eficiente energéticamente.

Objetivos claves del reglamento:

  • Facilitación Tecnológica: Al establecer un marco regulatorio claro, el decreto incentiva la introducción de tecnologías de transporte eficientes, esenciales para reducir la dependencia de hidrocarburos y mejorar la balanza comercial relacionada.
  • Impacto ambiental: esta iniciativa se alinea con los esfuerzos globales para disminuir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), mejorando la calidad del aire y reduciendo los riesgos para la salud pública.
  • Marco regulatorio y operativo: se definen pautas claras para la instalación, operación, seguridad y mantenimiento de la infraestructura de carga, garantizando así la eficiencia y seguridad en su uso.

Tipos de instalaciones y acceso:

El Reglamento señala que toda infraestructura de carga debe instalarse para que pueda conectarse a un vehículo eléctrico de manera que, en condiciones normales de uso, la transferencia de energía funcione de manera segura, que su operación sea fiable y se minimicen los riesgos para las personas y la edificación.

También indica que las infraestructuras de carga de acceso privado son aquellas ubicadas en viviendas individuales, edificios o conjuntos habitacionales, oficinas, locales comerciales o industriales; así como aquellas instalaciones para flota de transporte público (taxi o buses) y los llamados electroterminales.

Mientras que los tipos de instalaciones de acceso público son las electrolineras y las estaciones de autoservicio.

Más sobre el reglamento:

Es fundamental el papel del Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) y de las municipalidades en supervisar el cumplimiento de este reglamento para asegurar la calidad y seguridad de las instalaciones.

Este reglamento es un hito para Perú, ya que se coloca en el mapa global de la movilidad eléctrica. Al adoptar estas medidas, el país no solo avanza hacia una economía más verde, sino que también se posiciona a la vanguardia en la adopción de tecnologías limpias y sostenibles.

Ante esta buena noticia para el sector eléctrico, Hector Garayar Bonilla, especialista en eficiencia energética destacó en sus redes sociales: «El Decreto Supremo sobre el Reglamento para la Instalación y Operación de la infraestructura de carga de la Movilidad Eléctrica entra en vigencia a partir de los 6 meses de su publicación. Esperemos pronto los OCP’s puedan iniciar su proceso de acreditación y fomentar la supervisión de calidad de estas ICME».

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *