En un ciclo de entrevistas de la Universidad Nacional Autónoma de México, Manuel Bartlett respondió a alumnos de esta alta casa de estudios qué rol tendrán las energías alternas en este sexenio.

“Las energías alternas son una de las energías que hay que utilizar”, introdujo el titular de la CFE.

“En el desarrollo del sector energético, debes usar todas las energías posibles. Las alternas son las energías no convencionales, las energías llamadas limpias que serían la eólica, la fotovoltaica, nuclear y las hidroeléctricas”.

En este sentido, el Gobierno incluiría a las fuentes renovables manteniendo la intención de avanzar en distintos flancos para cubrir la demanda creciente de electricidad y cumplir con los acuerdos internacionales suscritos sin dejar de lado el interés de la actual administración que, se deja entrever, no identificaría los atractivos de cada fuente en igual proporción.

“Peña estuvo en Europa y comprometió al país a llegar a tener un 35% de generación limpia que es muy complicado y muy caro. Sin embargo, es un reto [a cumplir]”.

“El presidente [AMLO] está de acuerdo con las energías limpias y no solamente tenemos que tomar las que han estado llegando de Europa con los españoles e italianos, como la eólica y la fotovoltaica, que tiene problemas”, opinó el titular de la CFE.

Esa consideración, que estaría fundada en la intermitencia de estas fuentes de generación, fue también acompañada con otra fuerte declaración poco sustentada que acusaría que las energías renovables serían más caras.

“Muchas empresas extranjeras dicen que es muy barata pero no lo es. Porque para empezar se llaman intermitentes; si no hay sol en toda la noche no funcionan y se cree que hay generación de día, pero una nube hace que no funcionen. Entonces esas fuentes de energía limpia tienen que tener un respaldo para que cuando deje de haber aire o pase una nube se metan maquinas convencionales y eso no es barato porque tienes que tener a las máquinas listas para entrar”.

“La eólica y la fotovoltaica no son rentables porque necesitas una máquina atrás para que al instante responda y no tener que decirle al usuario que espere que haya viento para prenderle la luz. Eso aquí no lo pagan, la reforma energética ha hecho que empresas renovables no paguen a la máquina que está atrás”.

“Estas energías sí son importantes pero se presentaron como la solución pero no lo es. España y Alemania tiene problemas con estas fuentes de energía. Nosotros creemos y el presidente ha insistido mucho en que debemos fomentar a la hidráulica, las presas que ya tenemos repotenciarlas. Son muy caras las presas, pero una vez que están construidas, tienes energía limpia”. 

La formula de la diversificación energética según Bartlett tendría al gas como principal protagonista e incluiría a la nuclear e hidroeléctricas como su apuesta por energía limpia.

En cuanto a los ideales políticos de la actual administración se subrayó el nacionalismo. No obstante, a la hora de encontrar la fuente de generación más competitiva, el director general de la CFE se refirió a importar gas producto del fracking en los Estados Unidos de América, más precisamente a través de ductos que comunicarían a centrales de la CFE con Texas.

Aunque fue interrumpido por el moderador John M. Ackerman, el titular de la CFE llegó a considerar: “Siempre he estado a favor de que las fuentes de energía deben ser mexicanas”. Mostrando una contradicción al avanzar con compras de gas en el exterior.

¿Cuánto depende México de las empresas extranjeras para la generación de energía? fue la pregunta final que cerró el encuentro en “Diálogos por la Democracia”. Sobre esto, no hubo tiempo para el desarrollo y Bartlett sintetizó su respuesta diciendo: “Llegamos a tener el 100% de la electricidad sin necesidad de empresas del extranjero. La reforma abrió a los privados y están pretendiendo quedarse con el mercado eléctrico mexicano”.