A finales de abril pasado, el Gobierno de Chile, a través de Corfo y del Ministerio de Energía, anunció la apertura de una convocatoria donde se otorgarán 50 millones de dólares para apoyar el desarrollo de proyectos de hidrógeno verde en el país.

De acuerdo a la información oficial, se podrán postular empresas tanto locales como extranjeras que pretendan desarrollar y ejecutar un proyecto de producción de hidrógeno verde mayor a 10 MW y que entren en funcionamiento a más tardar en diciembre de 2025.

El plazo de postulación será hasta las 23:59 del 6 de septiembre de 2021 y se entregará un monto de hasta 30 millones de dólares por proyecto proyectos.

En una entrevista para Energía Estratégica, Pablo Terrazas, Vicepresidente Ejecutivo de Corfo, brinda detalles sobre el interés del sector privado por participar de esta iniciativa y cuáles son los objetivos que pretenden con ella.

¿Qué expectativas tienen en cuanto a presentaciones en este primer llamado, respecto a las consultas que están recibiendo?

El objetivo de la convocatoria es entregar un aporte a uno o más proyectos de hidrógeno verde para su desarrollo en Chile.

Hemos visto gran interés por parte de distintas empresas a través de interesantes consultas. El periodo de preguntas y aclaraciones finalizó el pasado 9 de julio, donde recibimos más de 60 correos con diferentes consultas, las que han sido respondidas en el plazo establecido y publicadas en la página web de Corfo, resguardando la identidad de quienes las formularon.

La hipótesis es lograr que plantas de hidrógeno verde a escala industrial producidas en Chile y mayores a 10 MW en electrolizadores, rompan el dilema del huevo o la gallina: no existe producción porque no hay demanda. Demostrar que las soluciones tecnológicas están disponibles y que no hay riesgo para las inversiones.

¿Qué expectativas tienen sobre el aporte por hasta 50 millones de dólares que entregarán para que puedan apalancarse los proyectos?

Tenemos el ejemplo y experiencia del apoyo entregado a la primera planta termosolar de Latinoamérica denominada Cerro Dominador, que hoy se encuentra entregando energía 100% limpia y renovable al sistema eléctrico nacional.

En 2013, a través de una convocatoria para el desarrollo de la tecnología de Concentración Solar de Potencia, licitamos un paquete de ayuda financiera que se adjudicó al proyecto Cerro Dominador y cuya planta de 110 MW fue recientemente inaugurada.

Hoy, con esta convocatoria abierta para impulsar la industria del hidrógeno verde en nuestro país, esperamos algo similar. Vemos que, al estar el Estado presente, se pueden abrir muchas puertas, desde apoyo de bancos de desarrollo internacional hasta lograr el cierre financiero con la banca privada nacional.

¿Cuántos emprendimientos consideran que podrán financiar con el monto fijado?

El objetivo es financiar a uno o más proyectos de hidrógeno verde en Chile, mayor a 10 MW de capacidad de electrolizadores y que pueda entrar en operación a más tardar en diciembre de 2025.

El monto total que tenemos a disposición para esta convocatoria es de US$50 millones y cada proyecto puede solicitar como máximo US$30 millones para el financiamiento de los electrolizadores. La cantidad de propuestas que podamos financiar dependerá, finalmente, del tamaño de los proyectos que recibamos y de lo que estos soliciten.
¿Este será el primer llamado para el desarrollo de una industria verde de otros que estén analizando lanzar?

Primero, debemos ver qué propuestas recibiremos y, con ello, a qué velocidad lograremos impulsar esta nueva industria del hidrógeno verde, que permita generar inversiones en el país y abra oportunidades a proveedores nacionales.

Según eso se explorarán pasos a seguir.