Linde advierte la necesidad de infraestructura y apoyos gubernamentales para volver más competitivo al hidrógeno verde en México

José Anaya Izquierdo, gerente de Desarrollo de Negocios para gases especiales e Hidrógeno de la multinacional, alerta que será muy difícil cumplir las metas propuestas para el 2050 sin fondos ni un marco regulatorio que acompañe a la actividad.


Gabriela Francovigh

Por

gabriela.francovigh@energiaestrategica.com

En el marco de la primera jornada del III Foro Nacional Biogás (ver transmisión), diferentes players del sector y autoridades políticas destacaron la importancia del Biometano en la sustentabilidad y su inclusión en la matriz energética para la generación de Hidrógeno verde.

Uno de ellos fue, el maestro José Anaya Izquierdo, Gerente de Desarrollo de Negocios para gases especiales e Hidrógeno en Linde México, una de las compañías de ingeniería y gases industriales más grande a nivel mundial.

En el evento, el especialista habló de los grandes retos que enfrenta la industria: “La captura de carbono tiene un costo enorme. Podemos hacer muy bonitos estudios económicos pero cuando llegas al bottom line te das cuenta que sin un apoyo gubernamental, necesitas desembolsar mucho dinero para la producción de hidrógeno verde”.

En efecto, explicó que hoy en día el kilo de hidrógeno verde en México cuesta alrededor de 8 dólares cuando en California vale 6 y en Europa 3 dólares.

Según el experto, en México cuesta más caro, porque los costos asociados son muy altos y no hay incentivos: “Si queremos una paridad entre lo que nos cuesta el H2 en comparación a la gasolina necesitamos más infraestructura y apoyos del gobierno”.

De acuerdo a las estimaciones de la Asociación Mexicana de Hidrógeno y Movilidad Sostenible (AMH2), para el 2050 México produciría más de 2.6 millones de toneladas de hidrógeno verde lo cual podría generar 3.2 millones de empleos e implicaría una reducción del 9% de las emisiones del país.

Linde como líder de la industria en la transición al hidrógeno limpio, se suma al plan de transformación en México para el 2050. 

En la actualidad, la multinacional representa el 55% del mercado mexicano de hidrógeno mercantil y, en el mundo, opera 80 plantas de electrólisis de hidrógeno, con más de 190 estaciones de servicio del vector energético.

Con más de 40 años de experiencia profesional en la industria de los gases, Anaya reconoce el potencial que tiene el H2 como transporte de bajas emisiones de carbono, y en el almacenamiento de energía.  No obstante, insistió en que será muy difícil cumplir las metas propuestas sin fondos por parte del gobierno ni un marco regulatorio que acompañe a la actividad.

“El ciclo de vida de la generación de hidrógeno es que nace verde y debe morir verde. Eso se puede hacer siempre y cuando tengas los medios y los recursos para hacerlo”, concluyó.

 

1 Comentario

  1. Federico

    Ahí está, las multinacionales hipócritas presionando al tercer mundo… queman carbón a mas no poder pero le piden subsidios para colocarles sus inversiones… despierten Mexicanos

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *