Límites en el nivel de penetración del autoconsumo preocupan al sector solar de Panamá

Advierten que las instalaciones de generación distribuida podrían alcanzar, en unos 6 meses o menos, el tope del 2% del consumo máximo anual en las principales distribuidoras del mercado panameño. 

A paso acelerado, Panamá continúa ampliando la participación de la generación distribuida a partir de fuentes renovables. Lo que por un lado despierta entusiasmos pero a la vez algunas preocupaciones.  

El Procedimiento para Autoconsumo con Fuentes Nuevas, Renovables y Limpias establece ciertos límites que ya se estarían empezando a cubrir y que se requeriría de un estudio integral para ampliar el límite gradualmente, mientras se realizan las adecuaciones necesarias. 

Es preciso recordar lo que indica la norma. El procedimiento en su artículo 15 detalla consideraciones sobre el Nivel de Penetración para garantizar la penetración eficiente y confiable de la conexión de Plantas de Generación que utilizan fuentes nuevas, renovables y limpias conectadas directamente a las instalaciones. 

Allí, se determinan dos topes. Uno de 10% de la Demanda Máxima Anual (MW), la cual es casi que irrelevante. Un segundo tope de 2% del consumo máximo anual en GWh por zona de concesión de cada distribuidora. 

“El límite del 2% es el que tiene preocupado al sector Solar de Panamá y a los clientes”, consideró Nanik Singh Castillero, presidente de Potencia Verde.

Si se observa la información publicada por la ASEP el crecimiento de la generación distribuida ha sido el siguiente:

  • 2020 40MW
  • 2021 48MW
  • 2022 64MW
  • 2023 94MW 

Ahora bien, según la última estadística de la Secretaría de Energía, se lograron 100.6 MW en el cierre del 2023, lo que se traduce en un crecimiento del 44,54 % interanual de la capacidad instalada en 3,570 clientes.

La expectativa de la industria es que la interconexión de nuevos sistemas de autoconsumo sea mayor durante este 2024. 

Dicho eso, el referente consultado estimó que “si el crecimiento de este año resulta en un 0.07% mensual, Panamá llegaría al tope del 2% en ENSA y EDEMET en unos 6 meses o menos”. Entendiendo que eso también podrá variar si el consumo de energía aumentase.

Ahora bien, el procedimiento indica que la ASEP verificaría este porcentaje cada tres años realizando un estudio integral con la ayuda de especialistas, cuyo objetivo principal sea ampliar este límite a futuro, a través de una adecuada gradualidad que considere al menos: 

  1. las adecuaciones que haya que hacerle a la red de distribución, 
  2. el manejo operativo de las fuentes intermitentes en el Sistema Interconectado Nacional,
  3. las implicaciones tarifarias en la remuneración de la red de distribución,
  4. así como el efecto en las pérdidas técnicas y en la calidad del servicio.  

“Si esta condición no se ha cumplido, no se podrá modificar el tope; y, de ser alcanzado, comprendo que no podrán admitir más clientes de autoconsumo”, declaró Nanik Singh Castillero.  

¿Qué medida urge implementar para evitarlo? El presidente de Potencia Verde valoró como prioritario realizar el estudio, además consideró que se requerirá de una consulta pública para llevar a cabo la modificación formalmente. 

“Los tiempos imagino que podrán ser semanas o meses, ojalá no fuese así.  No sé si sería posible llevar esto a una condición de emergencia para que, mientras se realiza el estudio, se pueda aumentar levemente el % y así no causar problemas a los empresarios del sector solar y principalmente a los clientes”, propuso.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *