Más de 300 MW sobre la mesa: Grupo ICE plantea incorporar nuevas centrales de generación renovable

Marco Acuña Mora, presidente ejecutivo del Grupo ICE, reveló en una entrevista exclusiva los planes y desafíos para fortalecer su matriz energética en medio de desafíos regulatorios y climáticos.

Costa Rica, un país reconocido por su compromiso con la sostenibilidad en el sector energético y transporte, continúa demostrando su liderazgo en la carrera por las cero emisiones.

Uno de los actores del mercado más destacados es el Instituto Costarricense de Electricidad (Grupo ICE). En una entrevista exclusiva con Energía Estratégica, Marco Acuña Mora, presidente ejecutivo del Grupo ICE, detalló los planes de la compañía que involucran incorporar 300 MW de energía solar próximamente.

«En el mediano y largo plazo, nos estaremos diversificando la incorporando más energía solar. Estamos pensando en unos 300 MW en los próximos tres años», señaló Acuña a este medio durante el «V Congreso Iberoamericano de Energía» de la Asociación Iberoamericana de Derecho de la Energía (ASIDE).

Ahora bien, la estrategia del Grupo ICE no se limitaría solo a la energía solar. También están explorando otras fuentes renovables como la energía eólica, biomasa y geotérmica para diversificar aún más su matriz energética. El objetivo es satisfacer la creciente demanda energética, que ha experimentado un aumento del 5% en el último año, un crecimiento que no se veía en mucho tiempo.

«En plantas geotérmicas tenemos en este momento en construcción 55 MW, viene otra de 55 MW después de esta y también estamos pronto a iniciar con un proyecto eólico de 42 MW y una hidroeléctrica de 50 MW«, precisó.

La ejecución de estas iniciativas estaría programada para este año y la primera mitad del próximo -según adelantó Acuña– siempre y cuando se resuelvan los desafíos regulatorios pendientes.

¿Qué retos existen? El país ha experimentado una disminución en las lluvias debido al fenómeno de El Niño, lo que ha llevado a un aumento en el uso de combustibles fósiles para la generación de energía. En respuesta a esta situación, Acuña Mora explicó que el Grupo ICE está tomando medidas tanto a corto como a largo plazo.

En el corto plazo, están aumentando la generación térmica y buscando contratos de compra de electricidad en el mercado regional para garantizar el suministro durante los períodos de menor disponibilidad de agua.

Sin embargo, el enfoque más destacable es la expansión de la energía solar. El Grupo ICE planea incorporar 300 MW de energía solar en los próximos tres años, siempre y cuando se superen ciertos obstáculos regulatorios y presupuestarios.

Y es que, según comentó Acuña, el regulador actualmente no puede otorgar concesiones de generación debido a la falta de una junta directiva completa, y un límite presupuestario restringe la inversión en nuevas fuentes de energía. Estos desafíos estarían siendo abordados a nivel legislativo para permitir la expansión de la energía renovable.

Acuña Mora también mencionó la Ley de Recursos Energéticos Distribuidos que está en proceso de implementación y que permitirá una mayor participación del sector privado en la generación de energía distribuida.

A pesar de los desafíos, Costa Rica está decidida a avanzar en su transición hacia una matriz energética más limpia y sostenible. Las medidas propuestas no solo fortalecerían la posición del país como líder en energías renovables en América Latina, sino que también contribuirían al dinamismo económico y a la adaptación a las cambiantes condiciones climáticas.

En palabras de Acuña Mora, estas son medidas necesarias para prepararse para la transición energética no solo en la electricidad, sino también en otras áreas, como el transporte. Por ello, Costa Rica avanza en el camino correcto para lograr sus ambiciosos objetivos de continuar creciendo con energía renovable.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *